Determinismo genético

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El determinismo genético, en sociología, filosofía de la ciencia y biología, consiste en la idea de que los genes determinan el fenotipo físico o conductual de cada individuo. El término se aplica a la relación de un gen aislado con un fenotipo, o bien a la idea de que todos los fenotipos están determinados por los genes. Mientras lo primero ha sido establecido, lo segundo es generalmente rechazado por los biólogos y carece de una definición rigurosa.

La evidencia de la influencia genética en los fenotipos se encuentra en las enfermedades hereditarias, causadas por mutaciones en genes aislados o por la duplicación de un cromosoma (ejemplos de lo último son el síndrome de Down y el síndrome de Klinefelter). Aunque la “diferencia” entre los fenotipos normales y enfermos es causada por mutaciones en genes aislados, el desarrollo de ambos involucra la interacción de numerosos factores genéticos y ambientales.

La definición del determinismo genético varía. Normalmente se la considera como la hipótesis según la cual todos los fenotipos físicos y conductuales están determinados únicamente por los genes. En ocasiones, estas ideas son atribuidas por los medios o por ciertas ciencias sociales a los biólogos, o atribuidas asimismo a los defensores de la psicología evolutiva. Aunque así planteado, la mayoría de los biólogos lo considerarían una interpretación parcial y malintencionada de sus investigaciones.

Definiciones menos radicales del determinismo genético incluyen la teoría de que los rasgos conductuales en animales y humanos son influidos sólo en parte por la genética.

Una de las principales dificultades del determinismo genético es que elimina la idea de culpabilidad. En el caso del Síndrome de Down, por ejemplo, el diagnóstico es sencillo, y las causas pueden ser rastreadas con facilidad en los genes. Pero los rasgos de comportamiento de las personas no son algo tan simple, lo cual da lugar a que cada vez más gente culpe a sus genes para justificar sus conductas violentas o antisociales (ver: Libre albedrío).


Véase también[editar]