Crimen pasional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Escena de triángulo amoroso según la ve el pintor Ingres en esta escena de Paolo y Francisca de Rimini de la Divina Comedia de Dante Alighieri. Los celos son un poderoso sentimiento que aparece en este tipo de crímenes.

Un crimen pasional hace referencia, en el habla popular, a un delito en él que el perpetrador comete un crimen, especialmente un ataque o asesinato a causa de una repentina alteración de la conciencia, causada por sentimientos como los celos, la ira o el desengaño, y no es, por lo tanto, un crimen premeditado. El termino tiene su origen en Francia (crime passionnel en frances) y es usualmente asociado a la historia de este país. Sin embargo, este tipo de crímenes existieron y siguen existiendo en la mayoría de las culturas.[1]

Descripción[editar]

Un crimen pasional hace referencia, en el habla popular, a un delito en el que el perpetrador comete un crimen, especialmente un ataque o asesinato a causa de una repentina alteración de la conciencia, causada por sentimientos como los celos, la ira o el desengaño, y no es, por lo tanto, un crimen premeditado. Un típico crimen de pasión podría involucrar a una persona agresiva que ataca a otro después de una discusión o a un marido que descubre que su esposa le ha sido infiel y se lanza a golpearla brutalmente o incluso a matarla, bien a ella o bien a su amante. Conviene observar que también las mujeres son capaces de un comportamiento tan violento, por ejemplo en el caso de la francesa Henriette Caillaux a inicios del siglo XX.

En ciertos países, sobre todo en Francia, el crime passionnel (o crimen pasional) constituía una defensa válida en casos de asesinato. Durante el siglo XIX algunas sentencias para los esposos que asesinaban a sus conyuges podían terminar en un arresto de dos años por el asesino. A esto se le puso fin en Francia cuando él Código Civil de Francia fue actualizado en la década de 1970, de manera que se eliminaba esa cierta autoridad paterna sobre toda la familia que justificaba la liviandad de la pena.

En los Estados Unidos, los crímenes pasionales han sido tradicionalmente asociados con argumentos de los abogados defensoras que invocan la eximente de enajenación mental temporal o la provocación. Esta defensa fue usada por primera vez por parte del congresista norteamericana Daniel Sickles de Nueva York en 1859 quien había asesinado a Philip Barton Key, el amante de su esposa, pero fue usado principalmente durante las décadas de 1940 y 1950. Históricamente, este tipo de argumentos se utilizaban como defensa para varios crímenes violentos, pero gradualmente su uso ha sido reducido principalmente a una defensa parcial para intentar que acusados de asesinatos sean procesados por homicidio involuntario.

A nivel internacional las legislaciones actuales han sido menos benevolentes con esta clase de crímenes, reduciendo los casos en los cuales se puede invocar una "grave alteración de la conciencia", pero aún se reconocen situaciones especiales donde la responsabilidad penal se reduce cuando el crimen es cometido bajo el impulso de comprobadas emociones violentas repentinas.

Defensores de los Derechos Humanos y de la Mujer[editar]

Desde las agencias de derechos humanos y en particular desde organizaciones feministas se ha planteado la necesidad de re conceptualizar crímenes que tradicionalmente se han considerados como crímenes pasionales.

En esta línea, se encuentra el planteo del director de promoción de causas de Human Rights Watch, Widney Brown, que en 2002 argumento que los crímenes pasionales (que son usualmente impulsivos) y los "asesinatos por honor" (que usualmente son planificados e involucran a varios miembros de la familia) tienen una "lógica similar en el sentido que las mujeres son asesinados por miembros masculinos de la familia y ambos crímenes son percibidos como justificables o entendibles". Algunos defensores de los derechos humanos consideran que debido a esta concepción en América Latina se trata de forma indulgente a los hombres que cometen estos crimenes.[2]

Entonces en décadas recientes, organizaciones feministas y de los derechos de la mujer han trabajado para cambiar leyes y normas sociales que toleran crímenes pasionales contra la mujer. La ONU Mujeres ha insistido que los países revisen las defensas legales y leyes basadas en la provocación o el crimen pasional para asegurarse que estas defensas no lleven a la impunidad de crímenes contra la mujer, argumentando que las "leyes deben explicitar claramente que esta defensa no incluye o aplica a crímenes de "honor", adulterio, agresión doméstica o asesinato".[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]