Anexo:Diferencias culturales en videojuegos de rol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Debido a diferencias culturales entre diseñadores de videojuegos de rol (por ejemplo: inspiración en orígenes históricos diferentes, un público objetivo diferente y hardware con capacidades desiguales) existen dos grandes tendencias o familias de videojuegos de rol: los videojuegos de rol occidentales y los videojuegos de rol orientales o de consola. Cada uno de ellos sigue diferentes patrones generales en lo que respecta al argumento, estilo y mecánicas de juego.

Videojuegos de rol occidentales[editar]

Plataforma[editar]

Los videojuegos de rol occidentales aparecen normalmente primero en ordenadores personales, aunque en los últimos tiempos es común que aparezca una conversión a consolas.

Elementos de la historia[editar]

La familia occidental de videojuegos de rol frecuentemente tiene lugar en escenarios oscuros y serios de fantasía o ciencia-ficción, con finales abiertos y estructuras de argumento no lineal. Las personalidades de los personajes están más sometidos que sus contrapartidas orientales, con pocos villanos de risa y personajes cómicos. Las historias normalmente tratan sobre antiguas luchas por el poder que rara vez acaban con una victoria total para alguna de las partes. Las razas que aparecen en la mayoría de videojuegos de rol occidentales suelen estar basadas en las que se popularizaron con las obras de J. R. R. Tolkien: duendes, orcos y enanos. En un juego como Baldur's Gate es posible inclinar al protagonista algunos grados hacia lo heroico o lo maligno.

A menudo los videojuegos de rol occidentales se basan más en elecciones consecuentes que sus contrapartidas orientales y suele haber ambiguidad en las motivaciones e intenciones de los personajes, más que los polos opuestos de benigno y maligno. Esta ambiguidad moral puede extenderse a veces al jugador, permitiendo diferentes trayectorias en los diálogos y en la historia. Star Wars: Knights of the Old Republic, por ejemplo, permite al jugador orientarse hacia el bien, el mal o permanecer neutral, impactando cada elección mucho en el desenlace, las habilidades a las que el jugador tiene acceso y cómo los personajes no jugables le tratan.

Mecánica de juego[editar]

La mecánica de muchos videojuegos de rol occidentales están basados en las reglas y escenarios de los sistemas de juego de de papel y lápiz -siendo Dungeons & Dragons el más común- mostrando normamente mecánicas del juego habitualmente oculto al jugador. El aumento del nivel tiende a incluir límites de nivel inferior y ratios de mejora más lento que en los orientales. Muchos videojuegos de rol occidentales incorporan un sistema de progreso basado en habilidades además de uno basado en niveles. En el sistema de progreso basado en habilidades, el jugador invierte experiencia, u otros puntos de pogreso, en destrezas y habilidades para poder especializar a su personaje en un estilo de juego concreto. Otros sistemas basados en habilidades harán el nivel del personaje dependiente del uso de las habilidades, como en The Elder Scrolls.

Videojuegos de rol orientales[editar]

Plataforma[editar]

Ya que en Extremo Oriente las consolas son más predominantes, la mayoría de videojuegos de rol del Extremo Oriente se hacen para consolas.

Elementos de la historia[editar]

La temática de los videojuegos de rol orientales varían. Hay juegos brillantes y coloridos en apariencia, como la serie Lunar o Grandia; otros con temas y ambientaciones oscuros, como los de la saga Megami Tensei; mientras otros tienen una mezcla de ambos, como la serie Final Fantasy, o Chrono Cross. La ambientación suele ser una fusión de la historia, folclore y literatura asiáticas con el flocklore y literatura europea, además del manga y anime japoneses. En los videojuegos de rol orientales es común encontrar escenarios híbridos de fantasía y ciencia-ficción, como en la popular saga Final Fantasy; otros, sin embargo son mayoritariamente de fantasía, como en Dragon Quest. El diseño de personajes suele estar basado en el anime y ocasionalmente son poco serios.

El argumento normalmente incluye una batalla épica y decisiva entre las fuerzas del bien y del mal, luchando el jugador por la parte del Bien. La raza del personaje suele ser la humana; cuando se le permite elegir al jugador, los videojuegos de rol orientales tienden a usar razas específicas del juego.

El argumento de un videojuego de rol oriental suele ser muy dramático, lineal y estrictamente dirigido, contando con el espectador para experimentar sus giros en puntos predeterminados. En este sentido, un videojuego de rol oriental es muy parecido a una película o novela, con escenas que interrumpen la jugabilidad. Pocos juegos del género ofrecen ramificación en el argumento, a pesar de que algunos títulos, como Shin Megami Tensei y Tales of Symphonia incluyen líneas argumentales alternativas basadas en las elecciones conversacionales del juegador. Las sagas Chrono Trigger, Chrono Cross y Star Ocean son notables por ofrecer multitud de finales muy diferentes en una época en la que muy pocos videojuegos de rol orientales de consola los ofrecían.

Mecánicas de juego[editar]

Los desarrolladores orientales tienden a crear nuevos aunque similares sistemas para cada juego en lugar de implementar algún sistema ya existente. Por ejemplo, cada nuevo Final Fantasy incluye siempre un sistema de batalla diferente de juegos anteiores en la saga. Las normas de desarrollo de personajes también están a menudo orientado a las habilidades en combate.