Canariomys bravoi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Rata gigante de Tenerife
Canariomys bravoi.jpg
Reconstrucción de la Canariomys bravoi en el Museo de la Naturaleza y el Hombre, Santa Cruz de Tenerife.
Estado de conservación
Status iucn3.1 EX es.svg
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Rodentia
Familia: Muridae
Subfamilia: Murinae
Género: Canariomys
Especie: C. bravoi
Crusafont-Pairó & Petter, 1964

La rata gigante de Tenerife (Canariomys bravoi) es una especie extinta de roedor miomorfo de la familia Muridae. Era endémica de la isla de Tenerife (Canarias, España).

Hábitat[editar]

Se han encontrado restos fósiles de este animal prácticamente por toda la isla, desde el Macizo de Anaga hasta el Macizo de Teno, y desde el nivel del mar hasta Las Cañadas del Teide. Pero su presencia es más notable en yacimientos en cuevas o tubos volcánicos, como en el yacimiento de Las Arenas en el municipio de Buenavista del Norte (en el noroeste de Tenerife), donde a menudo suele aparecer junto con restos de otras especies, como por ejemplo, los lagartos gigantes (Lacerta maxima y Lacerta goliath).

Descubrimiento[editar]

Sus fósiles datan del Plioceno y Pleistoceno, aunque algunos de ellos también pertenecen al Holoceno. Los primeros fósiles fueron encontrados por el naturalista tinerfeño Telesforo Bravo, mientras que la descripción científica fue elaborada en 1964 por el paleontólogo Miquel Crusafont y el biólogo F. Petter, quienes dedicaron la especie al descubridor de los restos.[1]

Características[editar]

Su cráneo alcanzaba hasta 7 centímetros de longitud, por lo que podría haber alcanzado el tamaño de un conejo, lo que la convierte en la mayor de su familia y considerablemente grande comparadas con otras especies de ratas europeas. Su inusual tamaño se debía básicamente a la alimentación basada en una dieta herbívora no herbácea, a la adaptación a los diferentes regímenes alimentarios pero sobre todo al aislamiento de las islas.

Extinción[editar]

La rata gigante, al igual que otras especies nativas del archipiélago, se extinguió por las acciones de los humanos, que pudieron cazarlas, o por la acción de otros animales introducidos por el hombre que pudieron competir con ellas, cazarlas o transmitirles enfermedades.[2] En la actualidad, el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Santa Cruz de Tenerife exhibe diferentes cráneos y huesos fósiles de este animal, así como fieles reconstrucciones escultóricas de los mismos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Crusafont-Pairo, M. y Petter, F. (1964) «Un Muriné géant fossile des iles Canaries Canariomys bravoi gen. nov., sp. nov.»", Mammalia, 28:607–612
  2. Bocherens, Hervé; Michaux, Jacques; García Talavera, Francisco y Plicht, Johannes van der (2006) «Extinction of endemic vertebrates on islands: The case of the giant rat Canariomys bravoi (Mammalia, Rodentia) on Tenerife (Canary Islands, Spain)». C. R. Palevol., 5: 885–891

Enlaces externos[editar]