Cánovas (Episodio nacional)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Cánovas es la sexta y última novela de la quinta serie de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós.

Argumento[editar]

La novela comienza por contar lo que prometía el título de la anterior y no hizo: la aventura de Sagunto, con la proclamación del rey Alfonso XII, y su posterior entrada triunfal en Madrid.

Los protagonistas son los mismos de toda esta quinta serie: Tito Liviano y Mariclío. El primero, curioso testigo de la Historia de España, y la segunda, diosa o musa de la Historia. Tito observa, comenta y escribe los acontecimientos históricos, siempre al servicio de su musa, que, en recompensa, le proporciona el sustento material y los contactos precisos para que lleve a cabo su tarea. El problema para Tito es que su exaltada imaginación le juega malas pasadas, y nunca sabe si los sucesos que vive son reales o imaginarios. A diferencia de episodios anteriores, Mariclío no aparece directamente, sino que se comunica a través de unas ninfas mensajeras alegres y revoltosas, llamadas Efémeras.

En el terreno político, mientras la Tercera Guerra Carlista toca a su fin, el gobierno conservador de Cánovas persigue a políticos y militares republicanos, que tienen que exiliarse a Francia, desde donde conspiran inútilmente, mientras que Sagasta funda el partido liberal-monárquico, luego llamado Partido Constitucional, y más tarde, Partido Fusionista, convirtiéndose en alternativa de poder.

A nivel personal, Tito abandona sus continuos devaneos amorosos y sienta la cabeza con Casiana Conejo, una joven de modestísimo origen, analfabeta, pero con excelentes dotes para aprender, cuyo carácter dulce y sencillo cautiva al antiguo donjuán. La relación se refuerza aún más, cuando Tito sufre una semiceguera, como Galdós, que le vuelve más dependiente.

Estilo[editar]

En el adiós de la serie, el episodio es el más triste, negro y desesperado de todos. Con los republicanos en el exilio, Galdós, por medio de su álter ego Tito, ve el ascenso de la influencia de los llamados «moderados», en realidad ultraconservadores, y de la Iglesia católica en la política española, y comenta con amargura que la derrota de los carlistas no ha servido de nada, pues han impuesto sus ideales por la puerta de atrás.

Significativo es el último capítulo, en el que Mariclío justifica su ausencia por la parálisis de la vida pública española, que la ha relegado a la sombra. Pronostica además un futuro nefasto, por la esterilidad de los partidos políticos, incapaces de solucionar los problemas de la sociedad. Advierte de la amenaza de la Iglesia sobre la soberanía nacional y señala apocalípticamente la Revolución como único remedio.

Trasfondo histórico[editar]

El horizonte temporal de la novela transcurre en el período 1874-1880, desde el pronunciamiento del general Martínez Campos hasta el acuerdo de alternancia en el poder de los partidos conservador de Cánovas y fusionista de Sagasta.

Los principales sucesos de estos años mencionados en la novela son:

  • 1874 Proclamación de Alfonso XII aceptada por todos los partidos, excepto por carlistas y republicanos radicales.
  • 1875 Fin de la Guerra Carlista.
  • 1876 Sexta Constitución . El papa Pío IX condena el artículo 11 sobre libertad religiosa de cultos.
  • 1878 Atentado contra el rey en la calle Mayor de Madrid. Matrimonio de Alfonso XII con su prima María de las Mercedes de Orleans.
  • 1879 Muerte de Espartero. Segundas nupcias Alfonso XII, con María Cristina de Habsburgo-Lorena. Segundo atentado real en la Puerta del Príncipe del Palacio Real de Madrid. Paz de Zanjón firmada por Martínez Campos y la insurgencia cubana, no ratificada por Cánovas.
  • 1880 Nacimiento de la infanta María de las Mercedes.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]