Hector Guimard

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Hector Guimard (Lyon, Francia, 10 de marzo de 1867Nueva York, 20 de mayo de 1942) fue un arquitecto francés, el representante principal del Art Nouveau en Francia.

En el paisaje internacional del Modernismo, Guimard hace figura de franco tirador aislado: no deja ningún discípulo detrás de él, ni ninguna escuela, y por eso se intentó durante mucho tiempo considerarlo como un protagonista secundario de este movimiento; una ausencia de posteridad que contrasta con la profusión formal y tipológica extraordinaria de su obra arquitectónica y decorativa, donde el arquitecto da lo mejor de sí mismo en aproximadamente quince años de una actividad creativa que aturde.

Los años de estudio[editar]

A partir de sus estudios de arquitectura, Guimard se sensibiliza (como Gaudí) a las teorías de Eugène Emmanuel Viollet-le-Duc que sienta las bases, a partir de 1863, de los futuros principios estructurales del Modernismo. La conversión de Guimard al propio estilo está por su parte más ocasional: se hace en un viaje en Bruselas, donde visita el hotel Tassel de Victor Horta. La realización más emblemática de este tiempo, el Castel Béranger [1] (1898), ilustra este momento de transición que ve el choque entre estas dos herencias: sobre los volúmenes geométricos de inspiración medieval de la estructura se extiende a profusión la línea orgánica «en golpe de látigo» [2] importada de Bélgica.

Una gloria fulgurante[editar]

El Castel Béranger vuelve a Guimard famoso de la noche a la mañana y numerosos pedidos le permiten entonces precisar aún más sus investigaciones estéticas, la armonía y la continuidad estilísticas en particular (un ideal principal del Modernismo), que lo incitan a una concepción casi totalitaria del decorado interior, culminando en 1909 con el hotel Guimard [3] (regalo de boda a su rica esposa americana) donde partes ovoides [4] imponen únicos muebles, parte integral del edificio.

Si el pozo de luz consustancial a Victor Horta es un dato más bien ausente de su obra (excepto en el ejemplo tardío del hotel Mezzara [5], de 1910), Guimard no lleva menos experiencias espaciales asombrosas, en la volumetría de sus construcciones en particular: la casa Coilliot [6] y su curiosa doble-fachada (1898), La Bluette [7] y su bonita armonía volumétrica (1899), y sobre todo el Castel Henriette [8] (1899) y el Castel d’Orgeval [9] (1905), manifestaciones radicales de un "plan-libre" vigoroso y asimétrico, veinticinco años antes de las teorías de Le Corbusier. La simetría, sin embargo, no se proscribe: el espléndido hotel Nozal [10], en 1905, reanuda la disposición racional de un plan en escuadra propuesto por Viollet-le-Duc.

Las innovaciones estructurales no faltan tampoco, como en la extraordinaria sala de concierto Humbert-de-Romans [11] (1901), donde una estructura compleja divide las ondas sonoras para conseguir una acústica perfecta; o como en el hotel Guimard (1909), dónde la estrechez de la parcela permite al arquitecto rechazar toda función portadora sobre las paredes exteriores (como Gaudí a la Casa Milà) y liberar así la disposición de los espacios interiores, diferente de un piso al otro [12] ; etc.

Espíritu curioso y brillante, Guimard es también un precursor de la standardización industrial, en la medida en que desea difundir el nuevo arte a gran escala. Sobre este plan conoce un verdadero éxito (a pesar de los escándalos) con sus famosas entradas del Metro parisiense [13], construcciones flexibles donde triunfa el principio del ornamento estructural de Viollet-le-Duc. La idea se reanuda (pero con menos éxito) en 1907 con un catálogo de elementos en fundición aplicables a la arquitectura: "Fundiciones Artísticas, Estilo Guimard" [14].

Como para el marco arquitectónico global, la concepción intrínseca de sus objetos de arte proceden del mismo ideal de continuidad formal (que permite fusionar todas las funciones prácticas en un único cuerpo, como con el "Barro de los Binelles" [15], de 1903) y lineal, como en el dibujo de sus muebles [16], a la silueta graciosa y armoniosa.

Su vocabulario estilístico inimitable procede de un organicismo vegetal especialmente sugestivo, permaneciendo al mismo tiempo voluntariamente sobre la vertiente de la abstracción. Modelados y alborotos nerviosos invierten tanto así la piedra como la madera; sobra el plano, Guimard crea verdaderas composiciones abstractas que se adaptan con la misma facilidad a la vidriera [17] (hotel Mezzara, 1910), al panel de cerámica [18] (casa Coilliot, 1898), al hierro forjado [19] (Castel Henriette, 1899), al papel pintado [20] (Castel Béranger, 1898), o al tejido [21] (hotel Guimard, 1909).

El olvido[editar]

Pero a pesar de este fuego artificial de innovaciones y demostraciones en todos los ámbitos, la prensa y el público se desvían rápidamente de Guimard: menos que la obra, es el hombre que irrita. Y en digno representante del Art Nouveau, él mismo es víctima de las contradicciones inherentes a los ideales del movimiento: sus creaciones más perfectas son financieramente inaccesibles a la mayor parte de la gente, y al revés sus tentativas de standardización corresponden mal con su vocabulario muy personal. Es finalmente completamente olvidado cuando muere en Nueva York en 1942, dónde el temor de la guerra lo hacía exiliarse (su mujer era judía).

El redescubrimiento[editar]

Tras demasiado numerosas destrucciones, exploradores aislados (los primeros « hectorólogos ») van a redescubrimiento del artista y su universo hacia los años 1960-1970 y reconstituyen pacientemente su historia. Si lo más importante se hizo en este ámbito, sin embargo, ciento años después del "gesto magnífico" del Art Nouveau (Le Corbusier), la mayoría de los edificios de Hector Guimard siguen siendo inaccesibles al público, y aún no se inauguró un Museo Guimard en Francia.

Enlaces externos[editar]