Alonso Quijano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alonso Quijano (sentado) junto a su escudero Sancho

Alonso Quijano era el auténtico nombre del hidalgo don Quijote, personaje ficticio principal en la novela Don Quijote de la Mancha. Su procedencia se desconoce. Familiarmente, en su aldea natal se le conocía por el nombre de Alonso Quijano, el Bueno.

El porqué del nombre[editar]

Investigadores españoles han encontrado documentos históricos que avalan la historia de 'Don Quijote de la Mancha' y de las personas reales en que se basó Miguel de Cervantes para crear su célebre novela. Según 'ABC', en 1581 Pedro de Villaseñor, amigo de Cervantes, y Francisco de Acuña, intentaron matarse a lanzazos en el camino que unía los municipios manchegos de El Toboso y Miguel Esteban.

A diario, Villaseñor y Acuña, coetáneos de Cervantes, iban vestidos como caballeros medievales, y el historiador Francisco Javier Escudero y la arqueóloga Isabel Sánchez Duque consideran que el célebre dramaturgo pudo conocer estos hechos y parodió con su novela una historia y personajes reales.

"Encontramos que los Acuña intentaron matar a los Villaseñor vestidos de caballeros, con todo el aparataje medieval, y nos dimos cuenta de que la historia de Don Quijote no es inventada, es real: es lo que hacían los enemigos de los Villaseñor contra ellos. Increíble pero cierto, está documentado", afirmó Escudero.

Pero en 1573, según textos del Archivo Histórico Nacional español, se produjo un intento de asesinato de otro Villaseñor, Diego, y aquí aparece un tercer personaje, Rodrigo Quijada, que fue procesado aquel año. A su apellido, Quijada, pudo añadir Cervantes un sufijo despectivo que derivó en Quijote.

Escudero explica que El Quijote es "una parodia, una burla" y teniendo en cuenta que no se escriben novelas para burlarse de amigos, Cervantes debió crearla para "ridiculizar" a los enemigos de los Villaseñor, amigos de una de las máximas figuras de la literatura española.

"Todavía estamos en la fase preliminar y puede aparecer mucho más, pero lo que parece evidente es que El Quijote está dedicado a burlarse de esos enemigos de los Villaseñor que, posiblemente, también sean enemigos de Cervantes o a quienes Cervantes consideraba enemigos", añadió el historiador.

Los investigadores han encontrado media docena de documentos de Rodrigo Quijada, en los que se le retrata como "un personaje muy polémico que estuvo muy mal visto en todos los pueblos de la zona", y que, según su biografía, se merecía el maltrato que se le da al Quijote en la novela.

Además, todos estos personajes confluyen en un entorno geográfico conocido por Cervantes.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/148279-encuentran-documentos-avalan-historia-don-quijote

Descripción física[editar]

risaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años. Era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro» (primera parte, capítulo i).

En el capítulo xiv, segunda parte, será el bachiller Sansón Carrasco quien lo describa como «hombre alto de cuerpo, seco de rostro, estirado y avellanado de miembros, entrecano, la nariz aguileña y algo corva, de bigotes grandes, negros y caídos. Campea debajo del nombre del Caballero de la Triste Figura y trae por escudero a un labrador llamado Sancho Panza; oprime el lomo y rige el freno de un famoso caballo llamado Rocinante, y, finalmente, tiene por señora de su voluntad a una tal Dulcinea del Toboso, llamada un tiempo Aldonza Lorenzo».

El apodo de Caballero de la Triste Figura se lo puso Sancho después de «mirarlo un rato a la luz de aquella hacha que lleva aquel malandante, y verdaderamente tiene vuestra merced la más mala figura, de poco acá, que jamás he visto; y débelo de haber causado, o ya el cansancio de este combate, o ya la falta de las muelas y dientes» (primera parte, capítulo xix).

Sobrenombres[editar]

Ya se ha indicado en el apartado anterior que, primeramente, Sancho Panza le puso el apodo de Caballero de la Triste Figura. Posteriormente, el propio don Quijote se hará llamar El Caballero de los Leones, tras su valerosa apariencia en la hazaña con los leones (segunda parte, capítulo xvii).

También llamado Alonso Quijano, el Bueno, por la estimación en que lo tenía la comunidad en que vivía.

Si en la cap. 49 de la primera parte, Don Quijote dice que desciende de "Gutierre Quijada", por línea recta de varón, cabe pensar que su nombre sería Alonso Quijada.

Gutierre Quijada, era señor de Villagarcía de Campos, (descendiente de una familia de caballeros) y bisabuelo de Luis Quijada, mayordomo del emperador Carlos V, el cual tuvo en su castillo a Jeromín, (Don Juán de Austria) hasta que el emperador le reconoció oficialmente y paso a la corte con su hermano Felipe II.

Personalidad[editar]

Don Quijote ha sido objeto de distintas interpretaciones desde su creación. Parte de la genialidad de este personaje radica en su capacidad de suscitar distintas visiones, para autodescribirse.

Su perfil psíquico, más que el de un loco, es el de un visionario que, pese a sus alucinaciones, tiene momentos de lucidez mental en los que dice cosas muy sensatas. En el fondo, su relativa locura no es mucho mayor que la del resto de personajes que pasan por personas normales. Además, posee una gran imaginación, con la cual modificará la realidad a su antojo para poder realizar su sueño de ser un gran caballero andante.

Los personajes de la obra conllevan la unión de los contrarios, lo que los hace vacilar al fluctuar entre una característica de su personalidad y su opuesta. Esta oposición provoca una tensión dramática en sus conciencias. Dicho rasgo se manifiesta principalmente en el héroe, que es loco —en cuando a su falta de adecuación entre la realidad y la ficción caballeresca— y cuerdo, cuando no se trata de caballerías. Por otra parte, su misma locura lo lleva a desarrollar una grandeza idealista. Es, además, necio y, al mismo tiempo, sabio.

Alonso Quijano murió, pero don Quijote continúa vivo; ahora mismo está en algún lugar, disfrazado de hombre de nuestro siglo, confundiendo tal vez el reflejo de un tubo de neón con el plateado resplandor de un prodigioso cometa... Si le encontráis, por favor, no os burléis de él...

Cervantes en Yucatán[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ruz Menéndez, Rodolfo, Urzaiz Jiménez, Carlos; Bojórquez Urzaiz, Carlos (1992): Cervantes en Yucatán, Mérida, Yuc., Méx., ed. Universidad Autónoma de Yucatán. ISBN 968-6160-90-6

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]