Ana, la de Avonlea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ana, la de Avonlea
Autor Lucy Maud Montgomery
Género Literatura juvenil
Idioma Inglés
Título original Anne of Avonlea
Traductor José García Díaz, Elena Casares Landauro
Editorial Emecé, Salamandra (España)
País Canadá
Fecha de publicación 1909
Páginas 254
ISBN 9780486422398
Ana de las Tejas Verdes Ana, la de Avonlea Ana, la de la Isla

Ana, la de Avonlea es una novela de Lucy Maud Montgomery, fue publicada por primera vez en 1909.

Siguiendo al libro Ana de las Tejas Verdes publicado en 1908, el libro es el segundo capítulo de la vida de Ana. La novela nos relata la vida de Ana durante los dos siguientes años, desde los 16 hasta los 18, tiempo durante el cual es la maestra de la escuela de Avonlea. Aunque en el libro aparecen la mayoría de los personajes del primer libro, también incluye nuevos personajes, como el Señor Harrison, Dora y Davy, Paul Irving o la Señorita Lavendar.


Argumento[editar]

El libro comienza revelando que Ana es la nueva maestra de la escuela de Avonlea, aunque aún continua sus estudios en casa con Gilbert, que da clases en White Sands, un pueblo en las cercanías de Avonlea. Pronto conoceremos al nuevo y problemático vecino de Anna y Marilla, el Señor Harrison y a su irritante loro, como también a los gemelos Davy y Dora. Los gemelos son hijos de una prima lejana de Marilla, quien decide adoptarles tras la muerte de su madre. Dora es una agradable y extremadamente correcta niña, mientras que su hermano Davy es un gran revoltoso que nunca para de meterse en líos. Algunos otros nuevos personajes, son muchos de los alumnos de Ana, entre ellos Paul Irving, un niño con una imaginación desbordante que en seguida logra encandilar a Ana.

Entre otras muchas cosas, durante este libro, Ana descubre las alegrías y problemas de ser maestra, toma parte de la educación de los gemelos y organiza la S.F.A (Sociedad de Fomento de Avonlea) con la que los jóvenes intentaran traer mejoras al pueblo con resultados cuestionables.

Ana irá madurando a lo largo del libro aunque sin ser capaz de librarse por completo de sus típicas meteduras de pata, como vender la vaca de un vecino por equivocación.