Estructura de impacto de Azuara

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rasgo de impacto: Brecha polimíctica con metamorfismo de choque del cráter de Azuara.
Rasgo de impacto: Estructura de impacto de Azuara - Histograma con la orientación de PDFs (Planar Deformation Features) en cuarzos.
Rasgo de impacto: Fragmento de vidrio fundido en un dique de brecha polimíctica del cráter de Azuara. Lámina delgada. Ancho 9 mm.
Cráter doble de impacto en Clearwater Lakes, Canada. Estructura similar a Azuara-Rubielos de la Cérida.

La estructura o cráter de impacto de Azuara, de unos 35-40 km de diámetro, está situado en el noreste de España, a unos 50 km al sur de Zaragoza. Recibe ese nombre por el pueblo de Azuara, localizado aproximadamente en el centro de la estructura.

Las primeras pistas sobre su origen las dio Wolfgang Hammann (†) a principios de los 80, siendo Johannes Fiebag (†) el que aportó las primeras pruebas de campo. En un artículo de 1985[1] se constata la presencia de metamorfismo de choque en la zona, siendo considerada desde entonces la estructura de Azuara como un cráter de impacto.[2] [3] Por los datos estratigráficos y paleontológicos se estima que la edad del cráter es de unos 30-40 millones de años (Eoceno superior-Oligoceno).

La zona interna de la estructura está cubierta por sedimentos terciarios depositados con posterioridad al impacto, pero en la zona externa si existen buenos afloramientos.

Evidencias de impacto[4] [5] [6] [editar]

Se ha documentado la presencia de brechas polimícticas y monomícticas, diques de brecha, megabrechas, ejecta, bloques dislocados, anomalías geofísicas y metamorfismo de choque. En las brechas y diques de brecha aparecen vidrios, cristales diaplécticos y Rasgos de Deformación Planar (PDFs) en cuarzos. Estos últimos son abundantes en los cantos de cuarcita de la Formación Pelarda, interpretada como el ejecta del cráter. Los planos cristalográficos de microdeformación más abundantes en los cuarzos estudiados son \begin{Bmatrix}\bar{10 13}\end{Bmatrix} y \begin{Bmatrix}\bar{10 12}\end{Bmatrix}, como se puede ver en el histograma. La abundancia de estas orientaciones en los planos de microdeformación de los cuarzos solo se encuentra en otras estructuras de impacto o en rocas donde se han realizado ensayos de explosiones nucleares.[7]

Controversia[editar]

Al igual que otras estructuras de impacto, como el cráter Ries de Nördlinger, el Cráter de Vredefort o la cuenca de Sudbury, se ha debatido mucho sobre el origen del cráter de Azuara. Algunos geólogos españoles y los responsables de la prestigiosa base de datos de estructuras de impacto de la Universidad de New Brunswick aceptan Ries, Vredefort y Sudbury como estructuras impactogénicas, pero no encuentran suficientes evidencias inequívocas para admitir el impacto de un meteorito como causa de la formación de la estructura de Azuara.[8] [9] [10] Interpretan que los efectos de choque son producidos por causas tectónicas, que el ejecta (Formación Pelarda) se trata en realidad de depósitos fluviales cuaternarios, que la estructura circular es debida a la presencia de una masa granítica domática y que los diques-brecha y las brechas de impacto se tratan en realidad de fenómenos cársticos.

Rasgo geológico Interpretación pro-impacto Interpretación alternativa
Metamorfismo Metamorfismo de choque Tectónica
Formación Pelarda Ejecta Depósito fluvial cuaternario
Brechas, diques de brecha Brechas de impacto Fenómenos cársticos (colapso)
Estructura circular Cráter de impacto Plutón granítico

Cráter múltiple[editar]

Desde 1994 hay evidencias que indicarían que el cráter de Azuara sería solo una parte de un evento de impacto múltiple (Evento de Impacto de Azuara). Así lo indica la cercanía a la cuenca de Rubielos de la Cérida, donde aparecen evidencias de impacto, como su morfología, brechas monomícticas y polimícticas, megabrechas, depósitos de ejecta, metamorfismo de choque, suevitas o rocas fundidas.[11] [12]

Referencias[editar]

  1. Ernstson, K.; Hammann, W.; Fiebag J. y Graup G. (1985) «Evidence of an impact origin for the Azuara structure (Spain)». Earth and Planetary Science Letters, 74:361-370. ISSN 0012-821X
  2. Grieve R. A. F. y Shoemaker E. M. (1994) «The record of past impacts on Earth». En: Gehrels, T. (ed.) Hazards Due to Comets and Asteroids. Space Science Series Tucson, Arizona, USA: Univ. Arizona Press. pp. 417-462. ISBN 0-8165-1505-0
  3. Norton, O.R. (2002) The Cambridge Encyclopedia of Meteorites ISBN 0-521-62143-7
  4. Ernstson, K. y Claudin, F. (1990) «Pelarda Formation (Eastern Iberian Chains, NE Spain): Ejecta of the Azuara impact structure». N. Jb. Geol. Paläont. Mh.: 581-599. ISSN 0028-3630
  5. Ernstson, K. y Fiebag, J. (1992) «The Azuara impact structure (Spain): new insights from geophysical and geological investigations». Int. J. Earth Sci. (Geol. Rundschau) 81(2): 403-427 ISSN 0016-7835[1]
  6. Ernstson, K.; Claudin, F.; Schüssler, U. y Hradil, K. (2002): «The mid-Tertiary Azuara and Rubielos de la Cérida paired impact structures (Spain)». - Treb. Mus. Geol. Barcelona, 11: 5-65.[2]
  7. Alexopoulos, J. S.; Grieve, R. A. F. y Robertson, P. B. (1988) «Microscopic lamellar deformation features in quartz: Discriminative characteristics of shock-generated varieties». Geology, 16: 796-799 ISSN 0091-7613
  8. Cortés, A. L., Diaz-Martínez, E., Sanz-Rubio, E., Martínez-Frías, J. y Fernández, C. (2002) «Cosmic impact versus terrestrial origin of the Azuara structure (Spain): A review.» Meteoritics & Planetary Science, 37: 875-894. ISSN 1086-9379
  9. Sanchez Cela, V. (1997) «La estructura circular de Azuara (Zaragoza). Origen endógeno versus impacto». Boletín Geológico y Minero, 108: 121-128. ISSN 0366-0176
  10. Earth Impact Database. http://www.unb.ca/passc/ImpactDatabase/
  11. Ernstson, K.; Claudin, F.; Schüssler, U.; Anguita, F. y Ernstson, T. 2001. «Impact melt rocks, shock metamorphism, and structural features in the Rubielos de la Cérida structure, Spain: evidence for a companion to the Azuara impact structure». En: Impact markers in the stratigraphic record, 6th ESF-IMPACT workshop Granada, abstract book: 23-24.[3]
  12. Ernstson, K.; Rampino, M. R. y Hiltl, M. (2001) «Cratered cobbles in Triassic Buntsandstein conglomerates in northeastern Spain: An indicator of shock deformation in the vicinity of large impacts». Geology, 29: 11-14 ISSN 0091-7613.[4]

Enlaces externos[editar]