Banco Financiero y de Ahorros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Banco Financiero
y de Ahorros, S.A.U.
Acrónimo BFA
Industria Finanzas
Fundación 3 de diciembre de 2010
Sede Paseo de la Castellana 189, 28046
Bandera de la Comunidad de Madrid Madrid, Flag of Spain.svg España
Ámbito Nacional e Internacional
Presidente José Ignacio Goirigolzarri Tellaeche
Productos Servicios financieros
Beneficio neto 818 millones de euros (2013)[1]
Activos 269.159 millones de euros (2013)
Filiales Bankia
Sitio web www.bancofinancieroydeahorros.com

Banco Financiero y de Ahorros, también conocido por las siglas BFA, es la sociedad que surgió de la unión mediante un SIP del negocio bancario de siete cajas de ahorros españolas: Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia, y Caja Rioja. Se constituyó el 3 de diciembre de 2010 y comenzó a operar el 1 de enero de 2011. Actualmente el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) posee un 100% del capital social de BFA.

BFA iba a ser el responsable de heredar la actividad financiera y bancaria que hasta ese momento venían llevando a cabo las cajas. Sin embargo, BFA decidió crear una filial llamada Bankia con la cual las cajas segregarían su negocio bancario (red de oficinas, cartera de clientes,...), mientras que BFA se quedaría con los activos tóxicos procedentes del sector de la construcción que acumulaban las cajas, dejando así una Bankia limpia de estos productos y permitiendo su salida a bolsa.

En mayo de 2012, el Consejo de Administración reformuló las cuentas de 2011 (que en aquel momento mostraban ganancias a la entidad) reconociendo, por el contrario, pérdidas de 3.318 millones de euros. Por tal motivo el presidente de la entidad, Rodrigo Rato dimitió a su cargo.[2] Unos días más tarde, dada la insostenible situación de la entidad que hubiese llevado a la quiebra tanto a BFA como a Bankia, el Gobierno de España, presidido por Mariano Rajoy, tomó la determinación el 9 de mayo de 2012 de nacionalizar la entidad a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), quedándose este ente estatal con las acciones y la propiedad del 100% de BFA y del 45% de Bankia, asumiendo con dinero público una de las mayores pérdidas económicas de la historia bancaria del país.[3] Actualmente, BFA posee el 61,352% de Bankia.[4]

Historia[editar]

Fusión de las cajas de ahorros y fundación de BFA[editar]

En 2010, en el contexto de la reestructuración del sistema financiero en España, siete cajas de ahorros iniciaron un proceso de fusión: Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja. La cajas serían propietarias y accionistas de la nueva entidad, quedando la mayor parte de la propiedad de la fusión en manos de Caja Madrid (52,06%) y Bancaja (37,7%), mientras que el resto de cajas tendrían pequeñas participaciones que compondrían el resto del accionariado: La Caja de Canarias un 2,45%, Caja Ávila un 2,33%, Caixa Laietana un 2,11%, Caja Segovia un 2,01% y Caja Rioja un 1,34%.

De esta forma las cajas formalizaron el proceso de fusión fría, con ayuda de un crédito estatal de 4.465 millones de euros a un interés del 7,75% del FROB, que dio lugar a una nueva entidad, la cual recibió el nombre de Banco Financiero y de Ahorros S.A.

La nueva entidad en un principio adquirió todo el patrimonio, negocio bancario y activos que hasta ese momento pertenecían a las cajas, sin embargo, al deber enfrentarse el nuevo banco a una serie de dificultades económicas y financieras, así como a las exigencias gubernamentales al sector bancario, estos planes se vieron alterados.

El Gobierno de España, presidido por Mariano Rajoy, con la pretensión de aportar estabilidad en el sector bancario ante la crisis de crédito que azota al país y en consonancia a los acuerdos de Basilea II, realizó una serie de cambios en las leyes que regulan la actividad bancaria exigiendo a las entidades crear una reserva de capital, a modo de provisión, que permitiera a los bancos poder mantenerse en caso posibles problemas económicos en el futuro.

Al no tener BFA suficiente liquidez para hacer frente a este fondo de provisiones, barajó su salida a bolsa para así captar rápidamente el capital necesario. Sin embargo, los gestores de la entidad preveían un mal futuro de BFA en una hipotética salida a bolsa ya que la mayor parte de los activos de la entidad provenían del sector del "ladrillo", unos valores con alto nivel de riesgo de morosidad y poco atractivo bursátil debido a la caída constante en el sector de la construcción producida por la ruptura de la burbuja inmobiliaria en España.

Nacimiento de Bankia[editar]

Debido a esta situación, BFA decidió sortear este problema dividiendo la entidad en dos empresas diferentes a través de la creación de una nueva filial de la cual BFA sería el propietario único, llamada Bankia. Es entonces cuando se decidió que el negocio bancario y los activos financieros atractivos (red de oficinas, cartera de clientes, depósitos, capital,...) que las cajas habían traspasado a BFA se transfieran a Bankia. La matriz por su parte se quedaría con los activos tóxicos que acumulaban las cajas procedentes de la construcción, las preferentes,...

En consecuencia, el 5 de abril de 2011 el Consejo de administración y la Junta Universal de BFA acordaron un “proyecto de segregación” por el cual transmitieron a Bankia todo el negocio bancario, las participaciones asociadas al negocio financiero y el resto de activos y pasivos que BFA había recibido de las cajas.

De esta manera se creó una nueva entidad limpia y saneada de activos tóxicos, ya que estos se habían quedado en BFA, el cual pasó a ejercer como una suerte de banco malo de la propia Bankia. [5]

El 19 de julio de 2011, Bankia anunció la salida a bolsa del 55% de sus acciones, manteniendo el resto de la propiedad en manos de BFA,[6] y comenzó una campaña de captación de capital entre grandes accionistas y entre los propios clientes minoristas del banco[7] , con una gran campaña de publicidad en los medios de comunicación incitando a la compra de acciones de la nueva entidad bursátil.

Nacionalización de BFA[editar]

A última hora de la tarde del lunes 28 de mayo de 2012 el Consejo de Administración anunció que tras reformular las cuentas de 2011, que en el momento de su publicación arrojaban beneficios, BFA tuvo unas pérdidas de 3.318 millones de euros, las mayores de la historia española, solo por detrás de los 3.510 millones declarados por Banesto tras su intervención en 1993. Además, en las nuevas cuentas del banco se reconocía que el volumen de activos tóxicos (créditos morosos, créditos subestándar o en riesgo de impago, e inmuebles que se ha quedado la entidad por impago de créditos) provenientes del "ladrillo" (tanto del sector constructor como del promotor) pasaba de 31.800 millones a superar los 40.000 millones de euros, más del doble que cualquier otra entidad financiera española. Según el Consejo las diferencias entre las nuevas cifras y las dadas a conocer anteriormente «eran resultado de circunstancias sobrevenidas e información obtenida con posterioridad al cierre del ejercicio».

Días antes, el presidente ejecutivo tanto de BFA como de Bankia, Rodrigo Rato, ante el gran escándalo mediático en torno a la cuestionada solvencia de la entidad, tomó la decisión de dimitir de su cargo, aunque unos días más tarde reconocería que su salida fue forzada por presiones del propio Gobierno de España. [8]

En esta situación, el crédito que inicialmente hizo el FROB a BFA por 4.465 millones de euros en el momento de su formación era imposible de pagar, por lo que el Estado, según el plan de emergencia propuesto cuando se formalizó el crédito, convirtió ese crédito en acciones del FROB en BFA, y adicionalmente aportó otros 19.000 millones de euros más, el mayor rescate de una entidad financiera española, por lo cual el FROB, nacionalizó el 100% de BFA y se quedó como el único propietario de la entidad. Al poseer entonces BFA el 45% de Bankia (El resto es propiedad de los inversores privados que aportaron capital durante la salida a bolsa), se podría decir que el Estado también controlaba el 45% de Bankia, y por tanto también era el accionista mayoritario de esta entidad. Finalmente, la inyección total ha sido de 22.424 millones de euros: los 4.465 millones citados, y los 17.959 millones del rescate europeo, divididos en 4.500 de anticipo inyectados en septiembre de 2012 y 13.459 con que se completó dicho rescate a principios de 2013.[9]

En consecuencia, las siete cajas de ahorros, antiguas propietarias de BFA, quedaron fuera de la propiedad del banco que ellas mismas formaron, lo cual las dejó sin su única fuente de ingresos al haber segregado éstas previamente su negocio bancario y puso en cuestión la viabilidad de su obra social, por lo que éstas, según las recomendaciones de la Unión Europea, acabaron transformándose paulatinamente en fundaciones.[10] [11]

Tras la dimisión de Rato, ocupa el cargo, con el aval del Gobierno de España, José Ignacio Goirigolzarri, el cual tenía una larga trayectoria en el sector bancario y había ocupado puestos de alta responsabilidad anteriormente en BBVA. [12] El 27 de mayo de 2012, el nuevo presidente comunicó al equipo de consejeros de Rato, procedentes de las cajas que dieron lugar al banco, que debían dimitir de sus cargos. Goirigolzarri formó un nuevo consejo de administración de Bankia y BFA con gente externa hasta ese momento a la entidad.

El 19 de diciembre de 2013, el Consejo de Administración de BFA acordó solicitar la renuncia para operar como entidad de crédito, y se convertirá en un holding tenedor de acciones, entre las que figura su participación en Bankia y otros activos. BFA cumplió así otro de los hitos previstos en el Plan de Reestructuración del grupo, que debía simplificar su estructura societaria antes de finalizar 2013.[13]

Gracias al proceso de reestructuración de la entidad, BFA logró en 2013 un beneficio neto de 818 millones de euros; de los que 509 correspondieron a Bankia.[14]

El 28 de febrero de 2014, el FROB, que controlaba el 68,395% del capital de Bankia a través de BFA, matriz de la entidad, vendió un 7,5% de Bankia a grandes fondos de inversión recaudando 1.304 millones de euros.[15]

Filiales[editar]

Sector Empresa Participación Sociedad propietaria
Financiero Bankia 61,352%[4] -
Inmobiliario Bankia Habitat 61,352% Bankia (100%)

Participaciones[editar]

En el reparto de activos antes de la salida a bolsa de Bankia, BFA se quedó con las participaciones en Iberdrola y Mapfre[16] [17] (actualmente, mantiene el 2,99% de la aseguradora). Tras numerosas desinversiones, BFA-Bankia suman ingresos de casi 4.000 millones por venta de participadas, con plusvalías de 780 millones de euros.[18] Actualmente, Bankia tiene participaciones en las siguientes empresas:

Sector Empresa Participación
Infraestructuras Global Vía Infraestructuras 50%
Inmobiliario Metrovacesa 19,07%
Realia 24,953%

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Bankia gana 509 millones en 2013 y supera las previsiones
  2. «Rato dimite como presidente de Bankia». El País . 
  3. «El Estado nacionaliza el grupo de Bankia». El País. 10 de mayo de 2012. 
  4. a b Bankia, Participaciones Significativas y Autocartera de la entidad. Ver Notificaciones de derechos de voto e instrumentos financieros
  5. «BFA, el 'banco malo' de Bankia». El Mundo. 
  6. «Bankia sale a bolsa a 3,75 euros». Expansión. 
  7. «Bankia ofrece a sus clientes invertir de 1.000 a 250.000 euros a un precio de 6 euros por acción». Levante-emv. 
  8. «El porqué de la dimisión de Rodrigo Rato». ABC. 
  9. http://www.elconfidencial.com/economia/2013/03/26/el-frob-da-por-perdidos-10000-millones-del-rescate-de-bfabankia-117594/
  10. «El futuro de las cajas de ahorros y la Obra Social queda en el limbo». Expansión. 
  11. «Las cajas se convierten a la carrera en fundaciones tras una vida centenaria». El País. 25 de noviembre de 2012. 
  12. «Goirigolzarri, nuevo presidente ejecutivo de Bankia». Europa Press. 
  13. BFA renuncia a operar como entidad de crédito y se convertirá en un holding tenedor de acciones
  14. Bankia gana 509 millones en 2013 y supera las previsiones
  15. El Estado inicia su salida de Bankia y vende un 7,5% a grandes fondos
  16. BFA, el “banco malo” de Bankia, se quedará con las participaciones que reparten más dividendo
  17. [1]
  18. Bankia suma ingresos de 4.000 millones por venta de participadas, con plusvalías de 780 millones

Enlaces externos[editar]