Xavier Velasco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Xavier Velasco
Xavier Velasco.jpg
Nacimiento 7 de noviembre de 1964
(50 años)[1]
Ciudad de México
Nacionalidad mexicano
Ocupación escritor
Lengua de producción literaria español
Lengua materna español
Género novela
Obras notables Diablo Guardián
Premios VI Premio Alfaguara en 2003
[editar datos en Wikidata]

Xavier Velasco (7 de noviembre de 1964, Ciudad de México) es un escritor mexicano, considerado uno de los exponentes más interesantes de la narrativa mexicana,.[1] Obtuvo el VI Premio Alfaguara en 2003 por su novela Diablo Guardián.[2]

Biografía[editar]

En palabras del propio escritor, es un enamorado impenitente de la música, las motocicletas, la adrenalina y las palabras en esteroides, Velasco comenzó a escribir a los nueve años, como una forma de escapar a las aulas. Ejerce desde entonces la literatura como un vicio secreto, al que años después da curso a través de experimentar con la crónica y la forma de vida del rock. Tránsfuga de las carreras de Ciencias Políticas y Literatura, ejerce luego oficios variopintos, como el de director creativo (de lo cual dice haber extraído "algún dinero y ningún orgullo") y editor de una revista de aristócratas. Acostumbrado a dobles y triples vidas, Velasco desempeña al mismo tiempo los papeles de redactor publicitario, periodista, roquero, socialité, noctámbulo barriobajero y escritor subrepticio.

Escribió durante 16 años en el suplemento Sábado, del periódico unomásuno, fundado y dirigido por Fernando Benítez. Publicados sus escritos en los periódicos Novedades, El Universal, El Nacional, La Crónica, Milenio, Reforma y El País.[3] Fue en Sábado donde sus experimentos verbales alcanzaron mayores niveles de osadía. Entre sus columnas más leídas se halla Deshoras y penumbras (1995 - 2000), Epistolario (2000 - 2004), El funámbulo errante (2000 - 2003) y Pronóstico del clímax (2004 - ). En unas y otras el mexicano se ha mostrado consistentemente irreverente, así como fiel a la vocación de intensidad que hace de sus presentaciones públicas happenings memorables, masivamente concurridos, donde se dice colega y cómplice natural de las mujeres públicas.

Velasco permanece como escritor subterráneo hasta el año 2003, cuando es "descubierto" a la fama internacional a través del prestigioso Premio Alfaguara de Novela, obtenido antes por escritores como Manuel Vicent y Tomás Eloy Martínez, y que le es entregado en Madrid, España, en marzo de 2003, con una dotación de 175,000.00 dólares. Tras varios meses en las listas de ventas de España, México (tres años) y varios países de América Latina, la novela Diablo Guardián (picaresca punk, según el chileno Alberto Fuguet) se convierte en superventas hispanoamericano, con más de diez ediciones y 200,000 ejemplares vendidos.[4]

Obseso de la forma y esteta del vértigo, renuente a formar parte de movimiento literario alguno, Velasco ha visto su trabajo elogiado por escritores de la talla de Carlos Fuentes y Arturo Pérez-Reverte, quienes ya lo han citado como el futuro de la narrativa mexicana.[5] Actualmente reside en San Ángel, el barrio donde creció, en la zona sur de la Ciudad de México.

Su penúltima obra es La edad de la punzada, quien en palabras del propio autor, en entrevista para La Jornada con Jorge Caballero, confiesa que el autor es el protagonista de la novela. Velazco comenta: "cómo pude aguantar a mis padres, y a la hora de terminarla me pregunté cómo pudieron aguantarme. También descubrí que el héroe no fui yo, sino mi madre". [6]

Desde Junio de 2004 es una de las plumas que colaboran en el periódico Milenio una columna de su autoría llamada Pronóstico del Climax. Sus publicaciones son fieles a su estilo irreverente.

Las influencias musicales que se pueden apreciar en la obra del autor son: Los Caifanes, de quienes se trata la primera obra que se conoce del autor. En Diablo Guardian, en varias ocaciones hace referencia a Iggy Pop; de hecho cita unos versos de la canción The Passenger. En la Edad de la punzada cita a Bob Dylan y a David Bowie. De éste último en la entrevista citada dice: "Luego escuché a David Bowie, quien ahonda la brecha generacional con mis padres, porque cuando lo ven con los pelos parados y pelirrojos realmente se preocupan por su hijo. Bowie también creó una brecha generacional con mis amigos, quienes decían: ‘cómo puedes escuchar a ese jotazo’, y si tus amigos adolescentes se escandalizan por la música que escuchas, algo estás haciendo bien".

Obras[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]