Bramantino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vir dolorum (Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza).
Crucifixión de Brera (Pinacoteca de Brera).

Bartolomeo Suardi, mejor conocido como Bramantino (c. 1455 – c. 1535) fue un pintor y arquitecto italiano.

Biografía[editar]

Nació en Milán, hijo de Alberto Suardi, aunque registros de su vida permanecen aún poco claros. Hay una mención de Bramantino da Milano en las biografías de Piero della Francesca, Benvenuto Tisi (Garofalo), Girolamo da Carpi, y Jacopo Sansovino escritas por Giorgio Vasari. Fredberg cita a pseudo-Bramantino activo en Nápoles a principios del s. XVI siendo probablemente Pietro Sardi.[1] El Bramantino de Vasari, si es que existió, trabajó para el papa Nicolás V entre 1450 y 1455. Si esto es verdad, trabajó entonces antes de la aparición de las obras citadas por Bartolomeo Suardi. Por otro lado, está documentado que Suardi participó a finales de 1508 en la decoración de la Estancia del Vaticano (aunque para 1509 ya estaba de vuelta en Milán). Además, este Bramantino tiene la serena y en ocasiones artificial quietud del clasicismo de Piero della Francesca, Leonardo, y de Ercole de' Roberti (Ercole Ferrarese). Freedberg sostiene que Bartolomeo Suardi, nació alrededor de 1465, fue educado por Donato Bramante, quien fue influenciado por la tradición propia del quattrocento, de Urbino, conocida como realismo inmóvil.

Obras de madurez[editar]

En 1508 se comprometió en Roma. Donato Bramante pensó en la arquitectura de Bramantino, y el pupilo asistió al maestro en la realización del interior de la iglesia de Santa Maria presso San Satiro en Milán.

En pintura, realizó retratos de personajes célebres del Vaticano. Sus obras más tempranas que se conocen son Natividad (década de 1490, Brera) y Ecce Homo (hacia 1495, Museo Thyssen-Bornemisza).[2] Una de sus obras más conocidas es la lúgubre Adoración de los magos (1495-98),[3] en la National Gallery de Londres. En añadidura al clasicismo impasible y sin emoción, y al simétrico purismo lógico geométrico,[4] esta figura es significativa por el corte imaginativo del edificio que revela una montaña extravagante en el último plano.

Un Fresco de la Pietá (c. 1505, ahora en Ambrosiana) se encuentra en fragmentos.[5] Antes de 1508, diseñó tapices de los meses para Gian Giacomo Trivulzio (en el Castello Sforzesco). El Altar de San Miguel (o la Madonna col Bambino fra san Giacomo e san Luigi) en el Ambrosiana,[6] obra significativa por el asesinado escorzado ("Ario hereje") frente a San Ambrosio y a la gigante rana muerta (que simboliza al demonio) delante de San Miguel y en el fondo dos santos impasibles, que data de 1510. Freedberg ve en esta pintura un impulso influenciado por Leonardo de circunscribir la imagen a un mundo donde la cuasi-abstracta geometría rigurosa, caracterizada por "amenazantes siluetas de arquitectura imaginaria e inhumana, construida por una regla y un cuadrado, que toman mayor importancia." Las figuras, incluso cuando intentan revelar emociones, aparecen vacíos, distantes, "autómatas" confinados a ser peones del ejercicio geométrico, algo común en las primeras obras de Piero della Francesca. Otra obra maestra es la Crucifixión de Brera(c. 1510-1520).[7]

Bramantino fue contratado como arquitecto por la corte del Duque Francesco Sforza, y su ayuda como ingeniero para la defensa de Milán le trajo gran cantidad de premios.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]


Enlaces externos[editar]