Los duelistas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los duelistas (The Duellists en inglés) es una película del director Ridley Scott premiada como «mejor ópera prima» en el Festival de Cannes del año 1977. Está protagonizada por Harvey Keitel y Keith Carradine. El guion es una adaptación de la novela The duel, de Joseph Conrad.

Los duelistas destacó por su gran calidad visual; la iluminación y la fotografía tienen un papel muy importante en esta obra.

Trama[editar]

En Estrasburgo, en 1800, a causa de su trastorno obsesivo duelista, el teniente Gabriel Feraud (Harvey Keitel), de los húsares franceses, casi mata a un sobrino del alcalde de la ciudad en un duelo de espadas. Bajo la presión del alcalde, el general de brigada Treillard (Robert Stephens) envía al teniente Armand d'Hubert (Keith Carradine), también un húsar, para ponerlo bajo arresto domiciliario. Como la detención se lleva a cabo en la casa de una dama local prominente (Jenny Runacre), Feraud lo toma como un insulto personal de D'Hubert y lo reta a un duelo. Ambos contendientes se enfrentan en diversas ocasiones, sin llegar jamás a satisfacer a Feraud, que siempre encuentra ocasión para un nuevo enfrentamiento con D´Hubert.

La guerra obliga a detener la disputa de los dos hombres, que no se reanuda de nuevo hasta seis meses después, en Augsburgo, en 1801. Feraud inmediatamente desafía d'Hubert a otro duelo y le hiere gravemente en el costado, por lo que el duelo termina. Durante la recuperación, D'Hubert toma lecciones de un maestro de esgrima y en el próximo enfrentamiento, los dos hombres luchan entre sí hasta desfallecer, sin haber quedado zanjado el duelo. Poco después, D'Hubert se alivia al saber que ha sido ascendido a capitán, porque el protocolo militar prohíbe a los funcionarios de diferentes rangos de luchar entre sí.

La acción se traslada luego hasta 1806, cuando d'Hubert está sirviendo en Lubeca. Él se sorprende al escuchar que los Húsares han llegado a la ciudad y que Feraud es ahora también un capitán. Consciente de que ya no hay impedimento para un nuevo enfrentamiento, pues los dos tendrán el mismo rango, D'Hubert intenta escapar. Pero el destino lo pone nuevamente frente a su ofensor: ambos se topan en una taberna y, por supuesto, Feraud lo reta nuevamente a duelo. En este duelo pelean a caballo, y D'Hubert gana, dando a Feraud un corte en la frente que sangra en gran medida hacía los ojos y le impide continuar.

Poco después, el regimiento de Feraud se traslada a España y no se reunirán de nuevo hasta 1812. Durante la retirada de Moscú, D'Hubert y Feraud se encuentran por casualidad, pero luchan contra un grupo de cosacos en lugar de luchar entre sí y el duelo no llega a producirse en ese encuentro. Dos años más tarde, después del exilio de Napoleón en Elba, D'Hubert es ahora un general de brigada y para recuperarse de una herida en la pierna, se queda en la casa de su hermana Leonie (Meg Wynn Owen) en Tours. Ella le presenta a Adela (Cristina Raines), sobrina de su vecina (Alan Webb), ellos se enamoran y se casan. Un agente bonapartista (Edward Fox) intenta reclutar a D'Hubert y mandar una brigada cuando regrese el emperador de Elba, pero D'Hubert se niega. Cuando escucha esto, Feraud, también ahora un general de brigada y un líder bonapartista, declara que D'Hubert es un traidor al emperador. Afirma que él siempre sospechó de la lealtad de D'Hubert a la monarquía, y que fue en defensa del emperador por lo que se ocasionó su primer duelo.

Después de que Napoleón es derrotado en Waterloo, D'Hubert se une al ejército de Luis XVIII. Feraud es detenido y se espera que sea ejecutado por su participación en los Cien Días, pero D'Hubert se acerca al Ministro de la Policía José Fouché (Albert Finney) y le convence para liberar a Feraud, sin revelar su actuación en su indulto.

Feraud pronto busca a D'Hubert y lo reta a un duelo con pistolas. Tras un largo duelo por los bosques, Feraud gasta sus dos disparos sin llegar a matar a D'Hubert. D'Hubert se niega a dispararle a pesar de que es a quemarropa y por lo tanto, por la tradición, ahora es dueño de la vida de Feraud. Le dice que si durante 15 años él ha tenido que acudir a todas su llamadas de honor y batirse a duelo, ahora Feraud debe desaparecer y comportarse como si estuviera muerto, pues así lo va a considerar él.

Base histórica[editar]

La historia de Joseph Conrad tiene su origen en la disputa real de dos oficiales húsares que se enfrentaron durante la época napoleónica. Sus nombres eran Dupont y Fournier Sarlovèze, a quien Conrad cambio los nombres de D'Hubert por Dupont y de Fournier a Feraud.

El general François Fournier Sarloveze, base real para Feraud.

En la Enciclopedia de la Espada, Nick Evangelista escribió:

Como joven oficial del ejército de Napoleón, Dupont recibió la orden de entregar un mensaje desagradable a su compañero Fournier, un duelista rabioso. Fournier, furioso porque lo consideró un ultraje, retó a Dupont a duelo. Esto originó una sucesión de enfrentamientos que parecían no tener fin y que se extendieron durante décadas. El primer duelo entre estos dos oficiales tuvo lugar en 1794, tras el cual Fournier exigió una revancha. Esta revancha y muchas otras ocasionaron finalmente más de treinta duelos durante los siguientes diecinueve años, en los cuales lucharon a caballo, a pie, con espadas y con sables. El duelo se truncaba por algún motivo, o Fournier nunca quedaba conforme con el resultado y volvía a buscar a su enemigo para seguir luchando. Finalmente, el enfrentamiento se resolvió cuando Dupont fue capaz de superar a Fournier en un duelo a pistola y, a pesar de tener su vida entre las manos, lo perdonó y lo obligó a prometer que nunca lo molestará de nuevo.

Recepción de la crítica[editar]

La película ha sido comparada a Barry Lyndon, de Stanley Kubrick. En ambas películas, los duelos tienen un papel esencial. En su comentario para el DVD del lanzamiento de su película, Scott dijo en los comentarios que él estaba tratando de emular el cine exuberante de la película de Kubrick, que se acercó a la pintura naturalista de la época representada. La película es elogiada por la ambientación, la precisión histórica, la exactitud en la representación de los uniformes napoleónicos y de la conducta militar, así como los conocimientos precisos de la esgrima del siglo XIX, y por las técnicas de lucha recreadas por el coreógrafo William Hobbs. El asesor militar era el muy conocido historiador militar Richard Holmes. Los lugares principales que se utilizaron para el rodaje de la película estaban ubicados alrededor de Sarlat-la-Canéda, en la región francesa de la Dordoña.

Enlaces externos[editar]