Crimen de honor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


La expresión crimen de honor designa el asesinato de una persona por parte de miembros de su familia o miembros de la comunidad que consideran haber sido previamente deshonrados por la víctima. Entre los principales móviles se encuentran el rechazo de un matrimonio concertado, el haber sido víctima de una agresión sexual, buscar el divorcio, cometer adulterio o ser homosexual. A finales del siglo XX inició la era de los derechos de las mujeres, los actos de violencia en contra del género femenino fueron reconceptualizados y puesta en la agenda de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Definiciones[editar]

El Suplemento del Manual de la Legislación sobre la violencia contra la mujer “Prácticas perjudiciales contra la mujer” explica que:

Los denominados crímenes de honor tienen su origen en la creencia social de que los miembros de la familia, y en particular sus miembros varones, tienen que controlar la sexualidad y/o velar por la reputación de las mujeres de la familia a fin de proteger el honor de ésta. De acuerdo con esa creencia, si una mujer transgrede, o se considera que transgrede, las normas sociales, mancillando el “honor” de la familia, es preciso disciplinarlas, controlar sus movimientos, incluso infligirle un castigo físico o matarla.

Los crímenes de honor se distinguen de los crímenes pasionales en que estos últimos suelen ser cometidos por un miembro de la pareja contra el otro, mientras que los primeros pueden ser cometidos por cualquier otro miembro de la familia con la intención de lavar su “honor”.[1]

Por su parte Human Rights Watch define a los crímenes de honor como:

Actos de violencia, usualmente asesinatos, cometidos por parte de los varones en contra de las mujeres de su propia familia cuando se considera que han traído deshonor a ésta.[2]

Los crímenes de honor pueden comprender un gran número de ofensas, desde infidelidad marital y sexo pre-marital hasta no servir la comida a tiempo.

Características del Crimen de honor[editar]

  • El crimen se planifica. Su planificación y ejecución implica a varios miembros de la familia.
  • Se usa como amenaza para controlar a las mujeres.
  • El motivo es que la mujer ha deshonrado a la familia.
  • Más de la mitad de los crímenes registrados implican actos extremadamente violentos.
  • Las personas que cometen el crimen sienten que han cumplido un deber para restaurar el honor a la familia.[3]

Origen[editar]

Según la Fundación Surgir: los crímenes de honor se remontan a la época babilónica, ya que en el 1750 a.c. el Código de Hammurabi hizo de la virginidad de la mujer una propiedad de toda la familia. En las sociedades preestatales, el crímen de honor era una medida preventiva y punitiva.[4]

Muchos de estos crímenes se relacionan con la religión islámica, cabe señalar que en el Corán no hay nada que permita o sancione los crímenes de honor. Sin embargo, Tahira Shahid Khan, en su libro Chained a Custom, explica que ver a la mujer como propiedad y sin derechos está profundamente arraigado en la cultura islámica.[cita requerida]

No obstante, los crímenes de honor también son cometidos por sikhs, hindúes y cristianos, aunque ningún texto religioso avala su práctica.

Alcance[editar]

Es muy difícil dar una cifra específica de los crímenes de honor, ya que los asesinatos no se reportan debido a que el concepto de honor de la familia justifica el acto a los ojos de algunas sociedades. Los crímenes de honor no pertenecen a ninguna religión en específico ni están limitados a una región del mundo, más bien cruzan las fronteras de la cultura y las religiones.

Sin embargo, en el 2000 el Fondo de Población de la ONU publicó un informe en el que alertaba de que 5.000 mujeres son víctimas de los crímenes de honor cada año. No obstante, organizaciones que analizan la situación señalan que la cifra real puede ser tres o cuatro veces más.[5]

Reportes de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas muestran que crímenes de honor han ocurrido en Bangladesh, Gran Bretaña, Brasil, Ecuador, Egipto, India, Israel, Italia, Jordania, Pakistán, Marruecos, Suecia, Turquía y Uganda.[6] En los últimos diez años, el tema de la violencia relacionada con el honor ha llegado a los debates en los medios de comunicación y los círculos políticos de los países que reciben a inmigrantes, como los Países Bajos, Alemania, Gran Bretaña y Canadá. Por ejemplo, en Alemania, el asesinato de Hatun Aynur Sürücü Honor Killing of Hatun Sürücü en 2005 a manos de su hermano desató un debate político sobre la violencia intrafamiliar en las comunidades de inmigrantes musulmanes, abordando no sólo los asesinatos por honor sino también los matrimonios forzados.[7]

Por su parte, en los Países Bajos y la Gran Bretaña, los numerosos casos de violencia relacionados con el honor llevaron a distintas Organizaciones No Gubernamentales (ONG)a emprender campañas de defensa de la causa a favor de la prevención, la protección e incluso el enjuiciamiento de estas acciones.[8]

Unión Europea[editar]

Pese a la falta de cifras oficiales, se cree que en la Unión Europea, los crímenes de honor pueden ser alrededor de 100. En Reino Unido, se cometen unos 12 asesinatos "so pretexto" del honor por año y en los Países Bajos durante los últimos años ha habido alrededor de 40.[9]

En España, los delitos cometidos en nombre del honor se han englobado dentro de los de violencia de género dificultando su erradicación. Sin embargo, en los Países Bajos se ha desarrollado un protocolo de detección y castigo de los crímenes de honor. Además, en este país ha aumentado la colaboración con las organizaciones de minorías étnicas desde 2004 y han modificado su legislación para abarcar en su totalidad los delitos relacionados con el honor, incluso han tomado en cuenta aspectos psicológicos y sociológicos.[10]

En el 2011 el Parlamento Europeo instó a sus Estados miembro a reconocer actos violentos contra las mujeres cuando son cometidos por parientes hombres y a rechazar toda referencia a prácticas culturales, tradicionales o religiosas, incluidos los llamados crímenes de honor y la mutilación genital femenina.

Además, la Resolución 1327 de la Asamblea Parlamentario sobre los llamados crímenes de honor insta a:

  • Enmendar las legislaciones nacionales de los Estados miembro sobre inmigración para que una mujer expuesta al riesgo de sufrir un crimen de honor pueda obtener un permiso de residencia en el país.
  • Penalizar todos los crímenes cometidos "so pretexto" del honor.
  • Asegurar que estos crímenes se investiguen eficazmente.
  • Prohibir la evocación del honor como factor que mitigue o justifique el asesinato.

Pakistán[editar]

La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán registró en 604 casos de mujeres que fueron víctimas de crímenes de honor en 2009. Por su parte, la Federación Internacional de Derechos Humanos indicó que estos crímenes habían afectado alrededor de 1200 y 1800 mujeres en el país durante 2008. En este país, el honor es una práctica generalizada ya que el derecho a vengarse hace del delito una cuestión privada que legitima estos crímenes.

No obstante, desde el 2004 el artículo 302 del Código Penal estipula que aquellos que hayan cometido un asesinato en nombre del honor serán sentenciados a muerte o a cadena perpetua.[11]

Siria[editar]

Las organizaciones que tratan asuntos relacionados con las mujeres reconocieron que en este país, 300 mujeres son víctimas de estos crímenes cada año. Además, un funcionario del Ministerio de Interior señaló en 2008 que los crímenes "so pretexto" del honor representaban el 7% del total de asesinatos en el país. Por su parte, este país en al artículo 548 del Código Penal instituyó una condena de un mínimo de dos años a los delitos de honor.

Jordania[editar]

En Jordania se han registrado alrededor de veinte casos de crímenes de honor en los últimos años. Asimismo, en el Código Penal el artículo 340 II estipula que aquella persona que sorprenda a su mujer o a alguna de sus familiares manteniendo relaciones sexuales ilegítimas y mate o injurie a uno o a ambos participantes tendrá una condena reducida.

Turquía[editar]

En Turquía, la Asamblea Nacional creó en 2006 una comisión para investigar los crímenes de honor. Entre 2006 y 2010 se registraron 332 casos, pero las cifras aumentan drásticamente, pues pasaron de 66 casos en 2002 a 953 en 2009. Además, en el artículo 82.1 de su Código Penal indica que si un crimen se debe a la tradición de una tradición consuetudinaria, el agresor tiene que ser condenado a cadena perpetua con agravantes.

Estigmatización[editar]

Lila Abu-Lughod, en su libro Do Muslim Women Need Saving?, explica que existe una empresa global por salvar a las mujeres musulmanas dado que una de las categorías culturales-legales más icónicas creadas para describir el estado de los derechos de las mujeres en el mundo musulmán es el crimen de honor. Abu-Lughod señala que los crímenes de honor se han relacionado directamente con las comunidades musulmanas bajo el discurso occidental de que las comunidades pertenecientes a esta religión son atrasadas y propensas a la violencia. Sin embargo, no se han tomado en cuenta que las intervenciones occidentales han causado miles de muertes justificadas por la pretensión de llevar libertad y derechos a las mujeres a cualquier rincón del mundo.[12]


Del mismo modo, Abu-Lughod argumenta que la estigmatización de los crimenes de honor es provocada por la tendencia de que Occidente tiene el monopolio de los valores liberales y humanos, además de la creencia de que en sí mismo no hay ningún valor anti-liberal; no obstante, ella considera que debería analizarse esta compulsión de la fantasía liberal pues para muchas comunidades el honor ayuda a definir el estatus social y es una forma de respeto.

En un análisis realizado por Anna Korteweg y Gökçel Yurdakul para el Instituto de Investigación de las Naciones Unidas para el Desarrollo Social reveló que: los debates que vinculan las muertes por honor al Islam y al retraso de las comunidades de inmigrantes conducen a la estigmatización de comunidades enteras de inmigrantes y que debe tenerse en cuenta que los debates, al enmarcar la violencia relacionada con el honor como una forma de violencia contra la mujer producida al interior de determinadas comunidades de inmigrantes, no representa la esencia de la cultura y las prácticas de dichas comunidades en general.[13]

Las conceptualizaciones discursivas alimentan diferentes enfoques de política sobre este tema, pero cabe señalar que la estigmatización de las comunidades musulmanas está presente en los debates políticos y de los medios de cada país en grados distintos de intensidad. Por ejemplo, en los Países Bajos, las políticas contra la violencia de género son, en gran parte, específicas y se integran diferentes actores en pro de la prevención y la protección así como el enjuiciamiento. En contraste, en Alemania los debates en los medios de comunicación y los círculos políticos son sumamente estigmatizantes, además de que no informan ni ofrecen soluciones alternativas; al contrario, se han adoptado políticas que restringen la inmigración en lugar de políticas dirigidas a la violencia de género, porque se relaciona los crímenes de honor con las comunidades inmigrantes.

Referencias[editar]

  1. [http://www.un.org/womenwatch/daw/vaw/handbook/Supplement-to-Handbook-Spanish.pdf.
  2. [http://www.hrw.org/news/2001/04/05/item-12-integration-human-rights-women-and-gender-perspective-violence-against-women.
  3. http://www.mundocooperante.org/documentos/informesurgir.pdf
  4. http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/07/solidaridad/1331124387.html
  5. http://www.mundocooperante.org/documentos/informesurgir.pdf
  6. [http://www.unl.edu/rhames/courses/212/readings/honor-kil-ng.pdf.
  7. «Religion, Culture and the Politicization of Honour-Related Violence». United Nations Research Institute for Social Development (12). Octubre 2010. 
  8. «Religion, Culture and the Politicization of Honour-Related Violence». United Nations Research Institute for Social Development (12). Octubre 2010. 
  9. http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/07/solidaridad/1331124387.html
  10. http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/07/solidaridad/1331124387.html
  11. http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/07/solidaridad/1331124387.html
  12. «Do Muslim Women Need Saving?». Harvard University Press. 2013. 
  13. «Religion, Culture and the Politicization of Honour-Related Violence». United Nations Research Institute for Social Development (12). Octubre 2010. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]