Divorcio a la italiana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Divorzio all'italiana
Título Divorcio a la italiana
Ficha técnica
Dirección
Producción Franco Cristaldi
Guion Ennio De Concini
Pietro Germi
Alfredo Giannetti
Agenore Incrocci
Música Carlo Rustichelli
Fotografía d:q3830622 y Carlo Di Palma
Protagonistas Marcello Mastroianni
Daniela Rocca
Stefania Sandrelli
Leopoldo Trieste
Odoardo Spadaro
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Italia
Género Comedia
Duración 108 minutos
Idioma(s) italiano
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Divorcio a la italiana (Divorzio all'italiana) es una comedia italiana de 1961 dirigida por Pietro Germi, escrita por Ennio De Concini, Pietro Germi, Alfredo Giannetti y Agenore Incrocci, y con actuación de Marcello Mastroianni, Daniela Rocca, Stefania Sandrelli, Lando Buzzanca y Leopoldo Trieste. Película costumbrista, Divorcio a la italiana muestra la realidad de la sociedad siciliana de los años 60 del siglo XX.

Ganó el premio Óscar al Mejor Guíon Original, y fue candidata al de Mejor Actor Principal (Marcello Mastroianni) y al de Mejor Director.

La película está desarrollada en tono de humor casi negro con escenas tragicómicas, representando con exageración premeditada una sociedad representativa de la Sicilia de mediados del siglo XX.

Argumento[editar]

Marcello Mastroianni en un fotograma de la película.

Ferdinando "Fefè" Cefalù (Marcello Mastroianni), un noble Siciliano empobrecido, está casado con Rosalía (Daniela Rocca), una mujer poco atractiva pero esposa devota. Él ama secretamente a su prima Angela (Stefania Sandrelli), una mucho más joven y atractiva mujer a quien sólo ve en los veranos, porque su familia la envía a la ciudad a un convento para recibir su educación. Además de su esposa, Ferdinando comparte su vida con sus padres ancianos y su hermana solterona y el novio de ésta que tiene una funeraria; la familia comparte su destartalado Palacio con sus tíos, quienes poco a poco se van apoderando de los restos de la enorme riqueza del Barón. En el contexto de la cinta, cabe advertir que el divorcio matrimonial estaba prohibido por las leyes italianas (las que recién admitieron el divorcio en 1974, antes sólo aprobaban la nulidad del matrimonio en caso de vicios al momento de realizarse).

Ferdinando pasa su tiempo libre (que es el más de las veces) imaginando formas en las que se puede deshacer de su esposa, tales como arrojarla a un caldero hirviendo para convertirla en jabón o enviándola al espacio exterior en un cohete. Después de un encuentro fortuito con Angela durante un viaje familiar, él descubre que ella comparte sus sentimientos. Con esto, él resuelve en llevar al cabo su plan y se inspira en una noticia local de una mujer que ha matado a su marido en un ataque de celos, para hacer que su esposa tenga una aventura y atraparla in flagrante delicto, asesinarla, y recibir una condena leve por cometer un crimen pasional, estudiando con mucho cuidado el Código Penal de Italia. Ferdinando empieza a realizar su plan, buscando a un hombre que puesa ser el "amante" para su mujer. Ferdinando al fin halla al "candidato": el ahijado del sacerdote local, Carmelo Patanè (Leonardo Trieste), quien había sido pretendiente de Rosalía hacía muchos años y se presumía muerto en África durante la Segunda Guerra Mundial. También Ferdinando se asegura de contar con la amistad incondicional del fiscal, alimentando su amor por el alcohol. La fase final de su plan es lograr la constante presencia de Carmelo en su casa, lo cual logra con su interés en restaurar su Palacio.

El plan tarda en dar resultados, porque Carmelo es muy reservado y Rosalía exhibe una fidelidad conyugal a toda prueba. Ferdinando monitorea el desarrollo de su plan grabando todas las conversaciones de aquéllos y evitando el enamoramiento de las criadas por Carmelo. Durante sus grabaciones con cinta magnética, Ferdinando descubre que Carmelo está casado y tiene tres hijos y es todo un mujeriego que bien podría tener un amorío con la siguiente mujer que cruce su paso. Sin embargo el plan resulta mejor de lo anticipado, pues Rosalía y Carmelo finalmente ceden a sus pasiones, pero mientras Ferdinando escucha, la cinta se termina justo en el momento en que los adúlteros organizan su siguiente encuentro; todo lo que Ferdinando sabe es que dicho encuentro sucederá durante la noche siguiente.

Rosalía finge tener un terrible dolor de cabeza y se queda en casa, mientras que el resto de la familia sale al teatro para ver la première de un film tan escandaloso que nadie quiere perdérselo. Ferdinando sale a hurtadillas del teatro y vuelve al Palacio a donde llega justo a tiempo para ver a Rosalía huir hacia la estación del tren; él la persigue, pero tiene que volver a casa pues olvidó el revólver para matar a los amantes, lo que resulta en que él pierde el tren mientras los amantes huyen en él. Ferdinando vuelve a leer el Código Penal, que exige que un crimen pasional debe ocurrir en el momento o en defensa del honor propio. Esto significa cambiar el plan original y hacerse pasar por un cornudo.

Mientras tanto, Angela ha estado escribiendo a Ferdinando para asegurarle su amor incondicional, pero una de sus cartas es entregada por error a su padre, don Gaetano, quien muere de un ataque al leerla. Durante el funeral, la Sra. de Patanè enfrenta a Ferdinando para exigirle que haga algo en venganza a su situación, pero como él no hace aún nada, ella le escupe en la cara enfrente de toda la congregación, que le termina por dar todo lo que él necesitaba: una "afrenta pública" al honor familiar por la huida de su mujer. El mafioso local ofrece localizar a los amantes en menos de 24 horas, lo que sucede; mientras Ferdinando va al escondite de los amantes, se cruza con la Sra. de Patanè, quien le avisa que acaba de matar a su esposo, lo que deja a Ferdinando en una peor posición de la que ya tenía. Sin otra opción, Ferdinando sigue los pasos de la Sra. Patanè y finalmente asesina a su esposa. Durante su juicio, Ferdinando es defendido por el fiscal alcohólico, quien culpa al padre de Ferdinando por su falta de amor mientras lo criaba. Ferdinando recibe una sentencia menor de tres años en prisión y finalmente regresa a casa para encontrar a una amorosa Angela que lo espera.

En el epílogo de la película, Ferdinando y Angela son felices, mientras se besan él piensa que "la vida comienza a los 40", mientras la cámara hace un panneo a los pies de Angela, lo cual hace dudar de la felicidad de la pareja pues ella besa a Ferdinando pero a la vez acaricia con su pie desnudo a la pierna al piloto del barco donde ambos viajan, implicando con la imagen una futura infidelidad cometida por Angela.

Enlaces externos[editar]