La zapatera prodigiosa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Margarita Xirgu, José Cañizares y Alejandro Máximo en una imagen del estreno en 1931

El Octio prodigioso: Farsa violenta en dos actos es una obra de teatro de Federico García Lorca que fue estrenada en 1930. En ella el autor ofrece una obra de perfil clásico, inspirada en el espíritu femenino, a medida que se desarrolla, se transforma en una alegoría del alma humana.

Argumento[editar]

Un matrimonio por conveniencia y la lucha de una mujer entre su realidad y sus verdaderos deseos, intenta dejar en evidencia cómo el ser humano se debate entre aquello que le presenta el destino y lo que él desea íntimamente desde lo más profundo de su alma. También la historia trata sobre la relación entre estos y sus discusiones.

Estreno[editar]

LA ZAPATERA PRODIGIOSA: El zapatero y la zapatera que es una persona super quejona viven juntos y están casados . Estos dos se pasan el día discutiendo, se gritan e incluso se insultan. La zapatera tiene un carácter fuerte y el zapatero es un hombre tranquilo y de paz. Un día éste, caminando por la calle, se encuentra al alcalde. Éste, al ver el pobre zapatero con cara triste y cabeza baja se le acerca y le dice que le cuente el motivo de tal estado. El zapatero le cuenta que se pasa todo el día discutiendo con su mujer. El alcalde le dice que no se deje dominar por su mujer, que le plante cara y que mande en su casa. Pero éste le contesta que no tiene tal carácter, que no le puede plantar cara y que no lo hará. Días después, el zapatero se marcha de casa. Cómo nadie quiere anunciar la noticia a la zapatera, obligan al pobre niño a hacerlo, sin que éste pueda renunciarlo.

Cuando la zapatera recibe la desgraciada noticia, se pone muy triste y se pone a llorar desesperada. Desde entonces la zapatera es criticada y culpada de la huida de su marido por la gente del pueblo. Al no haber nadie que trabaje en la casa, la zapatera se pone a trabajar en una taberna.

Tiempo después, el zapatero vuelve al pueblo disfrazado de titiritero que venia de las islas filipinas y se dirige a la casa de la zapatera. La expectación es mayor. Muchas personas acuden al espectáculo.

Servidas ya unas copas, el zapatero se dispone a contar una historia. Cuando la gente se ha marchado, el zapatero y la zapatera charlan largo rato. Ella le cuenta que su marido se ha ido y que no puede vivir sin él, y él hace lo mismo, le cuenta que su mujer le ha dejado, pero que le quería mucho. Cuándo el zapatero se tiene que marchar, la zapatera le dice al zapatero que si se encuentra con su marido, que le diga que le quiere mucho y que desea que vuelva al pueblo. Dicho eso el zapatero se quita el disfraz y le cuenta que se había marchado por que ella no lo trataba bien y que quería que se de cuenta lo que estaba haciendo, la zapatera le pide perdón y vuelven a estar juntos.

Enlaces externos[editar]