Betelgeuse

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Betelgeuse
Position Alpha Ori.png
Posición de Betelgeuse en Orión.
Datos de observación
(Época J2000.0)
Constelación Orión
Ascensión recta (α) 05h55m10s307
Declinación (δ) +07º24'25"35
Mag. aparente (V) 0,42 (0,3 a 1,2)
Color M1-M2 Ia-Iab
Características físicas
Clasificación estelar M2Iab
Masa solar ~18–19 M
Radio (880 - 950 R)
Índice de color 1,85 (B-V)
2,06 (U-B)
Magnitud absoluta -6,0 a -5,5
Gravedad superficial -0,5 (log g)
Luminosidad ~140.000 L
Temperatura superficial 3500 K
Metalicidad 0,05
Periodo de rotación 5
Variabilidad SRc (variable semirregular)
Edad ~1,0×107 años
Astrometría
Mov. propio en α +0s00173 mas/año
Mov. propio en δ +0"0087 mas/año
Velocidad radial +21,0 km/s km/s
Distancia 643 ± 146 años luz (197 ± 45 pc)
Paralaje 0"005 mas
Referencias
SIMBAD enlace
Otras designaciones
Betelgeuse, α Ori, 58 Ori, HR 2061, BD +7° 1055, HD 39801, FK5 224,HIP 27989, SAO 113271, GC 7451, CCDM J05552+0724AP, AAVSO 0549+07

Betelgeuse, también llamada α Orionis o HIP 27989, es una brillante supergigante roja en la constelación de Orión. Es la novena estrella más brillante en el cielo, y es un objeto intrínsecamente grande y luminoso, por tratarse de una supergigante roja. El color característico de esta estrella proviene de las bajas temperaturas de su superficie (unos 3000 K). El estado evolutivo de la estrella es avanzado: ha pasado ya la etapa más importante de su vida, la secuencia principal, agotado ya el combustible en su núcleo que le proporcionaba energía (por fusión del hidrógeno), después de lo cual aumentó su tamaño hasta las enormes dimensiones actuales. Sus variaciones de luminosidad son propias de su presente como estrella gigante.

Betelgeuse es una estrella supergigante, razón por la cual su brillo es tan elevado a pesar de tener una temperatura superficial relativamente baja. A pesar de ser la estrella α de Orión, no es la más brillante de la constelación en luz visible, sino Rígel (β Orionis), pero en luz roja e infrarroja cercana, Betelgeuse sí es la más brillante.

Origen del nombre[editar]

يد الجوزا, (transcrita como yad al-jawzā, o sea ‘la mano de Jauza’), siendo Jauza una figura mitológica de sexo femenino, inicialmente identificada por los antiguos árabes en el firmamento con Géminis y posteriormente asociada con la constelación de Orión. Durante la Edad Media, cuando el nombre de la estrella fue transcrito al latín, el carácter arábigo inicial, "Ya" (ي) de sonido "y", fue malinterpretado como una "Ba" (ب), de sonido "b", debido probablemente a que la escritura árabe permite que "Ya" altere su grafía en los inicios de palabra, y "Yad al-Jauza" se convirtió en "Bedalgeuze".

Más tarde, durante el Renacimiento, se especuló entre los eruditos occidentales que el nombre original habría sido "Bait al-Jauza", cuyo significado se pretendía que fuera "hombro de Jauza" en árabe, lo que condujo a la forma actual "Betelgeuse"; aun así, la forma correcta de "hombro" en árabe sería ابط ("Ibţ").

Pronunciación del nombre «Betelgeuse»[editar]

Aunque es el uso el que tiene que definir la corrección o no de la pronunciación de un término que es una corrupción y un préstamo de otros idiomas, dados sus orígenes, se puede aducir que la pronunciación de «Betelgeuse» más adecuada está muy cercana a la que le daría de forma intuitiva un hispanohablante: bet̪elxeuse o incluso bet̪ɛlxeuse.[cita requerida]

Otros opinan que tratándose de un término de origen incierto no hay ninguna razón para no pronunciarla tal como se lee en español.

Pronunciaciones como la popular inglesa homófona de Beetlejuice, u otras como Betelgeux o Betelgés están mucho menos justificadas por la etimología.

En el pasado se usó la forma castellanizada Betelgoso.

Características principales[editar]

Betelgeuse fue la primera estrella cuyo diámetro pudo ser medido con exactitud utilizando técnicas interferométricas oscilando entre unos 850 o 905 millones de kilómetros. En su tamaño máximo la estrella se extendería hasta más allá de la órbita de Marte. Su masa es 20 veces la masa del Sol y su tamaño es 40 millones de veces mayor. Los astrofísicos predicen que Betelgeuse explotará como supernova de tipo II al final de su vida. Algunos de ellos afirman, basándose en la variabilidad mostrada por la estrella, que tal explosión podría producirse en un plazo de tiempo muy cercano (en los próximos miles de años). Otros astrofísicos son más conservadores y piensan que podría continuar con su actividad actual durante un período mucho mayor.

Recientes estudios muestran que, durante los últimos quince años, el diámetro de Betelgeuse ha encogido un 15%, desconociéndose las razones de este fenómeno.[1] [2] Otros muestran que tiene una forma algo ovalada.

El disco de Betelgeuse ha podido ser resuelto mediante el uso del telescopio VLT, mostrando la mejor imagen que se tiene de la estrella hasta la fecha.[3] A diferencia de estrellas cómo nuestro Sol, en la cual la superficie de la estrella está cubierta por multitud de gránulos (células convectivas), en estrellas gigantes y supergigantes rojas cómo Betelgeuse únicamente hay un pequeño número de ellos, siendo éstas estructuras las responsables de las variaciones de brillo que se pueden observar en ésos tipos de astros.[4] [5]

Betelgeuse está rodeada por una nebulosa de aspecto complejo formada por silicatos y polvo expulsados por la estrella en erupciones estelares y convección en su atmósfera, y que se extiende hasta a una distancia de 400 unidades astronómicas.[6]

Betelgeuse, finalmente, es una estrella fugitiva que ha sido expulsada de la asociación estelar Orion OB1.

Futuro de Betelgeuse[editar]

Los astrónomos predicen que Betelgeuse se convertirá, finalmente, en una supernova de Tipo II, aunque es posible que su masa sea lo suficientemente baja para dejar tras de sí una rara enana blanca de oxígeno y neón, no una estrella de neutrones. Hay división de opiniones sobre el tiempo que tardará en ocurrir este evento: aunque Betelgeuse tiene aproximadamente la edad de 10 millones de años, pero debido a su gran masa ha evolucionado rápidamente algunos señalan que la actual variabilidad de la estrella indicaría que está en la fase de quema de carbono de su ciclo de vida y, por lo tanto, explotará en algún punto de los próximos 1000 años[cita requerida]. Los escépticos disienten de este cálculo y creen que la estrella podría sobrevivir mucho más, en torno a 10 000 años[cita requerida].

A fecha de 2014, los estudios teóricos más recientes sugieren que Betelgeuse ha empezado recientemente a fusionar helio en su núcleo y que tras fusionar en este proceso carbono, neón, oxígeno y silicio, estallará como supernova dentro de los próximos 100.000 años. La supergigante roja, que todavía se estaría abrillantando y expandiendo mientras asciende la rama de las gigantes rojas, tendría una edad de entre 8 y 8,5 millones de años y una masa de 20 +5-3M.[7] Dependiendo de su velocidad de rotación al nacer, los modelos de evolución estelar para una estrella de ese intervalo de masas sugieren que Betelgeuse podría o continuar siendo una supergigante roja hasta el momento de explotar como supernova, o convertirse antes de estallar en una variable azul luminosa o un astro similar a una estrella hipergigante amarilla.[8] El remanente estelar que dejaría sería una estrella de neutrones de aproximadamente 1,5M [7]

El evento será, en cualquier caso, espectacular aunque no está claro si tendrá efectos importantes para la vida en nuestro planeta al encontrarse Betelgeuse cerca del límite de distancia al cual los rayos cósmicos pueden afectar significativamente a la capa de ozono.[9]

En ese momento, Betelgeuse brillaría al menos 10 000 veces más que una supernova ordinaria, con la luminosidad de la Luna en cuarto creciente. Algunas fuentes predicen una magnitud máxima aparente a la de la Luna llena, durando varios meses. Sería un punto extremadamente brillante en el cielo, pudiéndose observar inclusive de día. Tras este periodo, iría extinguiéndose gradualmente hasta que, tras meses o tal vez años, fuese inapreciable a simple vista. El hombro derecho de Orión desaparecerá hasta que, tras unos pocos siglos, se desarrollará en el lugar una espléndida nebulosa.

Notablemente, en 1980, un equipo de arqueólogos descubrieron unos informes chinos del siglo I que se refieren al color de Betelgeuse como blanco o amarillo. Sin embargo, Ptolomeo, en un escrito del año 150, la cataloga como estrella roja (aunque también cataloga a Sirio como roja, pese a que es blanca). Por lo tanto, Fang Lizhi, astrofísico chino, propone que Betelgeuse podría haberse convertido en una gigante roja durante ese período. Se sabe que las estrellas cambian de color al expulsar una capa superficial de polvo y gas (capa que, incluso ahora, puede verse alejándose de Betelgeuse). Así, si esta teoría es cierta, es improbable que Betelgeuse se convierta en supernova en breve, pues una estrella suele permanecer como gigante roja durante decenas de miles de años.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. El Misterioso Encogimiento de la Estrella Betelgeuse
  2. Red giant star Betelgeuse mysteriously shrinking
  3. A close look at Betelgeuse
  4. On the scale of photospheric convection in red giants and supergiants
  5. Spots on the surface of Betelgeuse -- Results from new 3D stellar convection models
  6. Las llamaradas de Betelgeuse
  7. a b Dolan, Michelle M.; Grant J., Mathews; Lam, Doan Duc; Quynh Lan, Nguyen; Herczeg, Gregory J.; Dearborn, David S. P. (2014). «Evolutionary tracks for Betelgeuse». arXiv:1406.3143 . 
  8. Groh, Jose H.; Meynet, Georges; Georgy, Cyril; Ekstrom, Sylvia (2013). «Fundamental properties of core-collapse Supernova and GRB progenitors: Predicting the look of massive stars before death». arXiv:1308.4681v1 . 
  9. «60Fe Anomaly in a Deep-Sea Manganese Crust and Implications for a Nearby Superno».