El día de los enamorados

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El día de los enamorados
Título El día de los enamorados (L)
Ficha técnica
Dirección
Ayudante de dirección Rafael Romero Marchent
Producción Jesús Rubiera
Guion Rafael J. Salvia
Pedro Masó
Música Augusto Algueró
Fotografía Alejandro Ulloa
Montaje Julio Peña
Escenografía Enrique Alarcón
Protagonistas Antonio Casal
Conchita Velasco
Mabel Karr
María Mahor
Katia Loritz
Tony Leblanc
George Rigaud
Luis Barbero
José Calvo
Luis Sánchez Polack
Erasmo Pascual
José Orjas
Antonio Riquelme
Manolo Gómez Bur
José María Tasso
María Vico
Manuel Zarzo
Pedro Porcel
Paco Camoiras.
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) España
Año 1959
Género Comedia
Duración 95 minutos
Sucesión de películas
El día de los enamorados Vuelve San Valentín
Ficha en IMDb

El día de los enamorados es una película española dirigida por Fernando Palacios en 1959. Rodada a la estela de Las chicas de la Cruz Roja, éxito de taquilla del año anterior, la concepción básica de ambas es idéntica: Cuatro parejas que se enfrentan con problemas y consiguen superarlos en el escenario del Madrid de los años cincuenta. Contó con casi idéntico equipo artístico y técnico: Desde los guionistas al plantel de protagonistas (excepto Luz Márquez, reemplazada por María Mahor), fotografía o la música de Augusto Algueró que de nuevo acertó con el tema principal de la película, interpretado por Monna Bell, gran éxito también en su momento. El director, Fernando Palacios, fue ayudante de dirección en Las chicas de la Cruz Roja.

La película tuvo una secuela, Vuelve San Valentín, rodada en 1962.

Argumento[editar]

Con un tono coral, se narran cuatro historias paralelas, unidas por la presencia de un misterioso personaje, interpretado por George Rigaud, que consigue resolver los problemas de los demás. Conchita (Conchita Velasco) tiene serios enfrentamientos con su novio Antonio (Antonio Casal), porque éste parece anteponer su pasión por el fútbol a la relación amorosa. Manolo (Tony Leblanc), conductor de autobús, vive en permanente estado de desesperación por los celos que le corroen por su novia Luisa (María Mahor). Atenea (Katia Loritz), locutora de televisión está enamorada de un compañero de trabajo. María José (Mabel Karr), millonaria e inteligente aspira a encontrar el amor verdadero. En la memorable última escena, el misterioso personaje, que a todos recuerda a San Valentín, patrono de los enamorados, monta en el ascensor de la Torre de Madrid, pero en lugar de parar en el último piso del rascacielos, continúa directo hasta el cielo.