Jamal Zougam

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jamal Zougam
Nacimiento 1973
Bandera de Marruecos Tánger, Marruecos
Cargo(s) criminal(es) Terrorismo
Condena 42917 años en prisión
Situación actual En prisión

Jamal Zougam (1973, Tánger, Marruecos) es un terrorista, condenado como autor de 191 asesinatos y dos abortos, 1856 asesinatos en grado de tentativa, cuatro delitos de estragos terroristas y pertenencia o integración en organización terrorista, por su participación en los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Fue el primer detenido en relación con los atentados y más tarde acusado y condenado por participar en la colocación de las bombas el 11-M. Era socio y gerente de la tienda de telefonía móvil Jawal Telecom, de Lavapiés, desde la que suministró la tarjeta localizada en el teléfono móvil de la mochila de Vallecas, que condujo hasta los autores del atentado.[1]

Antes de los atentados[editar]

El 10 de julio de 2001, dos meses antes de los atentados del 11-S, Zougam fue investigado, a raíz de una comisión rogatoria francesa, en el curso de las actuaciones del juez Baltasar Garzón contra la célula española de Al Qaeda. Su domicilio fue registrado encontrándose en él:

  • Cintas de vídeo sobre la lucha islamista en Daguestán, otro con una entrevista a Osama Bin Laden, y vídeos en los que aparecían los hermanos Abedelaziz y Salaheddin Benyaich, procesado el primero y absuelto por el Tribunal Supremo al no considerar probado que fuese muyahidín, detenido el segundo en Marruecos por su relación con los atentados de Casablanca.

No fue procesado entonces, ante la insuficiencia de las pruebas.[3]

El 13 de marzo de 2004 fue detenido por su vinculación con los atentados del 11 de marzo.

El juicio del 11-M[editar]

Zougam ha sido condenado como autor material junto con otros de la matanza del 11-M por haber colocado una de las mochilas bomba en los trenes y participado en su fabricación proporcionando los teléfonos móviles empleados en su detonación.

Desde el primer momento Zougam se declaró inocente, declarando en el juicio que es imposible que pudiera estar en los trenes, pues «estaba durmiendo en mi casa» hasta las diez de la mañana, y los testigos que le reconocieron según él habrían incurrido en múltiples contradicciones, además de reconocerle solo después de haberle visto en televisión. También negó conocer al resto de los implicados y declaró no tener relación con las tarjetas de telefonía, responsabilidad, según dijo, del socio de la tienda.[4] Preguntado por su abogado dijo condenar los atentados.[5]

El fiscal solicitó para él una pena de 38.654 años de prisión. El juicio de la Audiencia Nacional acabó el 2 de julio de 2007 y quedó visto para sentencia. Esta se hizo pública el día 31 de octubre de 2007 y se le impuso una condena como autor material del atentado y pertenencia a banda terrorista de 42.917 años de prisión. Fue declarado culpable de 191 asesinatos y dos abortos, de 1.856 asesinatos en grado de tentativa (delitos de asesinato frustrado), de cuatro delitos de estragos terroristas y de pertenencia a banda terrorista. La resolución de la Audiencia Nacional fue confirmada por la sentencia 503/2008 del Tribunal Supremo de España el 17 de julio de 2008, que declaró probada la participación material de Zougam en la colocación de la bomba que hizo explosión en el cuarto vagón del tren 21713 estacionado en la estación de Santa Eugenia.[6] [7]

Controversia sobre los testimonios contra Zougam en el juicio del 11-M[editar]

Todavía algunos años después de la condena firme, el diario El Mundo, que en ocasiones anteriores había concedido extensas entrevistas pagadas a alguno de los acusados y posteriormente condenados,[8] sostuvo que las dos testigos de nacionalidad rumana que identificaron a Zougam en los trenes el día de los atentados habrían cometido falso testimonio.[9] Según este medio, estas testigos habían aportando con ello «la prueba que sirvió para condenar como autor material a Jamal Zougam», pero que dicha identificación, se hizo para obtener la condición de víctimas y la indemnización correspondiente, por lo que su veracidad resultaba «más que cuestionable». Cabía deducir de ello, aunque el medio no lo afirmaba abiertamente, que Zougam era inocente de los atentados, habiendo sido condenado injustamente. El diario insinuaba a su vez confusas relaciones entre la condena y la cacería, celebrada en 2009, que forzó a la dimisión del ministro de justicia Mariano Fernández Bermejo, o con la medalla concedida al juez Javier Gómez Bermúdez.[10] Sin embargo, las informaciones del citado medio, han sido doblemente cuestionadas. Primero, se alega que las pruebas testificales en las que se basó la condena no se apoyaron exclusivamente en los dos testimonios citados, de los que uno de ellos, según la sentencia del Tribunal Supremo, era además innecesario y redundante.[11] Y segundo, que el diario El Mundo habría presionado a los testigos citados al objeto de exculpar a Jamal Zougam, según una denuncia presentada en la Audiencia Nacional.[12] A este respecto fue presentada por las testigos denuncia por coacciones contra dos periodistas del diario El Mundo que las habían entrevistado, denuncia que fue archivada por el titular del juzgado de instrucción número 38 de Madrid, al estimar que no existían pruebas de comportamiento delictivo por parte de dichos periodistas.[13] El archivo de la denuncia fue confirmado posteriormente por la Audiencia Provincial de Madrid. [14] Por otro lado, en junio de 2012 se abrió en el Juzgado de Instrucción nº 39 de Madrid una investigación para determinar la credibilidad de las dos testigos protegidos, pues de demostrarse ciertos los hechos denunciados podrían constituir un delito de falso testimonio y, en su caso, podrían dar lugar a una revisión de la condena.[15]

Notas y referencias[editar]

  1. Sentencia 503/2008 de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, documento en formato PDF, p. 16.
  2. El País, «El Supremo rebaja de 27 a 12 años la pena a Abú Dahdah y absuelve a otros tres condenados», 1 de julio de 2006.
  3. El Mundo, «Jamal Zougam, uno de los marroquíes detenidos en Madrid, clave en la investigación del 11-M», 19 de marzo de 2004.
  4. El País, «Jamal Zougam niega haber estado en uno de los trenes de la muerte», 16 de febrero de 2007.
  5. Cadena Ser, «Jamal Zougam: Condeno el atentado del 11-M», audio.
  6. Sentencia 503/2008 de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, documento en formato PDF
  7. ABC del 18 de julio de 2008, El Supremo confirma la absolución de "El Egipcio" y la autoría islamista del 11-M, p.14, por Nati Villanueva, Pablo Muñoz, Dolores Martínez
  8. «El Mundo publica desde hoy una entrevista con Suárez Trashorras, procesado por el 11-M», El Mundo, 4/9/2006, consultado el 27/7/2012. «El ex minero procesado por el 11-M: "Mientras El Mundo pague, yo les cuento la Guerra Civil», El País, 13/9/2006, consultado el 27/7/2012.]
  9. «Indicios de falso testimonio contra el único condenado como autor del 11-M», El Mundo, 7/12/2011.
  10. http://www.financierodigital.es/blogs/ignacio_escolar/oculta-Mundo_7_1085961397.html
  11. «11-M, El Mundo se adelanta al día de los inocentes», Periodista Digital, 6/12/2011.
  12. «Testigos del 11-M acusan a El Mundo de presionarles para exculpar a Zougam», El País, 22/3/2012.
  13. «Archivada la denuncia contra "El Mundo" por presiones a dos testigos del 11-M», El País, 22 de noviembre de 2012.
  14. «La denuncia de las testigos del 11-M tenía 'absoluta falta de fundamento'» El Mundo, 30 de mayo de 2013.
  15. «Dos testigos protegidas del 11-M que acusaron a Zougam serán investigadas por falso testimonio», 20 Minutos, 7 de junio de 2012.