Endotelio corneal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Endotelio corneal
Gray871.png
Corte transversal de la córnea en el que se señala con el numero 5 la capa que corresponde al endotelio corneal.
Células hexagonales del endotelio corneal visualizadas mediante un microscopio especular

El endotelio corneal es una monocapa de células que se encuentra situada en la superficie interna de la córnea, en contacto directo con el humor acuoso y la cámara anterior del ojo. Está formado por una única capa de células de tamaño bastante uniforme y forma hexagonal, con un espesor que oscila entre 10 y 20 micras. Se comporta como una membrana semipermeable que permite el paso del humor acuoso a su través, el cual aporta glucosa y otros nutrientes al interior de la cornea, haciendo posible su nutrición. Por otra parte dispone de un mecanismo que transporta activamente el agua en sentido inverso, mediante gasto energético. Esta segunda propiedad es fundamental para evitar que la córnea se edematice - aumente de volumen por acumulación de agua -. En oftalmología es posible la visualización directa del endotelio corneal mediante un instrumento óptico llamado microscopio especular. [1] [2]

Microscopía especular[editar]

La microscopia especular permite la visualización del endotelio corneal in vivo, mostrando el tamaño la forma y densidad celular. La técnica se basa en proyectar un estrecho haz de luz sobre la córnea, con un determinado ángulo de incidencia, una pequeña fracción de la luz se refleja en la interfase endotelio corneal - humor acuoso, como si se tratara de un espejo, y es recogida por el objetivo del microscopio, formando una imagen amplificada de la zona.[1]

Recuento de células endoteliales[editar]

En el momento del nacimiento existen alrededor de 5.000 células por mm2 en el endotelio corneal, a medida que la edad avanza este mumero tiende a disminuir. En un adulto normal existen entre 1.500 y 2.600 células por mm2. El nivel mínimo necesario para una función normal oscila entre 600 y 900 células por mm2, si la cifra disminuye por debajo de 500 células por mm2, la córnea tiende a edematizarse y perder su transparencia, provocando dificultades de visión. Aunque estas células son metabólicamente muy activas, en caso de lesión no regeneran, sino que son sustituidas por hipertrofia de las células colindantes, por ello la lesión del endotelio corneal puede tener consecuencias fatales para la visión. [3]

Enfermedades[editar]

Los principales procesos que pueden afectar al endotelio corneal son la distrofia endotelial de Fuchs y el trauma quirúrgico que ocurre en algunas intervenciones oculares, como la cirugía de la catarata.

La distrofia endotelial de Fuchs se caracteriza por la aparición en el endotelio corneal de unas protuberancias que simulan gotas, por lo que se las llama guttata (córnea guttata). Cuando la enfermedad avanza, la córnea pierde su transparencia y es necesario realizar un trasplante de córnea o queratoplastia.

Referencias[editar]

  1. a b David Díaz Valle: Estudio morfológico y funcional del endotelio corneal tras la cirugía de cataratas. Tesis doctoral, departamento de oftalmología, facultad de medicina de la Universidad Complutense de Madrid, 1995. Consultado el 17 de diciembre de 2012.
  2. Martínez de la Casa JM, Vico Ruiz E, Iradier Urrutia MT: Estudio del endotelio corneal en pacientes sin patología ocular. Microcirugía ocular, nº 4, diciembre 2004. Consultado el 17 de diciembre de 2012.
  3. Juán O. Álvarez de Toledo: Córnea guttata y distrofia de Fuchs. Unidad de cornea, centro de oftalmología Barraquer. Consultado el 17 de diciembre de 2012.