Heh

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El dios Heh.

Heh (Huh, Hah, Hauh, Huah, Hahuh) es el dios del espacio infinito y la eternidad en la mitología egipcia.

Iconografía[editar]

Heh fue representado como hombre arrodillado, o sentado sobre el símbolo del oro, nub; también con cabeza de rana. Sujeta en sus manos dos hojas de palmera que simbolizan los millones de años de vida deseables para los egipcios.

El dios Heh está representado en uno de los objetos descubiertos por Howard Carter en la tumba de Tutankamón. Una de las más perfectas representaciones de dios figura en el sillón ceremonial del joven faraón. Heh, de acuerdo con la costumbre, está representado arrodillado sobre el símbolo del oro nub, con una cruz anj en su brazo, y una hoja de palma en cada mano; estas palmas terminan en un disco solar que protege el uræus y en su cuello también cuelga una cruz anj; sobre la cabeza de dios, el disco solar es protegido por un doble uræus.

Heh en el papiro de Ani.

Mitología y sincretismo[editar]

Heh, a partir del Imperio Nuevo, es el resultado de la fusión de dos dioses egipcios, uno de la Ogdóada de Hermópolis (asociación de ocho entidades divinas), que desempeña un papel esencial en la cosmología de Hermópolis, y de otro dios, el del tiempo infinito, el de la eternidad.

Heh, dios primordial[editar]

En Hermópolis, donde el dios Jnum se percibía como el alfarero creador del mundo, cada pareja correspondía a un principio fundador del mundo; Heh con Heket, su paredro, representaba el espacio infinito.

Heh, dios de la eternidad[editar]

Heh, dios "de la eternidad" no fue considerado nunca un demiurgo. Aunque se desconoce su origen, se sabe que la creación de la eternidad sucedió varias veces, hasta ocho veces, asimilándola al Heh "primordial".

Los ocho Heh "de la eternidad", agrupados por parejas, sostenían la bóveda celeste y cada uno estos cuatro "pilares del cielo" protegían una región de la bóveda celeste. En esta función de sustentar el cielo, Heh se convirtió en hipóstasis de Shu, como dios del aire, que con sus dos brazos levanta el cielo (representado por Nut) y lo separa de la tierra (representada por Geb). Los cuatro pares Heh se perciben entonces como cuatro vientos; pero por una razón desconocida, estos vientos se consideraron negativos, como surgidos de la boca de Seth.

Culto a Heh[editar]

El dios Heh
en jeroglífico
H H C11

Heh fue venerado en el Bajo Egipto y en el oasis de Dajla. En los oasis del Antiguo Egipto era considerado un genio del tiempo infinito.

La ciudad de "Heh"[editar]

El faraón Amenemhat I, después de una campaña militar hacia el sur, fundó una ciudad que llamó "Heh", del nombre de dios, junto a la tercera catarata del Nilo. Un siglo más tarde, fue consolidada por Sesostris III.

El jeroglífico Heh: infinito[editar]

Heh Ḥḥ'
en jeroglífico
 
C11

La representación de Heh en jeroglíficos, arrodillado con los brazos abiertos sosteniendo el cielo, se utilizaba para representar la cifra un millón.

También era el jeroglífico que significaba infinito en las matemáticas egipcias.

Referencias[editar]

Referencias digitales

Enlaces externos[editar]