Apófisis estiloides

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Apófisis estiloides
Gray907.png
Anatomía ósea del oído interno. El estiloides es la pieza descendente en forma de colmillo (Styloid process).
Latín [TA]: processus styloideus ossis temporalis
TA A02.1.06.047
Enlaces externos
Gray Tema 34 # 145
[editar datos en Wikidata ]

La apófisis estiloides es una prominencia puntiaguda de la cabeza ósea humana con forma de colmillo. Está situada en la cara inferior del peñasco del hueso temporal, por delante y por fuera de la fosa yugular. Se la conoce también con otros nombres, como «apófisis estiloides del peñasco» o «apófisis estiloides del temporal»,[1] si bien coloquialmente se suele abreviar a «estiloides».

Estructura[editar]

Estructuralmente, es una prolongación en forma de aguja situada por delante y lateral a la fosa yugular.[2] Se trata de una pieza ósea puntiaguda vertical que parte de la superficie inferior del hueso temporal; desde allí sigue una trayectoria hacia abajo y hacia delante adoptando una forma semejante a la de un colmillo de carnívoro. Sirve de punto de anclaje de varios músculos que intervienen en los movimientos de la lengua y la laringe. Corresponde a un resto del segundo arco branquial.

El ligamento estilohioideo se extiende desde el ápice de la apófisis hasta el asta menor del hioides. En algunos casos se halla parcialmente osificado, y en otros la osificación es completa.

Desarrollo[editar]

El estiloides se origina por la osificación endocondral del cartílago del segundo arco branquial.

Patología relacionada con el estiloides[editar]

  • Un pequeño porcentaje de la población sufrirá a lo largo de su vida el alargamiento del estiloides y la calcificación del ligamento estiloioideo, una alteración conocida como síndrome de las águilas.
  • Los tejidos de la garganta rozan con la apófisis durante la deglución, con el consiguiente dolor a lo largo del nervio glosofaríngeo. También puede producir dolor al girar la cabeza o al estirar la lengua. Otros síntomas pueden incluir alteraciones de la voz, tos, mareos, migraña, neuralgia occipital, dolor en dientes y mandíbula, sinusitis y ojos inyectados en sangre.
  • Dado que el par craneal VII, que comunica la cavidad bucal con el cerebro, pasa por una cavidad muy estrecha situada en la parte superior de esta prominencia ósea, en caso de estrechamiento el nervio puede quedar pinzado y transmitir señales erróneas. Se ha postulado que esta circunstancia puede podría estar en el origen del síndrome de boca ardiente.[3]

Referencias[editar]

  1. Real Academia Nacional de Medicina, ed. (2011). Diccionario de términos médicos. Madrid: Médica Panamericana. p. 136. ISBN 978-84-9835-183-5. 
  2. H. Feneis: Nomenclatura anatómica ilustrada. Barcelona: Salvat, 1979, p. 14. ISBN 84-345-1200-9
  3. Brad McBurney (29 de julio de 2008). «My story from sufferer to cured» (en inglés). Go4Hope.org forums. Consultado el 5 de febrero de 2013.