Banca ética

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La banca ética también conocida como banca social es un conjunto de entidades financieras cuyos productos no están condicionados exclusivamente al criterio del máximo beneficio y la especulación. Invierten en economía real,[1] y en algunos casos hasta tienen una estructura interna fundamentada en la participación cooperativa.

Historia[editar]

Este tipo de banca surge como parte de los movimientos de economía alternativa que buscan una economía real y cuyas actividades produzcan un impacto social o medioambiental positivo. Ciertos escándalos públicos de corrupción en Estados Unidos y conflictos políticos internacionales (la guerra de Vietnam, el régimen del apartheid en Sudáfrica...), hicieron que la ciudadanía y una serie de colectivos tomasen conciencia de que la relación ahorro-crédito estaba completamente controlada por los bancos, es decir, los ahorradores y legítimos dueños de ese dinero no tenían capacidad para decidir sobre los créditos que se concederían con su ahorro. De esta manera, el ahorro de una ONG que trabajara por la paz podía estar siendo invertido en armamento. Así, surge todo un movimiento crítico que exige la aplicación de la ética de los negocios y la búsqueda de una economía alternativa que gestione los recursos económicos con el objetivo de satisfacer las necesidades de los ciudadanos. Esto se enfrenta a la clase de economía cuyo objetivo es el crecimiento. Al mismo tiempo, en los países Sur hubo falta de acceso a la economía internacional y a los sistemas financieros tradicionales. De tal forma que esta necesidad hizo nacer multitud de redes locales económicas que generaron diferentes mecanismos de financiación local y solidaria. El instrumento más sonado es el microcrédito propuesto con gran éxito por Grameen Bank en Bangladesh, su fundador Muhammad Yunus recibió el Premio Nobel de la Paz de 2006. Históricamente se sucedieron dos enfoques en la selección de criterios que permitían el acceso al crédito. Primero se utilizaron criterios de selección negativa definiendo qué tipo de actividades no se financiarían: armamento, prostitución, pornografía, tabaco, alcohol, actividades extractivas no sostenibles, maderas tropicales... Tras esta postura, se hizo una reflexión que llevó a proponer los criterios en forma positiva, aquellos que sí se financiarían: cultura, comercio justo, restauración del medioambiente, energías renovables... Hoy en día predomina la selección positiva.

Objetivos[editar]

Por economía real se entiende toda aquella actividad económica no especulativa y fuera de los mercados secundarios. Esto es que los proyectos financiados con el crédito de la banca ética deberán generar directamente bienes o servicios. Esto también excluye la concesión de créditos para el consumo personal. El impacto positivo, ya sea social o medioambientalmente hablando, significa restringir las actividades financiables a aquellas que cubran servicios necesarios y abandonados por la banca tradicional debido a su baja rentabilidad. Esto se logra desterrando una serie de proyectos (armamento, prostitución, extensos monocultivos intensivos, tabaco...) y priorizando otros (comercio justo, atención a colectivos en riesgo de exclusión, educación...).

Transparencia[editar]

En referencia a la transparencia, es una herramienta fundamental para mantener la credibilidad de la banca ética. En dichas entidades hay gran accesibilidad a la información de los proyectos beneficiaros del crédito concedido.

Modelos[editar]

Existen diferentes modelos de banca que forman parte de la banca ética.[2] Podemos hacer una simplificación clasificándolos en los siguientes grupos:

Banca ética[editar]

Conjunto de intermediarias financieras bajo supervisión del Banco de España en materia de liquidez y transparencia,[3] que cumplen los objetivos citados anteriormente (economía real e impacto positivo para la sociedad), y tienen un organigrama tradicional, es decir, el derecho a voto depende de la participación en el capital social o de la proporción de activos poseídos respecto al total emitido, un ejemplo de estas entidades son Triodos Bank[4] [5] o Colonya Caixa Pollença.[6]

Banca ética, cooperativa o ciudadana[editar]

Conjunto de intermediarias financieras que cumplen los objetivos citados anteriormente (economía real e impacto positivo para la sociedad) y tienen un sistema de gobierno asambleario en el que todo usuario del banco tiene un voto de igual peso, sin considerar el capital invertido en dicha institución. Una persona, un voto. Suelen tener una mayor acogida en las asociaciones del Tercer sector que entre particulares y empresas. Algunas de estas instituciones no tienen ficha bancaria[3] y se constituyen como cooperativas de crédito, un ejemplo de estas entidades son Proyecto Fiare, Banca Popolare Etica, Coop-57, O Peto, Oikocredit, La Nef, entre otras.

Lista de banca ética[editar]

Europa[editar]

Alemania
Dinamarca
  • Oikos Bank
  • Merkur Bank
  • Dragsholm Sparekasse
  • Arbejdernes Landsbank
  • Folke Sparekassen
España
Reino Unido
Otros países europeos
Basados en varios países
  • Triodos Bank, Holanda (con oficinas en Reino Unido, Bélgica, Alemania y España)
  • Oikocredit, Holanda (presente en casi 70 países de todo el mundo, principalmente países en vías de desarrollo)

Norteamérica[editar]

EE.UU.
  • RSF Social Finance, basado en San Francisco, no es un "banco", pero ofrece cuentas de inversión social con tasas comparables a los certificados de depósito bancarios.
  • New Resource Bank, basado en San Francisco. Es un banco comercial enfocado en negocioas que comparten su misión de hacer progresar la sostenibilidad dentro de su comunidad.
  • Urban Partnership Bank, Basado en Chicago. Sucesor de Shorebank
  • One Pacific Coast Bank, basado en Oakland, con ramificaciones en in Seattle, Portland, y Illwaco, WA.
Canadá

Oceanía[editar]

Nueva Zelanda
  • Prometheus

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]