Estación de Chamberí

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda




Coordenadas: 40°25′56.1″N 3°41′51.8″O / 40.432250, -3.697722

Entrada exterior.

La estación de Chamberí es una estación clausurada del Metro de Madrid, convertida en museo el 25 de marzo de 2008. La estación se encuentra en la línea 1, entre las estaciones de Iglesia y Bilbao, bajo la plaza de Chamberí.

Historia[editar]

Diseñada por el arquitecto Antonio Palacios, inaugurada el 17 de octubre de 1919 e inspirada en el aspecto de las estaciones parisinas de la época, era una de las ocho estaciones que conformaban originariamente la red de ferrocarril metropolitano de la capital de España. Este arquitecto logró atenuar la posible reticencia del público a utilizar el transporte subterráneo, mediante el empleo de acabados brillantes, coloristas y luminosos en los espacios en contacto con los viajeros, como vestíbulos, túneles de paso y andenes, utilizando masivamente paños de azulejos y otras piezas cerámicas de color blanco y azul cobalto. Su diseño responde a los criterios de funcionalidad, sencillez y economía. Muchas de las estaciones del metro se convirtieron durante la Guerra Civil en almacenes e improvisados refugios para los ciudadanos durante los bombardeos aéreos.

En la década de los 60, debido al incremento del tráfico de viajeros, Metro decidió alargar las estaciones de la línea 1 para poder poner en servicio nuevos trenes de mayor capacidad, de hasta seis coches. De esta forma, los andenes de todas las estaciones se ampliaron, desde los 60 metros con que contaban desde su inauguración, hasta los 90 que tendrían a partir de entonces. Ante la imposibilidad técnica de ampliar la estación de Chamberí por su situación en curva y su proximidad a las de Bilbao e Iglesia, el Ministerio de Obras Públicas decidió cerrarla el 21 de mayo de 1966.

La estación permaneció inutilizada durante más de cuarenta años, reduciendo los trenes su velocidad cuando atravesaban sus instalaciones, a las que se recortaron los andenes para facilitar la circulación. El hecho de que los accesos exteriores se hubiesen tapiado permitió la conservación de muchos de los objetos cotidianos de la época, como carteles publicitarios, tornos y hasta billetes en las papeleras. No obstante, la estación acabó por ser vandalizada.[1]

El 31 de agosto de 2006 se iniciaron las obras de restauración de las instalaciones, con vistas a convertirlas en museo. El 25 de marzo de 2008 se produjo, finalmente, su inauguración y su reapertura como una de las dos sedes de Andén 0, el centro de interpretación del Metro de Madrid.[2]

Imágenes[editar]

La estación en el arte[editar]

  • Inspiró la canción «La estación fantasma», del primer disco del grupo Los Coyotes.[3]
  • En 1998, se grabaron en sus instalaciones algunas escenas de la película Barrio, de Fernando León de Aranoa. En ella hay una escena en la que se muestra como lugar donde los indigentes y vagabundos buscan refugio.
  • Asimismo, en 2010, las instalaciones fueron nuevamente usadas para la gran pantalla en la primera producción cinematográfica de Emilio Aragón, Pájaros de papel, representando cómo se utilizaron los metros durante el asedio nacional de la ciudad de Madrid en la Guerra Civil Española.

Referencias[editar]

  1. El País, Los grafiteros destrozan la estación fantasma, 10 de agosto de 2003.
  2. El País, De estación fantasma a museo, 25 de marzo de 2008.
  3. Garea, Rodrigo P. (1 de agosto de 2011). «La estación en la que se paró el tiempo». El Mundo. Consultado el 7 de enero de 2014. 

Enlaces externos[editar]