Glándulas de Skene

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Glándulas de Skene.

Las glándulas de Skene, también llamadas glándulas uretrales, parauretrales, glándulas vestibulares menores, punto U y próstata femenina son glándulas situadas en la pared anterior de la vagina, alrededor del extremo inferior por la parte anterior de la uretra, que desembocan en el vestíbulo. Estas glándulas están rodeadas de tejido, que incluye la parte del clítoris que llega hasta el interior de la vagina, el cual aumenta su irrigación sanguínea durante la excitación sexual.

Ubicación[editar]

Se localizan en la pared anterior de la vagina, alrededor del orificio externo de la uretra, cerca del techo (donde se localiza el llamado punto G). En la vulva se observan cinco orificios alrededor de la vagina, el superior es la uretra, los dos siguientes son las dos glándulas de Skene y las dos glándulas inferiores son las glándulas de Bartolino.

Detrás de estos orificios se encuentra la desembocadura de los conductos de las glándulas de Skene. Desembocan en las paredes de la uretra femenina, a través de orificios de la capa interna de la uretra.

Homología y funciones[editar]

Están poco desarrolladas, se consideran el equivalente a la próstata en el hombre y se piensa que guardan relación con la llamada eyaculación femenina.

Próstata femenina[editar]

Las glándulas de Skene son homólogas a la glándula de la próstata de los hombres[1] .

Eyaculación femenina[editar]

Según algunas teorías, durante la excitación sexual femenina, las glándulas de Skene producen y se llenan de un líquido que finalmente expulsan durante el orgasmo, aunque también suele ser expelido sin necesidad de alcanzar el orgasmo cuando las glándulas rebalsan de fluido y como resultado lo dejan fluir poco a poco. Dicho fluido no es orina, es un líquido alcalino segregado por las glándulas de Skene, compuesto de creatinina, enzima llamada fosfotasa ácida prostática FAP, la proteína PSA, glucosa y fructosa estas sustancias se han encontrado en el contenido de la eyaculación femenina.[2]

Descubridor[editar]

Fueron descritas por primera vez por el ginecólogo escocés Alexander Skene durante el siglo XIX. El médico griego Hipócrates en el siglo IV a.C. describió una sustancia llamada el "semen femenino". En 1672, Regnier de Graaf propuso la existencia de una próstata femenina.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Zaviacic M, Jakubovská V, Belosovic M, Breza J (2000). «Ultrastructure of the normal adult human female prostate gland (Skene's gland).». Anat Embryol (Berl) 201 (1):  pp. 51–61. PMID 10603093. 
  2. Manuel Lucas Mathew, Francisco Caballero Santamaría. Introducción a la Sexología Clínica. Editorial Elsevier, 2007. pp. 18 y 38