Dave Sanders

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


William "Dave" Sanders (22 de octubre de 1951 - 20 de abril de 1999) fue un profesor de computación y negocios que murió asesinado durante la Masacre del Instituto Columbine acontecida el 20 de abril de 1999, cerca de Littleton, Colorado, siendo el único maestro y el único adulto en ser asesinado ese dia. Sanders era además entrenador del equipo femenino de baloncesto y fútbol; era conocido como "Coach". Dejó una esposa, Lisa, cuatro hijos y cinco nietos.

El día de los hechos, cuando Eric Harris y Dylan Klebold comenzaron a disparar a las afueras de la cafetería, él al notar que varios estudiantes se precipitaban por la ventana al oír disparos, se asomó también y vio a los dos chicos armados, por lo que dio la alarma a los demás estudiantes. En ese momento, la cafetería se encontraba llena (al menos unos 480 estudiantes), por lo que inmediatamente les indicó a los chicos varias salidas por donde podrían ir a ponerse a salvo, ayudado por dos intendentes del instituto. Básicamente la cafetería ya estaba casi vacía cuando los asesinos entraron en ella, por lo que gracias a Sanders se salvaron muchas vidas, las famosas grabaciones del asalto a la cafetería muestran a Sanders corriendo escaleras arriba en lo que serían sus últimos instantes con vida. Sanders se encontraba en uno de los pasillos del colegio ayudando a otros alumnos a esconderse en los salones cuando fue alcanzado por al menos dos disparos, hechos por Dylan Klebold según algunas versiones, fue herido en el torso, cabeza y cuello, por lo que sus heridas sangraban abundantemente. Fue auxiliado por un alumno y un profesor que lo llevaron a un aula de ciencias cercano, según los testimonios, Sanders logró entrar por su propio pie pero se desvaneció al instante. Una alumna, Deidra Kucera, pegó en una ventana el ya famoso anuncio "I BLEEDING TO DEATH" ("ME ESTOY DESANGRANDO") sin embargo el mensaje no era muy claro y estaba posicionado donde nadie alcanzaba a verlo, los jóvenes llamaban una y otra vez a emergencias pero les contestaban que ya estaban allí, algo que era cierto, pero los equipos de rescate no podían entrar aún debido a lo complicado de la situación, pues no sabían quienes eran los asesinos ni en donde estaban. Una vez que los equipos SWAT entraron en el instituto no lograron dar con la ubicación de Sanders a tiempo, debido a que desconocían el lugar. Cuando por fin llegaron al aula, Sanders ya había muerto por pérdida de sangre.

Tras los sucesos de Columbine, Sanders fue reconocido como un héroe por todos sus estudiantes, familiares y amigos, ya que gracias a él varios jóvenes lograron salvarse y ocultarse de los asesinos, recibió varios reconocimientos póstumos, además, el campo de softball del instituto fue bautizado con su nombre.

En su funeral, su hija Ángela dijo: "lo que hiciste el martes fue un enorme acto de heroísmo, a pesar de que fuiste herido te mantuviste fuerte, tal como todos te conocíamos"

Fuente

[acolumbinesite.com]