Economía de Irlanda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Irlanda ha tenido un crecimiento económico espectacular en las dos décadas del periodo 1980-2000, en que pasó de ser un país pobre a uno de los países con el PIB por habitante más alto del mundo. Esto estuvo relacionado con la llegada de innumerables macroempresas mundiales que establecieron su sede en la isla, como por ejemplo la multinacional Canon[1] o la franquicia PC World[2]

La República de Irlanda era una economía pequeña, moderna y dependiente del comercio con un crecimiento que alcanzó en promedio un robusto 10% en el período 1995-2000.

La agricultura, que alguna vez fue el sector más importante, se encuentra actualmente empequeñecida por la industria, la cual representa un 38% del PNB, alrededor del 80% de las exportaciones y emplea a 28% de la fuerza laboral. A pesar de mantener su robusto crecimiento fundamentalmente a base de exportaciones, la economía está siendo beneficiada también por una subida en el consumo y la recuperación de las inversiones en negocios y la construcción. Irlanda es uno de los mayores exportadores de bienes y servicios relacionados con el software en el mundo. De hecho, mucho software extranjero, y en ocasiones música, se filtra a través de la República para sacar ventaja de una política basada en no cobrar impuestos sobre gabelas y regalías de bienes con copyright.

Durante los años 1990 el gobierno irlandés puso en marcha una serie de programas económicos diseñados para frenar la inflación, aliviar la carga impositiva, reducir el gasto del gobierno como un porcentaje del PNB, incrementar las habilidades de la fuerza laboral a base de formación y promover las inversiones extranjeras. El Estado se unió a la iniciativa del euro en enero de 2001 (abandonando la libra irlandesa) junto con otras diez naciones de la Unión Europea. Este período de elevado crecimiento económico llevó a muchos a bautizar la República el Tigre Celta. La economía sintió el impacto de la desaceleración de la economía global en 2001, particularmente en el sector de exportación de tecnología avanzada, donde la tasa de crecimiento fue reducida prácticamente a la mitad. El crecimiento del PNB permaneció estable y relativamente robusto, con una tasa de alrededor del 6% en 2001 y 2002, pero se esperaba que esto cayera al 2% hacia 2003. Desde 2001 el crecimiento del PNB ha sido mucho peor, un tercio menor que el año anterior.

Finalmente la crisis global puso en evidencia la fragilidad de ese milagro, con un saldo desolador: El crecimiento de Irlanda es negativo y el desempleo a fin de 2009 podría llegar al 14 por ciento de la fuerza laboral (4,3, en 2006).[3] El gobierno ha tenido que garantizar los depósitos bancarios por 105 mil millones de dólares, nacionalizó el Anglo Irish Bank y aprobó un rescate de entidades por unos 7.500 millones de dólares. Su déficit fiscal ya supera el 6 por ciento del PBI en 2008 y llegaría al 11 en 2009. El gobierno quiere reducir el salario de los empleados públicos.


Sector Primario:

  • Agropecuaria (pequeñas granjas)
  • Zinc, plomo, gas natural, petróleo, cobre.

Sector Secundario:

  • Industrial (textiles, Barcos y aviones)
  • Energía Hidroeléctrica

Sector Terciario:

  • Exportación de textiles, lácteos, patata, carne, maquinaria.
  • Comercio (puertos)

Irlanda ha crecido mucho, económicamente hablando, desde su entrada a la UE y desde la modificación de su régimen impositivo hacia las grandes empresas, pasando de ser uno de los miembros más pobres a ser el segundo más rico (después de Luxemburgo).

Irlanda tiene el euro como moneda.

Datos económicos básicos[editar]

Estructura del PIB en 2002:

Distribución por sectores económicos del PIB total:
Agricultura, Silvicultura y Pesca: 4%.
Industria y construcción: 42%.
Industrias manufactureras y minería: N.D.
Servicios: 55%.
  • Tasa de desempleo (2003): 4,5%.
  • Población por debajo del nivel de pobreza (2002): N.D.

- (N.D.): No disponible.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]