Tragedia de la puerta 12

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tragedia de la puerta 12
Lapuerta12-1968.jpg
La "Puerta 12" del Estadio Mâs Monumental custodiada por la policía al día siguiente de la tragedia.
Fecha 23 de junio de 1968
Causa Estampida humana, falta de oxígeno, entre otros.
Lugar Bandera de Argentina Club Atlético River Plate, Buenos Aires, Argentina
Coordenadas 34°32′43″S 58°26′59″O / -34.5452, -58.4497
Fallecidos 71
Heridos 128

La Tragedia de la puerta 12 fue un suceso fatal que ocurrió el 23 de junio de 1968 en el estadio de River Plate, cuando murieron aplastadas 71 personas, con un promedio de edad de 19 años, y resultaron heridas 113, a la salida del partido de fútbol disputado ese día entre el equipo local y su clásico rival Boca Juniors. Se trata de la mayor catástrofe de la historia del deporte argentino. Todos los muertos eran simpatizantes de Boca Juniors. Pese a las fuertes sospechas sobre la actuación de la Policía Federal y el Club Atlético River Plate, las causas y responsabilidades de la masacre nunca fueron adecuadamente establecidas. El hecho adquirió las características de un tabú y no fue recordado ni por Boca, ni por River. En 2018, al cumplirse 50 años de las muertes, el Club Boca Juniors pidió perdón por no haber recordado a las víctimas, comprometiéndose a hacerlo en adelante.[1]

Los sucesos[editar]

La masacre se produjo al finalizar el partido de fútbol entre los equipos de River Plate y Boca Juniors jugado en el estadio del primero, en la Puerta 12, una de las que facilitaban la salida de los simpatizantes visitantes, en ese caso de Boca. Por causas nunca aclaradas el sector de salida a la calle, luego de las escaleras, no se encontraba liberado, y la presión de la multitud que salía causó la muerte de las 71 víctimas, la mayoría de los cuales eran menores de edad.

«En un principio era una avalancha normal, pero después se acrecentó. Iba por el aire, sin tocar el piso. Algo empezó a salir mal. La avalancha se detuvo. Cada vez estaba más apretado. Había gritos de pánico, de mucho miedo. La gente que estaba abajo quería subir. Estábamos uno arriba de otro bajo una terrible presión que no dejaba respirar. Me caí y después me desmayé. ¿Cuál fue el motivo de la tragedia? Nunca lo conocí. Yo me salvé de milagro. Quizá gracias a la gente que me ayudó porque era el más joven de todos y porque la avalancha se detuvo cuando yo estaba en un recodo de la escalera. Apenas tenía 14 años. Nunca más fui a ver a Boca.»
Miguel Durrieu, sobreviviente de 46 años (cuando fue entrevistado por el diario Clarín en el año 2000).[2]
«Con mi primo salimos por la puerta 13, la de River, y vimos como la Policía Montada con enormes caballos atropellaba a los que querían salir por la puerta 12, éramos adolescentes y corrimos porque había muchos gritos, y eran tiempos de mucha violencia policial.»
O. L., sobreviviente.[cita requerida]

Investigación y responsabilidad[editar]

La investigación penal finalizó sin que se hallaran culpables del siniestro. Algunos testimonios sostuvieron que los molinetes se encontraban colocados y que ello impidió la salida de la multitud. Otros afirmaron que la salida no fue posible porque la Policía Federal lo impidió (en 1968 el país estaba gobernado por la dictadura militar de la autodenominada Revolución Argentina del general Juan Carlos Onganía).[2]​ Inicialmente, dos directivos de River fueron procesados por ser sospechosos de negligencia, pero la Cámara de Apelaciones dejó el procesamiento sin efecto y la causa fue archivada.

Con respecto a la responsabilidad civil, la Asociación del Fútbol Argentino y los clubes afrontaron la misma de manera colectiva, reuniendo un fondo de poco menos de 100 000 dólares, que significaban apenas poco más de 1000 dólares por fallecido. A cambio de cobrar esa cifra se les exigió a los damnificados que renunciaran a cualquier reclamo judicial. Sólo dos damnificados, Nélida Oneto de Gianolli y Diógenes Zúgaro, iniciaron juicio contra River; el fallo condenó al club a raíz de su responsabilidad civil y le ordenó pagar alrededor de 50 000 dólares a cada uno.

Eventos posteriores[editar]

Luego de la masacre la salida fue renombrada como Acceso L. Por su parte, el documentalista Pablo Tesoriere realizó un documental sobre el tema con el título Puerta 12, el cual fue estrenado en 2008.

Desde hace varios años, distintos grupos de hinchas de Boca vienen reclamando que desde el Club Atlético Boca Juniors, de manera oficial, se realice un verdadero homenaje a las víctimas y a sus familiares.

La organización Boca Es Pueblo realizó un primer mural en homenaje a los hinchas de Boca fallecidos en el barrio de La Boca en el año 2015, que luego fue tapado. En 2018, en el 50 aniversario de la masacre, pintaron un nuevo mural en el que se destacan a los hinchas de Boca de un lado, a la policía esperando a la salida de la Puerta 12 para reprimir, el cantito de la hinchada de Boca "no había puerta, no había molinete, era la cana que daba con machete" y, por primera vez, el listado completo de las 71 víctimas.[3]​ Diana Von Bernardt, hermana de Guido, una de las víctimas, participó de ese mural pintando el nombre de su hermano.[3]

Referencias[editar]

  1. «Boca se disculpó por la Puerta 12». Olé. 23 de junio de 2018. 
  2. a b Andrés Burg y Carlos Prieto (27 de junio de 2000). «Puerta 12: Memorias del horror». Clarín. Consultado el 14 de enero de 2008. 
  3. a b «Hinchas de Boca pintaron un mural en memoria de los 71 muertos de la Puerta 12». Pura Ciudad. 30 de junio de 2019.