Visión remota

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Visión remota es la capacidad psíquica de recibir información o impresiones de un evento, persona, objeto o lugar que se encuentren a gran distancia. Es considerada como una forma de percepción extrasensorial. El término se dio a conocer durante los años setenta por los físicos Harold Puthoff y Russell Targ, parapsicólogos del SRI International, para separarlo de la clarividencia[2][3]​, aunque según Targ, el término fue sugerido por primera vez por Ingo Swann en diciembre de 1971 durante un experimento en la American Society for Psychical Research en la ciudad de Nueva York.[4]

Hasta la fecha, no existe evidencia científica que apoye la existencia de la visión remota, por lo que es visto por la comunidad científica como una pseudociencia.[5][6][7][8][9][10]

Por lo general, se espera que un espectador remoto brinde información sobre un objeto, evento, persona o ubicación que está oculta a la vista física y separada a cierta distancia.[11]

La visión remota se popularizó en la década de 1990 con la desclasificación de ciertos documentos relacionados con el Proyecto Stargate, un programa de investigación de 20 millones de dólares que había comenzado en 1975 y fue patrocinado por el gobierno de Estados Unidos, en un intento de determinar cualquier aplicación militar potencial de los fenómenos psíquicos. El programa se terminó en 1995 después de que no pudo producir ninguna información de inteligencia procesable.[n 1][12]

Historia[editar]

Antecedentes iniciales[editar]

En la literatura ocultista y espiritualista temprana, la visión remota se conocía como telesthesia y clarividencia itinerante. Rosemary Guiley lo describió como "ver objetos remotos u ocultos con clarividencia con el ojo interior, o en un supuesto viaje fuera del cuerpo".[13]

El estudio de los fenómenos psíquicos por parte de los principales científicos comenzó a mediados del siglo XIX. Los primeros investigadores incluyeron a Michael Faraday, Alfred Russel Wallace, Rufus Osgood Mason y William Crookes. Su trabajo implicó principalmente la realización de pruebas experimentales enfocadas en individuos específicos que se pensaba que eran dotados psíquicamente. Los informes de pruebas aparentemente exitosas fueron recibidos con mucho escepticismo por parte de la comunidad científica.[14]

En la década de 1930, Joseph Banks Rhine expandió el estudio del desempeño paranormal a poblaciones más grandes, utilizando protocolos experimentales estándar con sujetos humanos no seleccionados. Pero, al igual que en los estudios anteriores, Rhine se mostró reacio a publicar este trabajo demasiado pronto debido al temor a las críticas de los científicos convencionales.[15]

Este escepticismo continuo, con sus consecuencias para la revisión por pares y la financiación de la investigación, aseguró que los estudios paranormales siguieran siendo un área marginal de la exploración científica. Sin embargo, en la década de 1960, las actitudes contraculturales predominantes silenciaron parte de la hostilidad anterior. El surgimiento de lo que se denomina pensamiento de la "Nueva Era" y la popularidad del Movimiento del potencial humano provocaron un mini-renacimiento que renovó el interés público en los estudios de la conciencia y los fenómenos psíquicos y ayudó a que el apoyo financiero estuviera más disponible para la investigación de tales temas.[16]

A principios de la década de 1970, Harold Puthoff y Russell Targ se unieron al Laboratorio de Electrónica y Bioingeniería del Instituto de Investigación de Stanford (SRI, ahora SRI International) donde iniciaron estudios de lo paranormal que, en un principio, fueron apoyados con fondos privados de la Parapsychology Foundation y el Instituto de Ciencias Noéticas.[17]

A finales de la década de 1970, los físicos John Taylor y Eduardo Balanovski probaron al psíquico Matthew Manning en visión remota y los resultados resultaron "completamente infructuosos".[18]

Uno de los primeros experimentos, alabado por los proponentes por haber mejorado la metodología de las pruebas de visualización remota y por elevar los estándares experimentales futuros, fue criticado por filtrar información a los participantes al dejar pistas inadvertidamente.[19]​ Algunos experimentos posteriores tuvieron resultados negativos cuando se eliminaron estas pistas.[n 2]

El consejo de los espectadores en el " proyecto Stargate " siempre fue tan poco claro y poco detallado que nunca se ha utilizado en ninguna operación de inteligencia.[3][n 1][12]

Rechazo y rescisión[editar]

A principios de la década de 1990, la Junta de Inteligencia Militar, presidida por el jefe de la Agencia de Inteligencia de la Defensa, Harry E. Soyster, nombró al coronel del ejército William Johnson para administrar la unidad de visualización remota y evaluar su utilidad objetiva. La financiación se disipó a finales de 1994 y el programa entró en declive. El proyecto fue transferido de DIA a la CIA en 1995.

En 1995, la CIA contrató al American Institutes for Research (AIR) para realizar una evaluación retrospectiva de los resultados generados por el Proyecto Stargate. Los revisores incluyeron a Ray Hyman y Jessica Utts. Utts sostuvo que había habido un efecto positivo estadísticamente significativo,[21]​ con algunos sujetos puntuando entre un 5% y un 15% por encima de la probabilidad.[n 1]​ Hyman argumentó que la conclusión de Utts de que se había demostrado la existencia de ESP, "es prematura, por decir lo menos".[22]​ Hyman dijo que los hallazgos aún no se habían replicado de forma independiente, y que sería necesaria más investigación para "reclamar legítimamente la existencia de funcionamiento paranormal".[22]​ Basándose en sus dos estudios, que recomendaban un mayor nivel de investigación crítica y controles más estrictos, la CIA puso fin al proyecto de 20 millones de dólares en 1995.[12]​ La revista Time declaró en 1995 que tres psíquicos de tiempo completo todavía estaban trabajando con un presupuesto anual de 500.000 dólares en Fort Meade, Maryland, que pronto se cerraría.[12]

El informe AIR concluyó que no se produjeron datos de inteligencia utilizables en el programa.[n 1]​ David Goslin, del AIR, dijo: "No hay evidencia documentada de que tenga algún valor para la comunidad de inteligencia".[12]

Investigación del gobierno del Reino Unido[editar]

En 2001–2002, el gobierno del Reino Unido realizó un estudio sobre 18 sujetos no entrenados. Los experimentadores registraron el campo eléctrico y el campo magnético alrededor de cada espectador para ver si la actividad cerebral de las vistas exitosas causaba que se emitieran campos más altos de lo habitual desde el cerebro. Sin embargo, los experimentadores no encontraron ninguna evidencia de que los espectadores hubieran accedido a los objetivos en la fase de recopilación de datos, el proyecto se abandonó y los datos nunca se analizaron ya que no había ocurrido ninguna actividad de RV (visión remota). Se detectaron algunos campos eléctricos de "banda estrecha" durante las visitas, pero se atribuyeron a causas externas. El experimento fue revelado en 2007 después de una solicitud de liberación de información del Reino Unido.[23]

Programa de percepción remota de PEAR[editar]

A finales de la década de 1970, el Laboratorio de Investigación de Anomalías de Ingeniería de Princeton (PEAR) llevó a cabo una extensa investigación sobre visualización remota. En 1989, había realizado 336 ensayos formales, informando una puntuación z compuesta de 6.355, con un valor p correspondiente de 1.04e-10.[24]​ En una crítica de estos resultados en 1992, Hansen, Utts y Markwick concluyeron: "Los experimentos de observación remota de PEAR se apartan de los criterios comúnmente aceptados para la investigación formal en ciencia. De hecho, son sin duda algunos de los experimentos ESP de peor calidad publicados en muchos años."[24]​ El laboratorio respondió que "ninguna de las quejas declaradas compromete los protocolos experimentales o métodos analíticos de PEAR" y reafirmó sus resultados.[25]

Siguiendo el énfasis de Utts en la replicación y el desafío de Hyman sobre la consistencia entre laboratorios en el informe AIR, PEAR realizó varios cientos de ensayos para ver si podían replicar los experimentos SAIC y SRI. Crearon una metodología de juicio analítico para reemplazar el proceso de juicio humano que fue criticado en experimentos anteriores, y publicaron un informe en 1996. Sentían que los resultados de los experimentos eran consistentes con los experimentos de SRI.[26]​ Sin embargo, otros en la comunidad parapsicológica y dentro de la comunidad científica en general han propuesto fallas estadísticas.[27]

Recepción científica[editar]

Se han realizado diversos estudios científicos sobre visión remota. Los primeros experimentos produjeron resultados positivos, pero tenían fallas invalidantes.[7]​ Ninguno de los experimentos más recientes ha mostrado resultados positivos cuando se realiza en condiciones debidamente controladas.[3][n 1][12][n 2][23]​ Esta falta de experimentos exitosos ha llevado a la comunidad científica dominante a rechazar la visualización remota, basándose en la ausencia de una base de evidencia, la falta de una teoría que explique visualización remota y la falta de técnicas experimentales que puedan proporcionar resultados positivos fiables.[5][6][7][8]

Los escritores científicos Gary Bennett, Martin Gardner, Michael Shermer y el profesor de neurología Terence Hines describen el tema de la visión remota como pseudociencia.[9][10][28][29]

C.E.M. Hansel, quien evaluó los experimentos de visión remota de parapsicólogos como Puthoff, Targ, John B. Bisha y Brenda J. Dunne, señaló que faltaron controles y no se tomaron precauciones para descartar la posibilidad de fraude. Concluyó que el diseño experimental se informó de manera inadecuada y "demasiado poco controlado para cumplir una función útil".[30]

El psicólogo Ray Hyman dice que, incluso si los resultados de los experimentos de visualización remota se reprodujeran en condiciones específicas, todavía no serían una demostración concluyente de la existencia del funcionamiento psíquico. Él culpa de esto a la dependencia de un resultado negativo: las afirmaciones sobre ESP se basan en los resultados de experimentos que no se explican por medios normales. Dice que los experimentos carecen de una teoría positiva que oriente sobre qué controlar sobre ellos y qué ignorar, y que "los parapsicólogos aún no se han acercado a (tener una teoría positiva)".[31]​}}

Hyman también dice que la cantidad y la calidad de los experimentos en RV son demasiado bajas para convencer a la comunidad científica de "abandonar sus ideas fundamentales sobre causalidad, tiempo y otros principios", debido a que sus hallazgos aún no se han replicado con éxito bajo cuidadosos escrutinio.[n 3]

Martin Gardner ha escrito que el investigador fundador Harold Puthoff era un cienciólogo activo antes de su trabajo en la Universidad de Stanford, y que esto influyó en su investigación en SRI. En 1970, la Iglesia de la Cienciología publicó una carta notariada que había sido escrita por Puthoff mientras realizaba una investigación sobre la visión remota en Stanford. La carta decía, en parte: "Aunque los críticos que ven el sistema de Cienciología desde el exterior pueden tener la impresión de que Cienciología es solo otro de los muchos 'esquemas' cuasi educativos cuasi religiosos, de hecho es un sistema altamente sofístico y altamente tecnológico más característica de la planificación empresarial moderna y la tecnología aplicada ".[9]​ Entre algunas de las ideas que Puthoff apoyó con respecto a la visión remota estaba la afirmación del libro Occult Chemistry de que dos seguidores de Madame Blavatsky, fundadora de la teosofía, pudieron ver de forma remota la estructura interna de los átomos.[9]

Michael Shermer investigó experimentos de visión remota y descubrió un problema con la lista de selección de objetivos. Según Shermer con los bocetos, solo se suelen utilizar un puñado de diseños, como líneas y curvas, que podrían representar cualquier objeto y ser interpretadas como un "acierto". Shermer también ha escrito sobre los sesgos de confirmación y retrospectiva que se han producido en experimentos de visión remota.[32]

Varias organizaciones escépticas han realizado experimentos para visualización remota y otras supuestas habilidades paranormales, sin resultados positivos bajo condiciones adecuadamente controladas.[7]

Señales sensoriales[editar]

Los psicólogos David Marks y Richard Kammann intentaron replicar los experimentos de visión remota de Russell Targ y Harold Puthoff[33]​ que se llevaron a cabo en la década de 1970 en el Stanford Research Institute. En una serie de 35 estudios, no pudieron replicar los resultados, por lo que investigaron el procedimiento de los experimentos originales. Marks y Kammann descubrieron que las notas dadas a los jueces en los experimentos de Targ y Puthoff contenían pistas sobre en qué orden se llevaron a cabo, como hacer referencia a los dos objetivos de ayer, o tenían la fecha de la sesión escrita en la parte superior de la página. . Concluyeron que estas pistas eran la razón de las altas tasas de aciertos del experimento.[34][35]​ SegúnTerence Hines:

El examen de las pocas transcripciones reales publicadas por Targ y Puthoff muestra que esas pistas estaban presentes. Para averiguar si las transcripciones inéditas contenían pistas, Marks y Kammann escribieron a Targ y Puthoff solicitando copias. Es casi inaudito que un científico se niegue a proporcionar sus datos para un examen independiente cuando se le pregunta, pero Targ y Puthoff se negaron sistemáticamente a permitir que Marks y Kammann vieran copias de las transcripciones. Sin embargo, Marks y Kammann pudieron obtener copias de las transcripciones del juez que las utilizó. Se encontró que las transcripciones contenían una gran cantidad de pistas.[36]

Thomas Gilovich ha escrito:

La mayor parte del material de las transcripciones consiste en los intentos honestos de los perceptores de describir sus impresiones. Sin embargo, las transcripciones también contenían material extraño considerable que podría ayudar a un juez a compararlas con los objetivos correctos. En particular, hubo numerosas referencias a fechas, horas y sitios visitados previamente que permitirían al juez colocar las transcripciones en la secuencia adecuada ... Asombrosamente, a los jueces en los experimentos de Targ-Puthoff se les dio una lista de sitios objetivo en el orden exacto orden en que se utilizaron en las pruebas![6]

Según Marks, cuando se eliminaron las señales, los resultados cayeron a un nivel esperado por azar.[7]​ Marks pudo lograr el 100 por ciento de precisión sin visitar ninguno de los sitios por sí mismo, pero utilizando señales.[n 4]James Randi ha escrito que las pruebas controladas por varios otros investigadores, eliminando varias fuentes de señales y evidencia extraña presente en las pruebas originales, produjeron resultados negativos. Los estudiantes también pudieron resolver las ubicaciones de Puthoff y Targ a partir de las pistas que se habían incluido inadvertidamente en las transcripciones.[20]

Marks y Kamman concluyeron: "Hasta que se pueda confirmar la visión remota en condiciones que impidan la indicación sensorial, las conclusiones de Targ y Puthoff seguirán siendo una hipótesis sin fundamento".[38]​ En 1980, Charles Tart afirmó que un nuevo juicio de las transcripciones de uno de los experimentos de Targ y Puthoff reveló un resultado por encima de la probabilidad.[39]​ Targ y Puthoff se negaron nuevamente a proporcionar copias de las transcripciones y no fue hasta julio de 1985 que se pusieron a disposición para su estudio cuando se descubrió que todavía contenían señales sensoriales.[10]​ Marks y Christopher Scott (1986) escribieron "considerando la importancia de la hipótesis de visualización remota de la eliminación adecuada de señales, el fracaso de Tart en realizar esta tarea básica parece más allá de la comprensión. Como se concluyó anteriormente, la visualización remota no se ha demostrado en los experimentos realizados por Puthoff y Targ, sólo el fracaso repetido de los investigadores para eliminar las señales sensoriales ".[40]

La información de las sesiones de visión remota del Proyecto Stargate era vaga e incluía una gran cantidad de datos irrelevantes y erróneos, nunca fue útil en ninguna operación de inteligencia y se sospechaba que los gerentes de proyecto en algunos casos cambiaron los informes para que se ajustaran a las señales de fondo.[n 1]

Marks en su libro The Psychology of the Psychic (2000) discutió en detalle las fallas del Proyecto Stargate.[42]​ Escribió que había seis características de diseño negativas de los experimentos. No se descartó la posibilidad de pistas o fugas sensoriales, no hubo replicación independiente, algunos de los experimentos se llevaron a cabo en secreto, lo que hizo imposible la revisión por pares. Marks señaló que el juez Edwin May también era el investigador principal del proyecto y esto era problemático, lo que generaba un gran conflicto de intereses con la posibilidad de colusión, advertencias y fraude. Marks concluyó que el proyecto no era más que un "engaño subjetivo" y después de dos décadas de investigación no había podido proporcionar ninguna evidencia científica para la visualización remota.[42]

Marks también ha sugerido que los participantes de los experimentos de visualización remota están influenciados por la validación subjetiva , un proceso mediante el cual se perciben correspondencias entre estímulos que, de hecho, están asociados de forma puramente aleatoria.[42]

El profesor Richard Wiseman, psicólogo de la Universidad de Hertfordshire y miembro del Comité para la Investigación Escéptica (CSI) ha señalado varios problemas con uno de los primeros experimentos en SAIC, incluida la fuga de información. Sin embargo, indicó la importancia de su enfoque orientado a procesos y de su perfeccionamiento de la metodología de visualización remota, lo que significa que los investigadores que replican su trabajo podrían evitar estos problemas.[8]​ Wiseman insistió más tarde en que había múltiples oportunidades para que los participantes en ese experimento fueran influenciados por señales inadvertidas y que estas señales pueden influir en los resultados cuando aparecen.[19]

Participantes seleccionados del estudio de visión remota[editar]

  • Ingo Swann, un destacado participante de la investigación en visión remota[43]
  • Pat Price, uno de los primeros visores remotos
  • Joseph McMoneagle, uno de los primeros espectadores remotos[44]​ Ver: Proyecto Stargate
  • Courtney Brown, politóloga y fundadora del Farsight Institute
  • David Marks, un crítico de la visión remota, después de encontrar pistas sensoriales y editar las transcripciones originales generadas por Targ y Puthoff en el Instituto de Investigación de Stanford en la década de 1970.
  • Uri Geller, objeto de un estudio de Targ y Puthoff en el Instituto de Investigación de Stanford[33]

Véase también[editar]

Lecturas adicionales[editar]

Enlaces externos[editar]

Notas[editar]

  1. a b c d e f Mumford, Rose y Goslin escribieron, en An Evaluation of Remote Viewing: Research and Applications: "Las visualizaciones remotas nunca han proporcionado una base adecuada para operaciones de inteligencia 'procesables', es decir, información lo suficientemente valiosa o convincente como para que se tomaran medidas como resultado (...) se proporciona una gran cantidad de información errónea e irrelevante y poca se observa un acuerdo entre los informes de los espectadores. (...) los espectadores remotos y los gerentes de proyecto informaron que los informes de visualización remota se cambiaron para hacerlos consistentes con las señales de fondo conocidas. Si bien esto era apropiado en esa situación, hace que sea imposible interpretar el papel de los fenómenos paranormales de forma independiente. Además, plantea algunas dudas acerca de algunos casos bien publicitados de éxitos dramáticos que, si se toman al pie de la letra, no podrían atribuirse fácilmente a señales de fondo. En al menos algunos de estos casos, hay razones sospechar,sobre la base de las investigaciones posteriores y la declaración de los espectadores de que los directores de programas anteriores habían "modificado" los informes, que se disponía de mucha más información de antecedentes de la que uno podría suponer en un principio "[41]
  2. a b De An Encyclopedia of Claims, Frauds, and Hoaxes of the Occult and Supernatural de James Randi: "Los datos de Puthoff y Targ fueron reexaminados por los otros investigadores, y se descubrió que sus estudiantes podían resolver las ubicaciones sin necesidad de de cualquier poder psíquico, utilizando sólo las pistas que se habían incluido inadvertidamente en las transcripciones de Puthoff y Targ "[20]
  3. Hyman también dice en el artículo de Skeptical Inquirer:"Los datos de Puthoff y Targ fueron reexaminados por los otros investigadores, y se descubrió que sus estudiantes podían resolver las ubicaciones sin necesidad de de cualquier poder psíquico, utilizando sólo las pistas que se habían incluido inadvertidamente en las transcripciones de Puthoff y Targ "[31]
  4. Martin Bridgstock escribió en Beyond Belief: Skepticism, Science and the Paranormal: "La explicación utilizada por Marks y Kammann claramente implica el uso de la navaja de Ockham. Marks y Kammann argumentaron que las 'señales' - pistas sobre el orden en que los sitios habían sido visitado: proporcionó información suficiente para los resultados, sin recurrir a la percepción extrasensorial. De hecho, el propio Marks pudo lograr el 100% de precisión en la asignación de algunas transcripciones a los sitios sin visitar ninguno de los sitios, simplemente sobre la base de las señales. La navaja de Ockham dice que que si existe una explicación natural sencilla, no hay necesidad de la espectacular explicación paranormal: las afirmaciones de Targ y Puthoff no están justificadas".[37]

Referencias[editar]

  1. Blom, Jan. (2009). A Dictionary of Hallucinations. Springer. p. 451. ISBN 978-1441912220
  2. Kendrick Frazier. Science Confronts the Paranormal. Prometheus Books, Publishers; ISBN 978-1-61592-619-0. p. 94–.
  3. a b c Joe Nickell (March 2001), «Remotely Viewed? The Charlie Jordan Case», Skeptical Inquirer 
  4. Targ, Russell (27 March 2012). The Reality of ESP: A Physicist's Proof of Psychic Abilities. Quest Books. pp. 4, 14, 23. ISBN 0835608840. 
  5. a b Alcock, James. (1981). Parapsychology-Science Or Magic?: A Psychological Perspective. Pergamon Press. pp. 164-179. ISBN 978-0080257730
  6. a b c Gilovich, Thomas (1993). How We Know What Isn't So: Fallibility of Human Reason in Everyday Life. Free Press. pp. 166-173. ISBN 978-0-02-911706-4
  7. a b c d e Marks, David; Kammann, Richard. (2000). The Psychology of the Psychic. Prometheus Books. ISBN 1-57392-798-8
  8. a b c Wiseman, R; Milton, J (1999). «Experiment One of the SAIC Remote Viewing Program: A critical reevaluation» (PDF). Journal of Parapsychology 62 (4): 297-308. Consultado el 26 de junio de 2008. 
    * Obtained from listing of research papers on Wiseman's website
  9. a b c d Gardner, Martin (2000). Did Adam and Eve Have Navels?: Debunking Pseudoscience. New York: W.W. Norton. pp. 60–67. ISBN 978-0-393-32238-5. 
  10. a b c Hines, Terence (2003). Pseudoscience and the Paranormal. Prometheus Books. p. 136. ISBN 1-57392-979-4. 
  11. Zusne, Leonard; Jones, Warren (1989). Anomalistic psychology: a study of magical thinking. Lawrence Erlbaum Associates. p. 167. ISBN 0-8058-0508-7. 
  12. a b c d e f Waller, Douglas (11 December 1995). «The vision thing». Time. p. 45. 
  13. Guiley, Rosemary (1991). Harper's Encyclopedia of Mystical and Paranormal Experience. San Francisco: Harper. p. 507. ISBN 978-0062503664. 
  14. Hyman, Ray (1985). «A Critical Historical Overview of Parapsychology». En Kurtz, Paul, ed. A Skeptic's Handbook of Parapsychology. Prometheus Books. pp. 3-96. ISBN 0-87975-300-5. 
  15. Hyman, R (June 1986). «Parapsychological research: A tutorial review and critical appraisal». Proceedings of the IEEE 74 (6): 823-849. doi:10.1109/proc.1986.13557. 
  16. Wade, N (July 13, 1973). «Psychical research: The incredible in search of credibility». Science 181: 138-143. PMID 17746612. doi:10.1126/science.181.4095.138. 
  17. Kaiser, David (2011). How the Hippies Saved Physics: Science, Counterculture, and the Quantum Revival. W.W. Norton & Company. pp. 69-71. ISBN 9780393076363. 
  18. Taylor, John (1980). Science and the Supernatural: An Investigation of Paranormal Phenomena Including Psychic Healing, Clairvoyance, Telepathy, and Precognition by a Distinguished Physicist and Mathematician. Temple Smith. p. 83. ISBN 0-85117-191-5. 
  19. a b Wiseman, R; Milton, J (1999). «Experiment one of the SAIC remote viewing program: A critical re-evaluation. A reply to May.». Journal of Parapsychology 63 (1): 3-14. Consultado el 26 de junio de 2008. 
    * Obtained from listing of research papers on Wiseman's website
  20. a b Randi, James. «Remote Viewing». An Encyclopedia of Claims, Frauds, and Hoaxes of the Occult and Supernatural (online edición). James Randi Educational Foundation. Consultado el 23 de abril de 2014. 
  21. «AIR : An Assessment of the Evidence for Psychic Functioning : Jessica Utts». web.archive.org. 13 de mayo de 2008. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  22. a b «Society for Scientific Exploration | Journal of Scientific Exploration | Evaluation of a Program on Anomalous Mental Phenomena». web.archive.org. 3 de junio de 2008. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  23. a b «Remote Viewing». webarchive.nationalarchives.gov.uk. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  24. a b Hansen, George P.; Utts, Jessica; Markwick, Betty (June 1992). «Critique of the PEAR remote-viewing experiments». Journal of Parapsychology 56. 
  25. Dobyns, Y.H.; Dunne, B.J.; Jahn, R.G.; Nelson, R.D. (June 1992). «Response to Hansen, Utts, and Markwick». Journal of Parapsychology 56. 
  26. «Precognitive Remote Perception: Replication of Remote Viewing» (PDF). web.archive.org. 7 de enero de 2010. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  27. Jeffers, Stanley (May–June 2006). «The PEAR proposition: Fact or fallacy?». Skeptical Inquirer (Committee for Skeptical Inquiry) 30 (3). Consultado el 24 de enero de 2014. 
  28. «Examples of Heretical Science». web.archive.org. 13 de diciembre de 2011. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  29. Shermer, Michael (2013). «Science and Pseudoscience». En Pigliucci, Massimo; Boudry, Maarten, eds. Philosophy of Pseudoscience: Reconsidering the Demarcation Problem. University Of Chicago Press. p. 206. ISBN 978-0-226-05196-3. 
  30. Hansel, C. E. M (1989). The Search for Psychic Power. Prometheus Books. pp. 160-166. ISBN 0-87975-516-4. 
  31. a b Hyman, Ray (March–April 1996). «The evidence for psychic functioning: Claims vs. reality». Skeptical Inquirer. 
  32. Shermer, Michael. (2001). The Borderlands of Science: Where Sense Meets Nonsense. Oxford University Press. pp. 8-10. ISBN 9780198032724.
  33. a b Targ, R; Puthoff, H (1974). «Information transmission under conditions of sensory shielding». Nature 251 (5476): 602-607. Bibcode:1974Natur.251..602T. PMID 4423858. doi:10.1038/251602a0. 
  34. Marks, David; Kammann, Richard (1978). «Information transmission in remote viewing experiments». Nature 274: 680-81. Bibcode:1978Natur.274..680M. doi:10.1038/274680a0. 
  35. Marks, David (1981). «Sensory cues invalidate remote viewing experiments». Nature 292: 177. Bibcode:1981Natur.292..177M. doi:10.1038/292177a0. 
  36. Hines, Terence. (2003). Pseudoscience and the Paranormal. Prometheus Books. p. 135. ISBN 1-57392-979-4
  37. Bridgstock, Martin (2009). Beyond Belief: Skepticism, Science and the Paranormal. Cambridge University Press. p. 106. ISBN 9780521758932. 
  38. Hansel, C. E. M. (1980). ESP and Parapsychology: A Critical Reevaluation. Prometheus Books. p. 293
  39. Tart, Charles; Puthoff, Harold; Targ, Russell (1980). «Information Transmission in Remote Viewing Experiments». Nature 284: 191. Bibcode:1980Natur.284..191T. PMID 7360248. doi:10.1038/284191a0. 
  40. Marks, David; Scott, Christopher (1986). «Remote Viewing Exposed». Nature 319: 444. Bibcode:1986Natur.319..444M. PMID 3945330. doi:10.1038/319444a0. 
  41. Mumford, Michael D.; Rose, Andrew M.; Goslin, David A. (29 September 1995). An Evaluation of Remote Viewing: Research and Applications. American Institutes for Research. Archivado desde el original el 13 January 2017. 
  42. a b Marks, David. (2000). The Psychology of the Psychic (2nd Edition). Prometheus Books. pp. 71-96. ISBN 1-57392-798-8
  43. Targ, Russell; Puthoff, Harold (1977). Mind-Reach: Scientists Look at Psychic Ability. Dell. 
  44. McMoneagle, Joseph (1997). Mind Trek: Exploring Consciousness, Time, and Space Through Remote Viewing. Hampton Roads.