La cabina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La cabina
Título La cabina
Ficha técnica
Dirección
Producción José Salcedo
Guion Juan José Plans
José Luis Garci
Antonio Mercero
Música Alfonso de Vilallonga
Fotografía Federico G. Larraya
Protagonistas José Luis López Vázquez
José Miguel Aguado
Mariano Banderas
Agustín González
Blaki
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) España
Año 1972
Estreno 13 de diciembre de 1972[1]
Género Surrealismo/Drama/Terror
Duración 37 minutos[1]
Idioma(s) español
Compañías
Presupuesto 4 000 000 pesetas[2]
Ficha en IMDb

La cabina es un mediometraje español dirigido por Antonio Mercero en 1972, coescrito por este último junto con José Luis Garci y protagonizado por José Luis López Vázquez. Fue emitido por primera vez el 13 de diciembre de 1972 en Televisión Española. Consiguió un Premio Emmy al mejor telefilme.

Argumento[editar]

El argumento desarrolla una parábola kafkiana concebida en forma de relato corto por el escritor Juan José Plans.

Un ciudadano común y corriente queda atrapado en una cabina telefónica. Pese a los intentos de ayuda de los transeúntes, no puede ser liberado. Pero las cosas pasan a otro nivel cuando los misteriosos operarios que instalaron la cabina esa madrugada se lo llevan con el aparato y todo a un destino desconocido. En el trayecto, el prisionero va dándose cuenta de que está indefenso en manos de unas fuerzas siniestras que lo conducen a un inexplicable y atroz destino del cual parece no haber escapatoria, y del que ninguno de nosotros puede considerarse a salvo.

Reparto[editar]

Producción[editar]

La cabina era uno de los 13 pasos por lo insólito que Antonio Mercero, Horacio Valcárcel y José Luis Garci se propusieron para trabajar juntos en algún proyecto,[1] sin embargo el proyecto nunca llegó a realizarse. A pesar de ello Mercero persuade a los directivos de RTVE para que realizase el mediometraje poniendo como motivo el éxito de su serie Crónicas de un pueblo. Entonces los directivos decidieron aceptarlo como premio al éxito de dicha serie en base a que "La serie anterior no era más que propaganda del Franquismo".

A pesar de ello, los censores de la época se quejaron porque salía un ministerio, pero Mercero la volvió a ver y les dijo que era la estación de los Nuevos ministerios y se quejó. Sin embargo el corte se realizó finalmente.[2]

Tras ser aprobado el proyecto se encaminaron a elegir al protagonista y casi único personaje de la historia. En abril de 1972 ambos fueron de viaje a Nueva York y, tras subir la Estatua de la Libertad, a ambos les vino la idea de que fuera José Luis López Vázquez quien debería encarnar al personaje.[1] Garci lo quería porque le recordaba a los italianos Marcello Mastroianni y Vittorio Gassman por saber mostrar momentos cómicos y trágicos a la vez, mientras que Mercero buscaba a un mimo que pudiera ser capaz de hacer los gestos para representar las situaciones del personaje.[2]

José Luis López Vázquez recibió el guion durante el rodaje de la película de Pedro Lazaga El Vikingo, cuando lo leyó se enamoró de la historia y le dijo a su representante, José María Gavilán, que hablase con los que había hecho compromisos, para que estos se pospusieran y él pudiera rodar la película.[1]

El rodaje comenzó el 17 de julio de 1972[2] y se siguió prolongando durante el mes agosto del mismo mes llevándose a cabo en la Plaza de Arapiles (en donde da comienzo la película), los Scalextric de Atocha, los pasos subterráneos, algunas avenidas madrileñas de reciente construcción, la periferia madrileña, los descampados de la ciudad, en algunos parajes de Portugal, las instalaciones de la Presa de Aldeadávila y la Terminal de carga del Aeropuerto de Barajas. Durante el rodaje José Luis López Vázquez tuvo miedo mientras se encontraba dentro de la cabina, a pesar de ello, su interés por la obra hizo que se mostrara disciplinado y aportara ideas durante el rodaje.[1]

Que la cabina telefónica fuera pintada de un color rojo se debió a que era para crear angustia, también se cambió la parte de cristal por plástico ya que éste era más difícil de romper y se abría si se rodaba de frontal para que le entrara aire a López Vázquez debido al asfixiante calor.[2]

La banda sonora era muy importante en la película debido a que en muchas partes de la obra no hablan los personajes. Para la escena final se decidió utilizar El triunfo de Afrodita de Karl Orff, sin embargo el director no le pidió permiso para poder usarla y Orff le demandó, sin embargo el juicio se cerró favorablemente para Mercero.[2]

Emisiones del mediometraje[editar]

La cabina fue emitida por primera vez en La 1 el 13 de diciembre de 1972, más tarde lo haría en el mismo canal el 24 de noviembre de 1973 y el 20 de diciembre de 1992. También fue emitida por La 2 el 27 de abril de 1993, el 28 de octubre de 1996 y el 27 de noviembre de 1998.[3] Tras la muerte de López Vázquez fue colgada en la web oficial de RTVE.[4]

Recepción[editar]

La crítica valoró muy positivamente la película destacando sobre todo la magistral interpretación de José Luis López Vázquez.[5] Sin embargo cuando fue emitido el 13 de diciembre de 1972 por televisión,[1] fue incomprendida por el público español, aunque si bien es cierto produjo miedo a los espectadores quienes no cerraban la puerta de la cabina por miedo a quedarse encerrados.[2]

El mediometraje fue emitido en todo el mundo algo que no ha conseguido todavía ninguna otra obra televisiva española y se convirtió en el programa más premiado de la televisión española.[2]

Entre sus numeroso premios destacan el Quijote de Oro de la crítica española al Mejor Director para Mercero, el Premio Nacional de Televisión de 1973; El premio Ondas de 1973 para Mercero, el premio Emmy de 1973 al mejor telefilm; el de mejor programa dramático del Canal 47 de Nueva York en 1973, el premio de la Crítica Internacional del Festival de Montecarlo 1973; Premio Marconi del MIFED de Milán 1973; y el Fotogramas de Plata de 1972 al mejor actor de televisión para José Luis López Vázquez.[3]

Interpretaciones del mediometraje[editar]

Los críticos de la época interpretaron la obra de maneras muy diversas desde que era un planteamiento político con una crítica a la Dictadura franquista hasta una película religiosa simbolizando el helicóptero al Espíritu Santo. Sin embargo Antonio Mercero afirmó que tanto él como José Luis Garci quería encaminarse más al terreno del cine de terror o de ciencia ficción que a este tipo de planteamiendo aunque si bien la definía como «una parábola abierta a todo tipo de interpretaciones, y según la sensibilidad, cultura y formación de cada uno, se interpretará de forma distinta».[5]

Entre las críticas que observan a la sociedad española de por entonces son el uso de la fuerza como medio para solucionar los problemas, la incompetencia de los servicios públicos o el ridículo de la autoridad. A pesar del tiempo y de que la crítica del momento la interpretara como lo explica con los años se ha dado la valoración de película de terror psicológico. El psicólogo José Antonio García Higuera interpretó la cabina telefónica como una cueva de la que podemos salir pero que no queremos por miedo al exterior.[2]

Explotación posterior y legado[editar]

En 1973 la editorial Helios comercializó un libro de la película. En formato VHS fue comercializado el mediometraje en 1989.[6] En DVD lo haría dentro del Pack Antonio Mercero el 21 de febrero de 2006.[5] Debido al miedo de ciertos espectadores a quedarse encerrados en la cabinas telefónicas Telefónica pidió a José Luis López Vázquez que participara en varios anuncios de la compañía, en uno de los cuáles se quedaba encerrado en la cabina, pero finalmente conseguía salir.[2]

En 1998 José Luis López Vázquez, protagonizó un anuncio de Retevisión, en el cual la puerta de la cabina se abría y podía salir al exterior. Esto simbolizaba el final del monopolio de Telefónica y la liberalización del mercado de la telefonía en España. Sin embargo los directivos no pidieron permiso a Mercero para llevar a cabo al anuncio por lo que interpuso una denuncia contra los directivos de Retevisión.[7] Finalmente los directivos afirmaron que sí que estaba basado en el mediometraje y no llegó a celebrarse el litigio.[8]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g «1967-1972: La consagración como actor». ¿Para qué te cuento?: biografía autorizada de José Luis López Vázquez (1ª edición). Madrid (España): Ediciones Akal. 2010. pp. 172–174. ISBN 978-84-96797-52-9. 
  2. a b c d e f g h i j «La mitad invisible - La cabina-Mercero». El País (8 de octubre de 2011). Consultado el 18 de diciembre de 2011.
  3. a b «Trabajos en televisión de Antonio Mercero». Consultado el 19 de diciembre de 2011.
  4. «La cabina en TVE». Chica de la tele (4 de noviembre de 2009). Consultado el 19 de diciembre de 2011.
  5. a b c «"La cabina" (Antonio Mercero, 1972)». Cine y letras (21 de agosto de 2006). Consultado el 18 de noviembre de 2011.
  6. «Formatos y ediciones de La cabina». Consultado el 18 de diciembre de 2011.
  7. «El autor de 'La cabina' cree un plagio el anuncio sobre el fin del monopolio telefónico». El País (14 de enero de 1998). Consultado el 18 de diciembre de 2011.
  8. «Encuentro digital con Antonio Mercero». El Mundo (4 de diciembre de 2002). Consultado el 18 de diciembre de 2011.

Enlaces externos[editar]