Bandera de Cuba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Bandera de Cuba

Bandera de Cuba

Datos generales
Uso FIAV 111111.svg
Proporción 1:2
Adopción 20 de mayo de 1902

La bandera de la República de Cuba es uno de los símbolos oficiales de este país. Fue creada en 1849 por el militar venezolano Narciso López en Nueva York, siendo adoptada por la Asamblea Constituyente de Guáimaro reunida en 1868. Oficialmente fue adoptada en 1902 como bandera de la Cuba independiente.

Construcción de la bandera[editar]

Flag of Cuba (constructios).svg

Historia[editar]

Después de luchar bajo las órdenes de la Corona española contra los ejércitos libertadores de Suramérica, Narciso López se trasladó desde su natal Caracas hacia Cuba. Allí su mentalidad cambió, lo cual lo llevó a rebelarse contra la Corona que había defendido años antes. Su apoyo a la causa revolucionaria lo condujo al exilio, involucrándose en organizaciones en pro de la libertad de Cuba.

En el año 1849, Narciso López se encontraba exiliado en la ciudad estadounidense de Nueva York llevando a cabo los planes para una posible insurrección. Una mañana, cuenta la leyenda que una vez levantado López de su sueño y al mirar por la ventana, vio en el cielo los colores del alba de la mañana. A lo lejos pudo apreciar “un triángulo de nubes rojas que anunciaban el alba, y en el triángulo brillaba el lucero de Venus, la estrella de la mañana, mientras dos nubes blancas partían desde el triángulo para dividir en tres franjas azules el cielo resplandeciente” . Entusiasmado por lo que acababa de ver, López se dirigió a su amigo, Miguel Teurbe Tolón, para contarle el acontecimiento que se desenvolvió en los cielos. Al margen de esta versión edulcorada que no tiene caso negar, lo evidenciado por la propia historia de Narciso López es que la bandera fue inspirada de manera general en la de los EEUU (la expedición a Cuba de 1850 tenía como objetivo la anexión). Las tres franjas azules representan los tres departamentos en que estaba dividida Cuba en aquel momento, las blancas la pureza de ideales, la luz; el triángulo rojo, motivo masón originario de la Revolución Francesa y de los tres ideales de libertad, igualdad y fraternidad, el color rojo por la sangre y la valentía; la estrella, extendido símbolo militar era el nuevo Estado que debería sumarse a los Estados Unidos. Miguel Teurbe Tolón fue quien le diseñó la bandera a López con el relato de su visión, y Emilia Teurbe Tolón, esposa de Miguel, fue quien la cosió a mano por vez primera...[1] Narciso López, el poeta Miguel Teurbe Tolón, José Aniceto Iznaga Borrell, su sobrino José María Sánchez Iznaga, Cirilo Villaverde y Juan Manuel Macías, confeccionaron la bandera de Cuba, que es hoy el pabellón oficial: dos franjas blancas, tres azules, un triángulo rojo y una estrella solitaria. Sobre ella juraron luchar y ofrendar la vida por hacer a Cuba independiente.

Otra imagen de la bandera de Cuba.

Narciso López usó esta misma bandera para llevar a cabo en el año 1850 su insurrección, la cual resultó en fracaso, siendo ejecutado por las autoridades españolas una vez que fue capturado. Fue el pueblo costeño de Cárdenas (Matanzas) el primero que vio el esplendor de la bandera de la estrella solitaria, izada el 19 de mayo de 1851 en la toma de la ciudad por los rebeldes cubanos.

Un año después del comienzo de la Guerra de los Diez Años, se reunió la primera Asamblea Constituyente de la República de Cuba en Armas en Guaimaro, Provincia de Camagüey. El debate se enfocó entre dos banderas de gran simbolismo, la Demajagua creada por Carlos Manuel de Céspedes al dar comienzo a la guerra independentista, y la de la Estrella Solitaria de Narciso López, siendo ésta la elegida, ya que Narciso López había sido quien había dado el primer paso por la libertad de Cuba. La bandera de La Demajagua no fue desechada, sino al contrario, fue puesta en las sesiones de la Cámara de Representantes y conservada como parte del tesoro nacional.

En la mañana del 20 de mayo de 1902, día de la inauguración de la República, el Generalísimo Máximo Gómez tuvo el honor de izar dicha bandera sobre el asta del Castillo de Los Tres Reyes del Morro, en La Habana, sellando así con este acto el final de la revolución cubana, de sus guerras independentistas y al mismo tiempo justificando el sacrificio que tantos hicieron por hacer de este sueño una realidad.

Tanto la bandera como el Escudo nacional fueron diseñados por Miguel Teurbe Tolón. Las especificaciones de diseño de ambos fueron establecidas por el primer presidente de Cuba, Tomás Estrada Palma, mediante decreto, el 21 de abril de 1906 y han permanecido sin modificaciones desde entonces.

Banderas de Cuba ondeando en la tribuna antiimperialista de La Habana.

Simbología[editar]

La bandera de la estrella solitaria fue diseñada de la siguiente manera: Las tres franjas azules turquí representan los tres departamentos militares en los cuales la colonia de Cuba estuvo políticamente dividida por la Corona durante aquella época (Occidente, Centro y Oriente). Las dos franjas blancas representan la pureza de todos los patriotas cubanos. El triángulo equilátero rojo que se encuentra a la izquierda, representa la sangre derramada por los patriotas durante las guerras de independencia. Los patriotas (López y Teurbe Tolón) no tardaron en aceptar el triángulo que es símbolo de la Providencia”. Para la masonería, el triángulo rojo también “simboliza la grandeza del poder que asiste al Gran Arquitecto del Universo y cuyos lados iguales aluden a la divisa masónica de libertad, igualdad, fraternidad y a la división tripartita del poder democrático. La estrella de cinco puntas significa la perfección del maestro masón: la fuerza, la belleza, la sabiduría, la virtud y la solidaridad. La bandera comprende además en su integración los tres números simbólicos. El tres (tres franjas azules) representa la armonía perfecta; el cinco, resultado de la suma de todas las franjas, significa el espíritu vivificador, que perpetúa la naturaleza; y el siete que se obtiene al sumar el triángulo y la estrella es un número considerado divino por los judíos y los griegos.”[2] La estrella republicana blanca en el centro del triángulo rojo (al principio tenía una punta dirigida hacia el extremo derecho del triángulo) también representa la unión del pueblo cubano en un solo fulgor.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Márquez Sterling, C., Márquez Sterling, M., 1975, Historia de la Isla de Cuba. Regents Publishing Company, p. 77.
  2. Ponte Domínguez, Francisco J., 1954, La Masonería en la independencia de Cuba. Editorial "Modas Magazine", La Habana, p. 44.
  • Nuñez García, Ricardo. La Otra Imagen de Cuba. Ediciones Universal. Miami, 1965.
  • Ponte Domínguez, Francisco J. La Masonería en la independencia de Cuba. Editorial "Modas Magazine." La Habana, 1954.