Juana de Aza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juana de Aza
Beata
Beata Juana de Aza madre de Sto Domingo Guzman.jpg
Juana de Aza con su hijo Domingo de Guzmán
Nacimiento ca. 1135
Haza, Burgos
Fallecimiento 1205
Caleruega, Burgos
Venerada en Iglesia católica
Beatificación Culto confirmado en el año 1828.
Festividad 2 de agosto
Atributos Un perro con una antorcha en la boca.
Patronazgo Quintos de Caleruega

Juana de Aza, cuyo nombre verdadero era Juana Garcés (nacida en 1135 en Castilla la Vieja y muerta en Caleruega el 2 de agosto de 1205) fue la madre de Santo Domingo de Guzmán, y del Beato Manés de Guzmán. Se caracterizó por su vida penitente y por su amor a la Eucaristía, conjuntamente con sus hijos.

Dice la historia que antes de su nacimiento su madre soñó que un perro saltara de su matriz que lleva una antorcha en su boca. Jordán de Sajonia agrega que Santo Domingo fue criado por sus padres y un tío maternal que era un arcipreste. Una fuente posterior, todavía del siglo XIII, da los nombres de la madre de Domingo y el padre como Juana y Felíx. Casi un siglo después del nacimiento de Domingo, un autor local afirma que el padre de Domingo era vir venerabilis et dives en populo suo ("un hombre honrado y rico en su pueblo"); más tarde hagiógrafos, explicando sobre esto, las identidades gradualmente desarrolladas para su padre, dijeron ser un miembro de la familia local noble Guzmán y para su madre, que tarde o temprano fue conectada a la familia vecina noble Aza.

Fue beatificada en 1828.

Milagros[editar]

Bodega de Juana de Aza[editar]

Dice la tradición que la beata, cuando su marido el Venerable Félix estaba en la guerra, ésta vació todas las cubas de vino de la bodega familiar para dárselo a los pobres. Cuando él volvió de la guerra ella rezó a Dios y las cubas aparecieron llenas de nuevo.

Incendio de 1868[editar]

Con la desamortización de la Iglesia quisieron sacar a las monjas del Monasterio de Caleruega por orden del gobierno central. No obstante los caleroganos no querían y las monjas siguieron en el Monasterio hasta que el Gobernador Civil de Burgos mandó quemar el pueblo el 18 de agosto de 1868. El incendio, que se descontroló, arrasó con buena parte de Caleruega hasta que un joven, rezando a la Beata Juana, arrojó una imagen suya pidiendo que acabase con el fuego. Milagrosamente las llamas del fuego cesaron y las monjas pudieron permanecer en la villa. Por haber sido un joven quien rezó es la Beata Juana la patrona de los quintos de Caleruega y por haber sido en la fecha del 2 de agosto se celebra ese día su festividad.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]