El misterio del cuarto amarillo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El misterio del cuarto amarillo
Autor Gastón Leroux
Género Misterio
Idioma Francés
Título original Le Mystère de la Chambre Jaune
Editorial L'Ilustration (serie).[1]
País Flag of France.svg Francia
Fecha de publicación
  • 1907 (la serie)
  • 1908 en forma de libro.
Formato Impreso
Páginas 306
ISBN ISBN 1-873982-38-0
El misterio del cuarto amarillo El perfume de la dama de negro

El misterio del cuarto amarillo (Le Mystère de la Chambre Jaune, título original en francés) es uno de los primeros relatos del tipo "misterio del cuarto cerrado", en la que el crimen tiene lugar en una habitación a la que es imposible entrar y de la que es imposible salir (otros ejemplos de a éste subgénero son Los crímenes de la calle Morgue, de Edgar Allan Poe o El hombre hueco de John Dickson Carr). Se trata, además, es la primera novela escrita por Gastón Leroux, quien había comenzado como periodista y publicado algunos cuentos.[2]
Fue creada por el escritor Gastón Leroux, y publicada por primera vez como un suplemento literario del semanario L'Ilustration de septiembre a noviembre de 1907,[1] y publicado como libro un año después, por Pierre Laffite. El mismo año apareció la edición en castellano publicada por la Biblioteca de La Nación.[3]
En ésta novela, hace aparición por primera vez el joven reportero Joseph Rouletabille quien actúa como un detective aficcionado [4] .

Trama[editar]

La historia comienza con la crónica periodística de un intento de asesinato contra Mathilde Stangerson, hija soltera y ya mayor de un científico, el doctor Stangerson, ambos de origen franco estadounidense. Los hechos tienen lugar en el castillo del Glandier un edificio antiguo, de dos pisos, fuera del cual hay un antiguo pabellón en el cual se encuentra el laboratorio, en el cual trabajan Mathilde y su padre. La mujer duerme a veces en el mismo pabellón´, en un cuarto pintado de amarillo . En la noche de los hechos, ella se retira a dormir y cierra la puerta con doble llave, lo cual extraña a su padre y al viejo criado, llamado Père Jacques. Poco después, se oyen gritos y dos disparos en el cuarto. Padre y criado intentan abrir la puerta del dormitorio, pero no pueden. Mathilde sigue gritando, y se la oye decir "¡Auxilio, auxilio!,¡Auxilio, padre, un asesino!". Cuando logran entrar, derribando la maciza puerta de roble, Mathilde se encuentra sangrando, agonizante en el suelo y con un golpe en la sien, pero no se encuentra a nadie en el cuarto. Sin embargo, no hay ningún lugar por el cual el culpable pudiera haber escapado, ya que la habitación carece de chimenea, tiene una sola puerta, cerrada y la única ventana estaba enrejada. En el cuarto hay manchas de sangre y signos de una dura pelea. Un hueso de cordero, una pistola, una boina y un pañuelo son algunas de las pistas halladas por la investigación posterior. El arma de fuego era propiedad del criado, pero pronto se comprueba que Mathilde misma la había tomado.

Rouletabille, joven periodista de dieciocho años, viaja acompañado de Sinclair, un amigo estudiante de derecho, al lugar de los hechos. Al mismo tiempo llegan de Marquet, el juez de instrucción, con su escribano. La Sûreté, por su parte, envía al famoso inspector Frédéric Larsan, uno de los mejores detectives de Francia reconocido en mundialmente, quien se encontraba en Londres. También está presente en el castillo el señor Robert Darzac, prometido de Mathilde, a quien Sinclair conoce. Al principio ni Larzan, ni Darzac quieren permitir que Ruoletabille ingrese al castillo, pero éste último cambia de opinión después de que el joven periodista le dijera una enigmática frase: «Le presbytère n’a rien perdu de son charme, ni le jardin de son éclat», es decir "El presbiterio no ha perdido su encanto, ni el jardín su esplendor". Así Rouletabille se instala en el Glandier y participa de la investigación.

Mathilde, malherida, se recupera, pero no aporta datos que puedan identificar al agresor. Tanto Larzan, como el reportero continúan su investigación. El policía busca huellas y pistas materiales, pero el periodista se inclina por seguir lo que llama: "el lado bueno de la razón", desconfiando de la ambigüedad de los rastros por sí mismos. Su accionar, durante la investigación del caso, es desconcertante, circunstancia que se refuerza porque el narrador también aparece perplejo. Preguntas como ¿Matilde estaba peinada con bandós cuando se fue a dormir? o ¿Puedo ver su bastón, Larsan?, desconciertan al narrador pero se revelarán como importantes a medida que avance la trama.

Conforme van pasando los días, Mathilde se recupera, pero es renuente a hablar de los hechos, como si ocultara algo. Se revela que había roto con su prometido, Darzac a quien varios indicios señalan como culpable; el principal de ellos su ausencia cuando se produjo el ataque y su negativa a decir donde se encontraba. El policía se inclina a considerarlo como el culpable, pero Rouletabille afirma su inocencia. Días después, en ausencia de Darzac, Mathilde es atacada por segunda vez; ahora en su habitación en una galería del castillo. Esto sucede a pesar de que el periodista sospechaba del ataque y casi logra atrapar a criminal. Rouletabille queda perplejo por lo sucedido en aquella "galería inexplicable".

Mathilde sigue rehusando a revelar algo más, pero se informa de sus actividades en América y de ciertos robos sufridos allí por Stangerson; hurtos que se refieren a sus investigaciones científicas. Se comprueba que otros papeles científicos han desaparecido del laboratorio ubicado en el pabellón.

Un último ataque, que deja a Mathilde casi en coma, termina con la muerte del guardabosques del señor Stangerson, obra aparente del asesino. Al regresar Darzac al castillo, Larzan lo arresta pues ha comprobado que el ex prometido de Mathilde había llegado al pueblo la misma noche del último atentado, Darzac se proclama inocente pero no quiere decir donde ha estado.

Joseph Rouletabille afirma haber resuelto el caso y que el reo es inocente, pero agrega que deberá viajar a América para "hallar la segunda mitad del asesino" y poder acusar con pruebas.

Se inicia el juicio de Robert Darzac con todas las evidencias en su contra. Mathilde, por su parte, sigue en estado inconsciente. El periódico en el cual trabaja Rouletabille, asegura que éste tiene pruebas del verdadero culpable. El público se divide entre los que apoyan a Larzan y los que esperan la aparición del reportero.

En el momento clave del juicio, Rouletabille se hace presente, pero advierte que no podrá decir quien es el culpable hasta las seis y cuarto, lo cual provoca una gran conmoción. En privado explica el asesinato del guardabosques, acreditando así su sagacidad. Pasado un cuarto intermedio, Rouletabille explica el mecanismo del crimen; el atentado ocurrió horas antes y que Mathilde, por motivos que no puede revelar, no quiso informar del mismo a su padre, esperando a la noche para borrar los rastros. Al retirarse a dormir la joven tiene una pesadilla en la cual revive el intento de aquella tarde, toma el revólver, lo dispara y se golpea contra una mesa de mármol. En cuanto a los dos atentados de la "galería inexplicable", el periodista indica la gran agilidad y capacidad de disfrazarse del asesino que no es otro que el mismo detective Frédéric Larsan. Larsan, en efecto, es un famoso criminal y estafador, maestro del engaño y supuestamente muerto, Ballmeyer quien estaba locamente enamorado de Mathilde. Después de intentar forzarla a que lo acepte, aprovecha su personalidad como Larsan para acusar a Darzac, quien no puede defenderse pues no quería involucrar el honor de su prometida. Respetuoso de la habilidad de Larsan / Ballmeyer, Rouletabille no ha revelado su nombre hasta brindarle la oportunidad de huir. Ante el reproche del tribunal, responde que sirve a la justicia a su modo y no encarcela personas. Darzac es absuelto.

Después del juicio, Rouletabille le explica a Sinclair que en América supo que Ballmeyer, con el seudónimo de Jean Roussel, se casó en secreto con Mathilde (sin conocimiento de su padre) y que luego fue arrestado. Mathilde, entonces, volvió al lado de su padre y ambos regresaron a Francia. Al saber que su esposo, cuyo nombre ya conocía, había muerto Mathilde se comprometió con Darzac. Poco después, empero, Ballmeyer apareció para hacer valer sus derechos y le envió una carta donde decía: «Le presbytère n’a rien perdu de son charme, ni le jardin de son éclat», frase que por casualidad Rouletabille había oído, unas noches antes del primer atentado, cuando siguiendo a Mathilde, escuchó que se la leía a Darzac. Al final de la novela se revela que Mathilde había tenido un hijo de Ballmeyer en América, donde era criad por una anciana tía. Un misterio queda sin resolver y tiene que ver con el pasado de Rouletabille; el siguió a Mathilde aquella noche porque percibió en ella el "perfume de la dama de negro".

Personajes[editar]

  • Joseph Josephin, llamado Rouletabille: Reportero del diario L'Époque.
  • Frédéric Larsan: Detective mundialmente famoso, apodado "el gran Fred", por Rouletabille; encargado por la Sureté para resolver el caso.
  • Profesor Stangerson: Científico, y dueño del castillo del Glandier, donde sucede el crimen. Es el padre de Mathilde Stangerson.
  • Mathilde Stangerson: Hija del profesor Stangerson, su ayudante en sus experimentos, víctima del crimen.
  • Père Jacques:[5] , es el mayordomo de la familia Stangerson desde hace varios años.
  • Robert Darzac: Novio de Matilde. Se iban a casar pero rompieron el compromiso, en secreto, antes de que ocurriera el crimen. Es el principal sospechoso para Lasan.
  • Señor y señora Bernier: porteros de los Stangerson. Arrestados al principio de la historia, son puestos en libertad gracias a Rouletabille.
  • Sinclair: Amigo de Rouletabille, es el narrador en primera persona.
  • Señor de Marquet : [6] Juez de instrucción del caso, aficionado a escribir obras dramáticas, es presentado como poco perspicaz.
  • Mère Agenoux: Especie de santa que vive en el bosque. Tiene como mascota un enorme gato llamado el ''El animalito de Dios.[7]
  • El guardabosques, también llamado El hombre verde: guardián de las tierras del castillo al servicio de Stangerson y amante de Mme Mathieu. Asesinado.
  • Señora Mathieu: esposa del posadero y amante de guardabosques.
  • Père Mathieu : dueño de la posada, Del Donjon y esposo de la señora Mathieu.
  • Arthur William Rance: científico norteamericano, también enamorado de Mathilde.

Adaptaciones[editar]

El misterio del cuarto amarillo fue adaptado varias veces como película, y traducida a varios idiomas:

Referencias[editar]

  1. a b Leroux, Gastón. «Análisis sobre el fantasma de la ópera» (en español).
  2. Leroux, Gastón. «Gastón Leroux» (en español).
  3. Juan Jacobo Bajarlía. La novela que Borges sí escribió. Consultado 9/9/14
  4. Leroux, Gastón. «L'univers de Joseph Rouletabille» (en francés).
  5. Dependiendo de la traducción, su nombre varía como Tío o Papá Jacques
  6. Dependiendo de la traducción, su nombre varía. Por ejemplo, puede aparecer como Jacques-Louis Moustier, Santiago Luis Jacques, Santiago Moustier o Santiago Louis Moustier
  7. Dependiendo de la traducción, el gato puede aparecer también como Ánima Bendita y la Mère Agenoux, como Mamá Agenoux o como La Arrodillada

Enlaces externos[editar]