Christa McAuliffe

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sharon Christa Corrigan McAuliffe
ChristaMcAuliffe.jpg
Nacimiento 2 de septiembre de 1948, Boston, Massachusetts
Fallecimiento 28 de enero de 1986 (37 años), Cabo Cañaveral, Florida
Estudios Maestra
Agencia espacial NASA
Misiones STS-51-L
Insignias STS-51-L.svg

Sharon Christa Corrigan McAuliffe (n. Boston, Massachusetts, 2 de septiembre de 1948 - †28 de enero de 1986 en el accidente del Transbordador espacial Challenger) fue profesora de escuela secundaria y astronauta de la NASA.

En 1966 se graduó de la Preparatoria Marian, en Framingham, Massachusetts y obtuvo la licenciatura en Artes en Framingham State College; en 1978 recibió un máster en educación de Bowie State College, en Bowie, Maryland.

Desde 1970 hasta 1971 trabajó como profesora de Historia de los Estados Unidos para alumnos de octavo grado en la Benjamine Foulois Junior High School, en la ciudad de Morningside, Maryland. Desde 1971 hasta 1978 fue profesora de inglés e historia de los Estados Unidos para octavo grado y profesora de educación cívica para noveno grado en Thomas Johnson Junior High School, en la ciudad de Lanham, Maryland. En el período 1978-1979 fue profesora de historia de los Estados Unidos de séptimo y octavo grados en Bundlett Junior High School, en Concord, Nuevo Hampshire. Desde 1980 hasta 1982 enseñó como profesora de inglés de noveno grado en Bow Memorial High School, Concord, Nuevo Hampshire. Desde 1982 hasta 1985 dio cursos de economía, leyes, historia de los Estados Unidos y un curso desarrollado por ella misma titulado “The American Woman” (“La Mujer Estadounidense”) para 10°, 11° y 12° grados en Concord High School, Concord, Nuevo Hampshire.

Organizaciones[editar]

Christa McAuliffe fue miembro de las siguientes organizaciones: miembro de junta del Consejo de Estudios Sociales de Nuevo Hampshire; Asociación de Profesores de Concord y la Asociación Nacional de Educación.

También fue miembro de otras organizaciones que no estaban relacionadas a la educación: miembro de la Liga de Servicio Juvenil; profesora de Clases Doctrinales en la Iglesia St. Peters; su familia fue anfitriona del A Better Chance Program (ABC), para estudiantes del interior; y también fue recaudadora del Hospital de Concord y la Asociación de Jóvenes Cristianos (YMCA) de Concord.

Experiencia en la NASA[editar]

El Challenger iniciando su último vuelo.

El 19 de julio de 1985 Christa McAuliffe fue seleccionada como candidata principal para el Proyecto Profesor en el Espacio de la NASA. Fue así como fue seleccionada como especialista de carga para la misión STS 51-L del transbordador espacial Challenger. Su entrenamiento de un año incluyó vuelos en aviones de combate y aviones de entrenamiento de gravedad cero, así como técnicas para el manejo de carga útil de la misión. Básicamente se la entrenó como a cualquier astronauta. Finalmente, en enero de 1986, llegó el momento del lanzamiento, sufriéndose varios retrasos por problemas técnicos. Finalmente, despegó del Centro Espacial Kennedy, Florida a las 11:38:00 EST (16:38:00 UTC) el 28 de enero de 1986, a pesar de las advertencias de algunos ingenieros a la administración acerca del posible efecto adverso que podrían tener en algunas partes vitales de la nave las temperaturas extremadamente bajas que se habían registrado la noche anterior. La tripulación del Challenger estaba integrada por: Comandante Francis Scobee, el Piloto el Comandante Michael Smith y los especialistas de misión: el Dr. Ronald McNair, el Teniente Coronel Ellison Onizuka, la Dra. Judith Resnik y el compañero especialista de carga Gregory Jarvis. El Challenger logró despegar de la plataforma de lanzamiento y ejecutar su maniobra de virado, hasta ese punto, para los observadores en tierra, todo parecía normal.

La catástrofe del Challenger[editar]

La Challenger explota por los aires.

El accidente del Transbordador Espacial Challenger [1], sobrevino cuando, 72,5 segundos(segun los calculos hallados) después del lanzamiento, del tanque propulsor de combustible sólido derecho, salió un chorro de fuego y gases incandescentes que incidió directamente sobre las paredes del tanque principal de combustible, provocando el colapso y la conflagración del mismo. El transbordador entonces se vio envuelto en una gigantesca bola de fuego, y expuesto a fuerzas aerodinámicas incontroladas, se desintegró casi en su totalidad, emergiendo la cabina intacta de la conflagración. Los 7 tripulantes fallecieron al impactar la cabina de la nave contra el océano, tras una larga caída de casi tres minutos. Las circunstancias finales de su muerte se desconocen, la comisión investigadora del accidente del Transbordador espacial Challenger (La Comisi.C3.B3n Rogers)determinó como "poco probable", el hecho de que alguno de ellos estuviese consciente en el momento del impacto, aunque posteriormente salieron a la luz pública evidencias de que al menos cuatro de los miembros de la tripulación pudieron activar sus sistemas auxiliares de suministro de oxigeno, y que intentaron socorrerse mutuamente.

La cabina fue la única sección de la nave que logro sobrevivir a la terrible destrucción de la explosión, pero no pudo soportar el impacto final contra el océano, desintegrándose junto con sus ocupantes. Se determinó que la tragedia sobrevino debido a una filtración de gases provenientes de un anillo defectuoso del cohete de propulsión sólida derecho. El módulo de la cabina cayó desde una altura de 15.240 metros, produciéndose así el fatal desenlace.

Los astronautas no disponían de paracaídas o equipo de eyección, tampoco tenían un entrenamiento específico para un caso como ese, circunstancias que originaron fuertes críticas a la NASA.

La NASA había estimado las probabilidades de un accidente catastrófico durante el lanzamiento (el momento más peligroso del vuelo espacial) en una proporción de 1 a 438.

Este accidente, el más impactante del Programa del Transbordador Espacial, perjudicó seriamente la reputación de la NASA como agencia espacial y la propuesta de la participación de civiles, promulgada por Ronald Reagan y concretada en la maestra de primaria Christa McAuliffe echó por tierra todas las estructuras administrativas y de seguridad. La NASA suspendió temporalmente sus vuelos espaciales hasta 1988.

Christa McAuliffe estaba casada y tenía dos hijos y en su honor se nombró al Asteroide 3352 McAuliffe.

Christa McAuliffe en la posteridad[editar]

Al menos 35 escuelas de Estados Unidos, tres en Perú , una en México, una en Bolivia y un liceo en Chile llevan su nombre, así como diversas instituciones y programas estudiantiles. Varios documentales y series de televisión referentes a la tragedia la han honrado de manera especial, así como diversos reconocimientos estatales a su valor y sacrificio por la causa que perseguía.

Numerosos libros y artículos de revistas famosas, entre ellas las revistas Time, y Selecciones del Reader's Digest, le han rendido tributo en artículos dedicados a su memoria.

Probablemente la mayor honra que pueda recibir Christa McAuliffe en su calidad de profesora, es sin duda alguna el reconocimiento que anualmente le rinden cientos de estudiantes tanto de Estados Unidos como de México en la fecha de la conmemoración del accidente del Challenger, cada 28 de enero.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]