Los vikingos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los vikingos es una película estadounidense de 1958 basada en la novela homónima de Edison Marshall.

La película, dirigida por Richard Fleischer, y contó con actuación de Kirk Douglas, Tony Curtis, Janet Leigh y Ernest Borgnine, fue galardonada con el premio Laurel de Oro de 1959 al mejor drama de acción y con el premio Zulueta de 1958 (actual Premio Concha de Plata al mejor actor) al mejor actor (compartido).

Argumento[editar]

En el siglo IX, los vikingos, hombres del norte, atacan Inglaterra, arrasando allí donde van. En una de sus incursiones el rey vikingo Ragnar mata a un rey sajón y viola a su esposa, la reina Kitala, quien tendrá un hijo de él. Para proteger a este hijo del sucesor de su marido, la reina envía a su hijo a un reino vecino, colgándole del cuello una piedra negra. Treinta años después, Eric (nombre del niño) es esclavo de su padre Ragnar, sin que ni uno ni otro conozcan su parentesco. Ragnar tiene un hijo legítimo que es el orgullo de su estirpe, Einar. Un día Einar y Eric se pelean a cuenta de unos halcones y Einar pierde un ojo, razón por la que castiga a Eric a morir a manos de la marea.

Los vikingos tienen entre sus rehenes a la reina Morgana, prometida del rey Aella. Eric, en su huida, la lleva de regreso a su casa. Einar, que estaba enamorado de ella, comienza una persecución. Pero los vikingos temen navegar entre la niebla de noche, pues no saben orientarse. Eric no tiene ese problema porque tiene una brújula que le ha regalado un extranjero que conoce su verdadero origen. Los perseguidores tienen un percance y Ragnar cae en manos de su Eric, que le lleva a la corte del rey Aella. Para entonces Eric y Morgana se han enamorado y Eric le regala la piedra negra que cuelga de su cuello desde niño.

Ragnar es condenado a morir arrojado a un pozo lleno de lobos hambrientos, y este pide a Eric que le deje morir con la espada en mano, única forma de que pueda alcanzar el Walhalla, el paraíso de los vikingos. Eric se lo concede, y tras cortar las ligaduras de Ragnar le entrega la espada. Una vez libre y con una espada, Ragnar asusta a sus captores, pero feliz de morir con la espada en la mano se arroja al pozo de los lobos. Por su acción, Aella cercena la mano izquierda de Eric, la misma con la que le ha traicionado. Para entonces, Morgana, gracias a la piedra negra y al Padre Godwin, confesor de la reina Kitala, conoce la historia y el origen de Eric. Mientras, en el norte, Einar prepara una expedición de castigo para vengar a su padre, al que creen ahogado, y volver a secuestrar a Morgana. Durante la asamblea de los vikingos aparece Eric, quien cuenta el heroico final de Ragnar y se compromete a guiar a los vikingos a través de la niebla para asaltar la fortaleza del rey Aella. En unas impresionantes escenas se realiza el asalto de la fortaleza, donde los sajones son derrotados y se da muerte al rey Aella. Finalmente Einar y Eric se encuentran en lo alto de una torre con la presencia de Morgana; para entonces Morgana le ha dicho a Einar que Eric es su hermano, aunque Einar no parece creerla. Sin embargo, cuando ha roto la espada de Eric y se dispone a darle el golpe de gracia, Einar vacila y Eric le mata con su media espada. Preguntándose Eric por qué ha vacilado su hasta entonces más despiadado enemigo, en un acto de piedad le entrega la espada caída a Einar, para que éste invoque a Odín y pueda ir al Walhalla. Las últimas escenas de la película son las del entierro vikingo, quemando a los caídos en sus naves.

Reparto[editar]

Comentarios[editar]

  • En 1964, y debido al éxito de la película, Jack Cardiff, el director de fotografía de la misma, conseguiría que le dejaran rodar una nueva película sobre vikingos, adaptando una novela de Frans G. Bengtsson. El título original de esta película es The Long Ships, pero en España se llamó Los invasores, con los actores Richard Widmark y Sidney Poitier como protagonistas.