An American Carol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
An american Carol
Título An American Carol
Ficha técnica
Dirección
Producción David Zucker
Guion David Zucker
Myrna Sokolof
Lewis Friedman
Protagonistas Kevin Farley
Kelsey Grammer
Jon Voight
Dennis Hopper
Leslie Nielsen
Kevin Sorbo
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 2008
Idioma(s) inglés
Compañías
Distribución Vivendi Entertainment

An american Carol es una comedia satírica estadounidense, estrenada en 2008,[1] una típica adaptación de la novela de Dickens "A Christmas Carol" (Un cuento de navidad), una sátira política en contra de Michael Moore, que es representado como Ebenezer Scrooge; el Partido Demócrata (PDEU); y el sistema de Justicia norteamericano, que se representa por un grupo de abogados Zombies.

Su director David Zucker, co-guionista junto con Myrna Sokoloff y Lewis Friedman, ambienta la acción en las pasadas elecciones presidenciales norteamericanas, haciendo una sátira ácida y cínica sobre las contradicciones del ala liberal norteamericana, acusándola de traidora y contraria a los valores norteamericanos.[2]

David Zucker es conocido por su postura conservadora, llevando a la pantalla una puesta del ideario político republicano.

Trama[editar]

El personaje principal de An American Carol es Michael Malone (Kevin Farley), un director de cine ecologista, pacifista y "anti-norteamericano", que pretende suprimir "el día de la celebración nacional".

Esto le traerá consecuencias: la aparición de tres fantasmas que le explicarán el verdadero significado de Estados Unidos de América y la necesidad de su perfil armamentista, bajo la fachada de "los valores norteamericanos" en la defensa de la democracia y los riesgos que conllevan dejar sus principios de lado, como afroamericanos trabajando todavía como esclavos.

Finalmente, Michael Malone aceptará su error y reconocerá que los valores republicanos eran los correctos.

Reacciones[editar]

La película ha sido criticada[3] por ser más un ataque personal hacia Moore que una parodia o sátira.

Esto y la mala imagen del Partido Republicano en ese entonces, influyó en la pobre acogida del público, recuperando solamente $3,656,000 de dólares de los 7,013,191 dólares que costó producirla.[4]

Reparto[editar]

Kevin Farley y Kelsey Grammer encabezan el reparto junto con otras estrellas como Jon Voight y Leslie Nielsen, quien encarna a Bin Laden]

Referencias[editar]