Descarga de música

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La descarga de música es la transferencia de archivos musicales desde un servicio de Internet a una computadora u otro dispositivo local. El término comprende tanto las descargas legales como las descargas sin permiso de los titulares de los derechos de autor.

Entre las tiendas de música online que venden sencillos y álbumes se encuentran iTunes de Apple, Google Play Music, Amazon MP3 y Napster. Las descargas digitales a menudo están codificadas con DRM, que dificulta crear copias adicionales de la música, o escucharlas en algún dispositivo fabricado por la competencia.

Otra vía de descarga de archivos musicales es el uso de programas peer-to-peer, como BitTorrent, eMule y, entre 1999 y 2001, Napster, antes de su cierre y reconversión en el actual servicio de pago. Ares Galaxy es el programa P2P más usado en el mundo para la descarga de música.[cita requerida]

Tiendas de música en línea[editar]

Descargas de música ofrecidas por los artistas[editar]

Algunos artistas permiten la descarga de sus canciones desde sus sitios web o desde una tienda de música en línea, a menudo como una pequeña vista previa o una muestra de baja calidad. Por ejemplo, iTunes permite escuchar un breve avance de cualquier canción antes de comprarla.

RIAA en contra la descarga ilegal[editar]

De acuerdo con la Asociación Estadounidense de la Industria de Grabación (Recording Industry Association of America, RIAA), entre 2004 y 2009 se descargaron ilegalmente 30 mil millones de canciones. Incluso con sitios como iTunes y Rhapsody que ofrecen descargas legales, el intercambio de archivos de persona a persona sigue existiendo. Descargar música ilegalmente ha tenido un impacto significativo en la industria musical que ha tenido como resultado una pérdida de ganancias y empleos y ha cambiado cómo la música se hace llegar a las masas.[1] [2] [3] [4]

Pérdidas financieras[editar]

La RIAA reporta que las ventas de música en los Estados unidos han caído 47 por ciento desde que Napster apareció por primera vez en 1999. La disponibilidad de música gratuita le ha costado a la industria musical US$12.5 mil millones en pérdidas económicas. Para recuperar algunas de estas pérdidas, la industria musical ha establecido demandas en contra de individuos que han sido demostrados culpables de descargar música ilegalmente. En algunos casos, los individuos han sido demandados por miles, si no es que cientos de miles de dólares.

Despidos[editar]

Los cantantes y las bandas son el rostro público de la industria musical, pero crear, grabar y promocionar una canción requiere de un gran equipo de personas. A medida que las compañías han visto sus ganancias reducirse, han eliminado puestos que no pueden costear más. Esto incluye a artistas como ingenieros, compositores, productores, técnicos y personal de apoyo para comercialización. La RIAA revela que se han perdido más de 71.000 empleos como resultado de las descargas ilegales de música.

Inversión en música nueva[editar]

La disminución de las ganancias y un personal menor dejan a la industria musical con menos fondos y oportunidades para reclutar y desarrollar al talento nuevo. Los sellos discográficos están más inclinados a enfocar su dinero y tiempo en artistas establecidos y solo en algunos cuantos artistas nuevos prometedores. Como resultado de esto, más artistas nuevos deben buscar lugares para crear y promocionar su música por sí mismos, como venderla directamente en línea.

Nuevas estrategias de mercadotécnia[editar]

El compartir música ilegalmente ha impactado la manera en que la industria musical comercializa y promociona a sus artistas. La introducción de Napster y las descargas ilegales ayudaron a entrar en una nueva era de música accesible de manera digital donde los sencillos se prefieren a un álbum completo. Para exponer a los artistas a un público mayor, la industria musical ha tenido que desarrollar e implementar nuevas tácticas como tonos de llamada y otorgar licencias digitales de música a sitios de YouTube o Pandora. Los contratos para tours y promocionales son más lucrativos para la industria musical que vender canciones.

Referencias[editar]

  1. Amy Adkins. «¿Cómo impacta a la industria musical la descarga ilegal de música?» (en epañol). Demand Media.
  2. RIAA. «For Students Doing Reports» (en inglés). RIAA.
  3. Jason St. Amand (2010). «Money College: Downloads, piracy still a thorn for music industry» (en inglés). Money College. Consultado el 6 de Marzo de 2010.
  4. David Goldman (2010). «Music's lost decade: Sales cut in half» (en inglés). CNN Money. Consultado el 3 de febrero de 2010.