Huracán de tipo Cabo Verde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Huracán Iván, un huracán de tipo Cabo Verde de categoría 5.

Un huracán de tipo Cabo Verde o huracán CV es un huracán del Océano Atlántico que se desarrolla en la zona de las islas de Cabo Verde, a unos 600 km al oeste de la costa de Senegal en el África occidental. La temporada de huracanes promedio tiene alrededor de dos huracanes CV, los que suelen ser las tormentas más intensas de su temporada, ya que disponen de una amplia superficie oceánica abierta donde desarrollarse antes de encontrarse con tierra.

Origen[editar]

Este tipo de huracán se desarrolla típicamente a partir de las ondas tropicales que se forman en la sabana africana durante la estación lluviosa y que luego se mueven hacia las estepas. Estas perturbaciones atmosféricas se mueven hacia el Océano Atlántico y se transforman en ciclones tropicales cerca de las Islas de Cabo Verde, usualmente entre agosto y septiembre.

Trayectorias típicas[editar]

Trayectorias típicas de los huracanes de tipo Cabo Verde.

Un huracán CV se forma como una depresión tropical al sur de las Islas de cabo Verde. Normalmente alcanzan fuerza de huracán en el Atlántico medio, aunque a veces se fortalecen cerca de las Islas de Cabo Verde o del Mar Caribe. Una vez que comienza su acercamiento a América del Norte, un huracán de este tipo sigue varias trayectorias básicas.

  • Puede continuar hacia el oeste, y si lo hace lo suficientemente al sur, cruzará las Islas de Sotavento
    Huracán Joan de 1988.
    hacia el Mar Caribe. De allí, continuará hacia el oeste a Nicaragua, Honduras, Belice o la Península de Yucatán, como el Huracán Joan de 1988.
  • Si la tormenta se desplaza más al norte, llegará a las Islas de Barlovento hacia las Antillas Mayores. En 1998, el huracán Georges tomó esta trayectoria. Apenas más al norte y la tormenta pasará a través de las Islas Bahamas hacia Florida, como lo hizo el huracán Andrew de 1992.
    Huracán Andrew de 1992.
    Huracán Hugo de 1989.
  • Una tormenta más al norte aún comienza a ver su trayectoria afectada por el anticiclón de las Islas Azores que generalmente se encuentra en el Atlántico oriental a fines del verano. Al pasar éstas tormentas por el norte de las Antillas, su trayectoria comienza a curvarse hacia el norte. Por lo general, éstos huracanes tocan tierra en Carolina del Sur o del Norte. Un buen ejemplo es el huracán Hugo de 1998. Si la tormenta se ve afectada significativamente, se curvará hacia mar abierto, donde se volverá extratropical sobre aguas más frías (Huracán Edourad de 1996). Ocasionalmente, la tormenta que sigue esta trayectoria puede acelerar hacia el norte e impactar Nueva Inglaterra, como lo hizo el Gran Huracán de Nueva Inglaterra de 1938.
    Huracán Faith de 1966.
  • A veces, una dorsal subtropical se encuentra más al oeste que lo usual, de forma tal que se recurva rápidamente y es llevada alrededor del lado este de la dorsal hacia el Atlántico central, generalmente sin tocar tierra. Tal es el caso del huracán Philippe de 2005.
  • Aunque estas trayectorias son típicas, los huracanes CV no siempre se desplazan de las formas descritas. Al llevar una trayectoria hacia el oeste que comienza en el Atlántico oriental, los huracanes CV pueden evitar las dos situaciones que típicamente significan el fin de un ciclón tropical: la interacción con tierra firme y el movimiento sobre aguas más frías. Como éstos huracanes pueden avanzar por semanas sin encontrar ninguna de ellas, los huracanes CV son algunas de las tormentas de mayor duración. El ciclón tropical Faith de 1966 fue el tercero más duradero que jamás se haya registrado. Duró 16 días, de los que 13 fue huracán.