Vello abdominal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término vello abdominal, se refiere al vello que crece en el abdomen de los seres humanos y mamíferos, entre el área púbica (vulva o pene) y el tórax (pecho). El crecimiento del vello abdominal sigue el mismo patrón en casi todos los mamíferos, verticalmente hacia arriba desde la zona del pubis y de arriba a abajo del tórax hasta el ombligo. El vello del abdomen de los mamíferos es parte del pelaje o la piel.

En humanos[editar]

Crecimiento de vello en forma sagital o vertical.

Antes de la pubertad, la región abdominal de los hombres y mujeres está cubierto de vello muy fino. En respuesta a los crecientes niveles de andrógenos (principalmente testosterona) durante y después de la pubertad, la piel del abdomen comienza a producir pelo más grueso, más largo y más pigmentado (pelo terminal). Este proceso afecta principalmente a los hombres. Inicialmente, el pelo crece en una línea vertical desde la zona del pubis hasta el ombligo y desde el tórax hasta el ombligo, Aunque el desarrollo del vello abdominal, normalmente comienza durante la pubertad, sino que también puede empezar más tarde, entre las edades de 20 y 30 años. En algunos hombres, el pelo abdominal se mantendrá dentro de una línea claramente definida vertical, pero en otros, pelo terminal aparecerá tanto lateralmente cómo verticalmente, particularmente en el área alrededor del ombligo. Este desplazamiento lateral puede continuar en la edad madura. El estudio señala más adelante que dos de cada tres jóvenes tienen un (Sagital) "rastro del tesoro" muy frecuente en jóvenes de 17 años.[1]

Algunas mujeres pueden desarrollar una pequeña línea de pelo de la zona del pubis hasta el ombligo.

Patrones[editar]

Diversos estudios de personas de raza blanca han documentado los siguientes patrones generales de vello púbico y abdominal, incluyendo:

  • Extendido (o cuadrangular): El pelo se distribuye ampliamente en el abdomen, sin formar un patrón geométrico.

Richard Zickler, realizó un estudio en 1997, donde estudió que un patrón horizontal era más común en las mujeres con una incidencia de alrededor del 80 por ciento. Este proceso se produjo en el 6% de los hombres, entre ellos el 55% de 13 a 15 años de edad y 28% de los 16 y 17 años de edad. El patrón sagital se encontró en el 44% de los varones menores de 16 años, el 67% de los varones de 16-17 años, el 20% de los varones mayores de 17, y 17% de las mujeres. El patrón acuminado se produjo en aproximadamente el 55 por ciento de los varones y, ocasionalmente, en las mujeres. El patrón de dispersar se produjo en aproximadamente el 19 por ciento de los varones estudiados.[1]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]