Kerigma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término kerigma proviene del griego κήρυγμα ('anuncio', 'proclamación') y significa 'proclamar como un emisario'.[1]

Se trata de un género literario bíblico de sesgo oratorio que actualmente podría estar representado en cierta manera por la propaganda. Esta palabra se aplica a la proclamación de los cristianos que se inicia poco después de la muerte de Jesús de Nazaret, hacia el año 30.

Según el libro de Hechos de los Apóstoles:

Israelitas, oíd estas palabras: A Jesús el Nazareno, hombre acreditado por Dios ante vosotros por los milagros, signos y prodigios que realizó Dios a través de Él entre vosotros (como bien sabéis), lo matásteis clavándolo por manos impías, entregado conforme al designio previsto y aprobado por Dios. Pero Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte... (Hechos 2,22-25)
Por lo tanto, todo Israel esté en lo cierto de que al mismo Jesús, a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha constituido Señor y Mesías. (Hechos 2,36)

Estas manifestaciones con el aspecto de acusación están insertas, sin embargo, en el estilo y la tradición del profetismo judío que podemos ver a lo largo del Antiguo Testamento.

Los que se han dedicado a la búsqueda del Jesús histórico consideran kerigma toda la doctrina que aparece después de la muerte de Jesús de Nazaret. Inicialmente se intentó eliminar todo lo correspondiente al kerigma para acceder a la figura del Jesús histórico. Tras comprobar que no es posible, se inició un acercamiento al Jesús de la historia precisamente a partir de ese kerigma.

Según la Biblia, cuando Jesús inició su ministerio público, ingresó a la sinagoga, tomó el rollo del profeta Isaías y leyó

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor.Lucas 4:18-19

Después de leerlo se identificó a sí mismo como el mesías del cual hablaba el profeta en sus escritos. La afirmación que hace Jesús en ese momento es conocida como el kerygma o anuncio de la buena nueva y constituye la base de la prédica para sus seguidores.

El kerigma en el Nuevo Testamento[editar]

  1. La venida de Jesus como Mesias ( Hechos 2:30; 3:19, 24, 10:43; 26:6-7, 22; Rom. 1: 2-4, 1 Tim 316; Heb. 1: 1-2; 1 Ped:1-2; 2 Ped. : 1: 18-19).
  2. Jesus es Ungido por Dios en su bautismo,como el Mesias (Hech. 10;38).
  3. Jesus inicia su ministerio en Galilea, despues de su bautismo (Hech. 10:37).
  4. Llevo a cabo un ministerio con opcion por los mas necesitados, haciendo grandes obras con el poder de Dios (Mc. 10:45; Hech. 2:22; 10: 38).
  5. El Mesias fue crucificado de acuerdo al proposito de Dios (mc. 10:45; Jn 3:16; Hech. 2:23;3:13-15,18;4:1; 10:39; 26:23; Rom 8:34; 1 Cor 1: 17-18; 15:3;Gal 1:4; Heb 1:3; 1Ped 1:2, 19; 3:18; 1Jn 4:10)
  6. Resucito de entre los muertos y se aparecio a sus discipulos (Hech 2:24,31-32 3:15, 26; 10:40-41; 17:31; 2623; Rom 8:34; 10:9; 1Cor 15:4-7; Tes 1:10; Tim 3:16; 1Ped 1:2; 3:18-21).
  7. Jesus fue exaltado por Dios, y le dio el nombre de "Señor" (Hech 2:25-29, 33-36; 3:13, 10:36; Rom 8:34, 10:9; 1Tim 3:16; Heb 1:3; 1 Ped 3:22).
  8. Envio al Espiritu Santo para formar la iglesia ( Hech 1:8, 2:14-18, 33 :38-39, 10 :44-47; 1 Ped 1:12).
  9. De nuevo vendra con gloria para juzgar a vivos y muertos (Hech 3:20-21, 10:42, 17:31; 1 Cor. 15:20-28; 1Tes 1:10).
  10. Todos los que escuchen el mensaje deben de arrepentirse y ser bautizados (Hech 2:21, 38; 3:19, 10:43, 47-48, 17:30, 26:20; Rom 1:17, 10:9; 1Ped 3:21).

Referencias[editar]

  1. Palacio, Carlos (1978) (en español). Jesucristo. Historia e interpretación. Ediciones cristiandad. pp. 256. ISBN 978-84-7057-238-8. http://www.edicionescristiandad.es/jesucristo-historia-interpretacin-p-160.html. Consultado el 12 de marzo de 2013.