Turnismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Turno de partidos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Caricatura de Sagasta, obra de Joaquín Moya, publicada en Gedeón.

El sistema de alternancia bipartidista conocido como el «turno pacífico»,[1] turnismo o simplemente turno fue uno de los elementos fundamentales del sistema de la Restauración borbónica en España. Consistió en la alternancia en el gobierno de los dos partidos dinásticos (conservador y liberal). La formación de gobierno por parte de cada uno de ellos no dependía del triunfo en las elecciones, sino de la decisión del rey en función de una crisis política o de desgaste en el poder del partido gobernante. Su origen estuvo en la exigencia de Sagasta de que el rey llamase a gobernar en 1881 a su partido como alternancia al de Cánovas. Esta práctica artificial impulsada por Canóvas del Castillo y Práxedes Mateo Sagasta y que tomaba como modelo el sistema británico, acabó con el limitado pluralismo político existente.[2]

La cesión del rey a esta petición instauró el precedente del relevo pacífico en el poder, y alejó el riesgo de pronunciamientos y motines. Se rompía así con lo que había sido la práctica del reinado de Isabel II, que se fundamentó en el monopolio del gobierno de los moderados, por lo que los progresistas solo tenían la vía del levantamiento para alcanzar el poder.

Lo normal en este relevo era que antes existiese un cierto desgaste del gobierno y que la oposición presionase para que se produjera el cambio. Pero en la práctica esto no era lo esencial: se instauró un acuerdo tácito de que los dos partidos que apoyaban a la monarquía de Alfonso XII se turnarían el poder, mediante la manipulación del proceso electoral, de un verdadero fraude que permite hablar de democracia puramente formal o "sistema liberal sin democracia".

Segismundo Moret y Antonio Maura, 1909, en Gedeón.

El sistema turnista seguía estos pasos:

  • El rey llamaba a gobernar a uno de los dos grandes partidos del sistema: si gobernaba el Liberal, llamaba al Conservador y viceversa. Es decir, el primer paso era contar con el apoyo de la corona.
  • Como el régimen de la Restauración era un sistema parlamentario, se hacía preciso que el nuevo gobierno contara con el respaldo de las Cortes. Para ello el rey disolvía las Cortes y se convocaban nuevas elecciones, que se manipulaban para que obtuviera mayoría el partido que debía formar el gobierno.

La consolidación del turnismo tuvo lugar en la etapa de la regencia de María Cristina de Habsburgo (1885-1902), especialmente tras el gobierno largo liberal (1885-1890) y el llamado Pacto de El Pardo, que estableció el acuerdo entre Cánovas y Sagasta y la regente de turnarse el poder con el fin de asegurar la propia monarquía ante la doble amenaza carlista y republicana.

La secuencia de ocupación del poder entre el Partido Conservador y el Partido Liberal muestra a la perfección cómo se llevó a cabo esta práctica.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Historia de España, 2º Bachillerato. Santillana. 
  • Historia de España, 2º Bachillerato. Vicens Vives. 
  • Fernández Sarasola, Ignacio (2006). «La idea de partido político en la España del siglo XX». Revista Española de Derecho Constitucional (77): 77-107. ISSN 0211-5743. 
  • Milán García, José Ramón (2000). «La revolución entra en palacio. El liberalismo dinástico de Sagasta (1875-1903)». Berceo (139): 93-122. ISSN 0210-8550. 

Enlaces externos[editar]