Bioplastia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Bioplastia es el nombre de un procedimiento infiltrativo o relleno, en el que se utilizan sustancias como polimetacrilato (Metacril®). Ácido hialuronico (para rellenos temporales) o por medio de siloxanos como biopolimeros de acrilatos en suspension de siloxanos (Metacril®) y compuestos de ácido hialuronico (Juvederm®, Surgederm®),[1] con la finalidad de aumentar el volumen de determinadas áreas del cuerpo y del rostro.[2]

El material es inyectado en los pacientes por medio de una cánula utilizado en medicina o también por microcanulas y con agujas hipodérmicas ultrafinas cuando el método es menos invasivo.[2] Debe ser realizada por profesionales médicos especializados por el riesgo que supone en manos no autorizadas, habiéndose dado casos de lesiones muy severas por ser realizada por médicos sin formación específica, cosmetólogos no médicos, esteticiene, etc. También se utilizaron materiales análogos estructurales en ortopedia, oftalmología, neurocirugía,[cita requerida] sin embargo, pocas se apoyan en sólida evidencia científica.

Historia[editar]

A partir de 1985 comienza a utilizarse el colágeno bovino para las correcciones de arrugas y cicatrices y se abre un amplio campo de estudio sobre las sustancias de relleno. Las sustancias de rellenos son todas aquellas que se utilizan, independientemente de procedencia o composición química, para ocupar o expandir el espacio de la dermis que, por diversos motivos, está disminuido o alterado.

La Bioplastia se inició en los años 1990, en los EE.UU. por el cirujano Ersek Robert.[3]

Indicaciones[editar]

Entre las áreas en que actúa la aplicaciones: corrección de nariz( punta y dorso nasal),realce de pómulos, aumento de mentón, contorno mandibular,corrección de asimetria como síndrome de Parry Romberg,esclerodermia, secundaria a traumas a nivel facial, etc.

Estos productos son considerados seguros en los procedimientos de bioplastia (tal es así que en algunos países se aprueba su aplicación por profesionales esteticistas no médicos, pero solo en el área facial, comprendiendo, frente, entrecejo, líneas y pliegues en rostro e incluso en el cuello), del mismo modo que la dermopigmentacion, el maquillaje definitivo o la colocación de piercing.

Arrugas, surcos, fisuras tienen un tratamiento correctivo eficaz: las sustancias de relleno que van a ocupar el espacio que le falta en los niveles más profundos, por debajo del músculo.[4]

Técnica[editar]

Durante el procedimiento primero el paciente pasa por una evaluación general previa enseguida pasa a la técnica de marcación de los sitios de inyección del implante es definitiva o reabsorbible, con anestesia local. Después de aplicar el bioimplante dan al área un contorno y moldeo, después el propio cuerpo produce tejido de fibra en torno al material aplicado y agrega mejores resultado a la intervención con generación de fibroblastos como reacción normal al microtrauma o por "cuerpo extraño".

La elección del tipo de sustancia depende de la confiabilidad de la misma, de la experiencia del profesional tratante, del grado de envejecimiento del paciente, el estado general del mismo. Un factor a tener en cuenta es el de la regularidad en el peso corporal, ya que los ascensos o descensos bruscos alteran los pliegues faciales.

De todos modos los nuevos siloxanos o siliconas de grado médico nada tienen que ver con la problemática silicona industrial. Ya que a pesar de su parentesco químico el proceso de elaboración y las medidas de bioseguridad difieren en una y otra.

De todos modos está claramente desaconsejada la inyección directa al cuerpo de cualquiera de los dos tipos de silicona, sea industrial o de uso médico (que está reservado principalmente al uso de prótesis) y sus usos cosméticos están prohibidos legalmente en varios países.[5] [6]

El empleo de silicona industrial genero grandes temores y confusiones. Pero la diferencia es clara los biopolimeros permitidos en estética son los siloxanos de grado médico y no los industriales.

Complicaciones[editar]

La bioplastia se debe realizar en el propio ambiente del consultorio médico,[2] bajo total desinfeccion del lugar y de las zonas a tratar y a pesar de la simpleza que parece rodear este tema, han surgido en ocasiones problemas, sobre todo cuando se inyectan en forma inadecuada grandes volúmenes. Los biopolimeros son en realidad derivados de silicona líquida (microesferas de metacrilato en una suspensión de dimetilpolisiloxano). Al infiltrarlos bajo la piel, el organismo los encapsula pudiendo dar lugar al origen a granulomas (siliconomas) que se manifiestan como abultamientos o tumores que solo pueden extraerse mediante el bisturí (muchas veces no del todo).[7] Pueden producir una reacción inflamatoria en el cuerpo capaz de durar días, meses o años, así como infección.[7] Se han observado casos de migración arterial o venosa, a sitios remotos como las vías respiratorias, lo que puede causar edema pulmonar, embolismo y muerte.

Los biopolímeros pueden migrar una vez infiltrados.[8] Muchas veces los problemas con los biopolimeros aparecen años después de su utilización. A veces la silicona líquida provoca úlceras o fístulas. Se han reportado inflamación y hematomas en el sitio de la inyección,[9] que desaparece gradualmente antes de las 2 a 6 semanas, con o sin pigmentacion (se usará de ser necesario una crema despigmentante antiinflamatoria, preparada por su farmacéutico de confianza a base de ácido kojico, polilactico y mandelico).[cita requerida] Después de la aplicación se debe evitar la exposición al sol y usar pantallas de protección. Prácticamente se puede realizar las actividades cotidianas, excepto ejercicio. De existir pequeñas reacciones al material cosmético, una consulta con el dermatologo decidirá si es o no necesaria la infiltración de 5-FU con triamcinolona en infiltración topica, para eliminar una reacción por hiper fibrosis.

Referencias[editar]

  1. Lana P. Sturm (2010). A systematic review of dermal fillers for age-related lines and wrinkles (en inglés). ANZ Journal of Surgery. Consultado 27 de septiembre de 2010; doi: 10.1111/j.1445-2197.2010.05351.x
  2. a b c Sociedad Española de Bioplastia y Rinomdelacion. «¿Qué es la Bioplastía?». Consultado el 27 de septiembre de 2010.
  3. Anderson Castelo Branco de Castro y col. Necrose facial extensa após infiltração com polimetilmetacrilato (en portugués). Rev Bras Otorrinolaringol. 2007;73(6):850. Consultado 27 de septiembre de 2010.
  4. Sociedad Española de Medicina y Cirutía Cosmética. «CLAUSURA DE LAS XVI JORNADAS MEDITÉRRANEAS DE CONFRONTACIONES TERAPÉUTICAS: NUEVOS HORIZONES DE LA MEDICINA ESTÉTICA Y CIRUGÍA COSMÉTICA ACTUALES». Consultado el 27 de septiembre de 2010.
  5. http://www.clinicadempere.com/clinicadempere/index.php/publicaciones/articulos/99-ni-el-silicon-medico-debe-inyectarse-directo-al-cuerpo-especialista-en-cirugia
  6. http://www.eluniversal.com/vida/111223/prohibido-uso-de-biopolimeros-en-estetica-y-cosmetologia
  7. a b Jones, Derek (2010). Injectable Fillers: Principles and Practice. John Wiley and Sons. pp. 87–89. ISBN 1405192895. 
  8. La Revista de Cirugía Estética. «Efectos nocivos de las infiltraciones de polimetilmetacrilato». Consultado el 27 de septiembre de 2010.
  9. WebMD.com: Skin & Beauty. «Wrinkle Fillers» (en inglés). Consultado el 27 de septiembre de 2010.

Enlaces externos[editar]