Apelar a las emociones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En lógica, apelar a las emociones o argumentum ad passiones es una falacia en la que se trata de manipular las emociones del oponente o del público, en lugar de usar argumentos válidos. Este tipo de falacia es más evidente en personas que dejan que sus emociones o consideraciones subjetivas influyan en el proceso de razonamiento.

Esta falacia sirve como cortina de humo y abarca diferentes tipos de falacias lógicas, incluyendo:

Especial atención para la apelación al victimismo, en donde se mezclan el argumentum ad hominem y la apelación a las emociones.

Ejemplos[editar]

  • "Por los niños": Es un argumento que durante muchos años se ha utilizado en política para convencer a las masas. Consiste en apelar al futuro de los niños. También se usa mucho el "piensen en los niños".
  • "Reductio ad Hitlerum": Consiste en acusar injustificadamente de nazi al contrincante para que la opinión pública vuelque sobre el contrincante los mismos sentimientos que les produce la imagen del nazismo, el holocausto y la Alemania nazi. Obviamente si la acusación es fundada por actitudes semejantes sería una analogía y no una acusación injusta.

Véase también[editar]