Toro embolado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Toro embolado en Fortanete

El toro embolado o toro de fuego es un festejo tradicional que se celebra en España y que se encuentra relacionado con la tauromaquia. En esta celebración, un toro de lidia corre por la trama urbana de una determinada localidad portando sobre sus astas o cuernos un herraje, sobre los cuales se colocan estopas engrasadas a las que se les prende fuego.


Historia[editar]

Origen antropológico[editar]

El rito del toro embolado o toro de fuego está asociado a la "simbología solar taurina", cuyos antecedentes más remotos se encuentran en el Neolítico, concretamente en las representaciones rupestres del Covachón del Puntal (Monte Valonsadero, Soria), donde aquellos pobladores hacían "haces engrasados de los tiempos preshistóricos, colocados sobre los toros, para encenderlos de noche y celebrar con esa visión las fiestas jubilares de la tribu".[1]

Esta tradición prehistórica, según Nebot, es la que se mantiene en las poblaciones de Castellón, Valencia, Aragón, Cataluña o Castilla y León; y cuyo origen se basa en los ritos solares de fecundidad y renovación. De esta manera, el origen antropológico procede de los ritos de celebración tras las recolecciones, donde el toro y el fuego representan la fertilidad de la tierra; donde las carreras nocturanas con el toro portando luminarias, simulan ahuyentar las tinieblas; y donde el sacrificio del toro forma parte de una comida ritual.[2]​ Asimismo, y según Delgado Linacero, este tipo de espectáculos tendrían un origen ritual donde "se ofrecía el animal genésico a la divinidad, revestido del fuego solar, con la esperanza del nuevo resguir de la vida en la primavera siguiente".[3]

De esta época, datan otros ritos o tradiciones taurinas, en las que los pobladores neolíticos mostraban el valor y destreza relacionadas con la caza de los toros, como es el caso de Las pinturas rupestres de las Canchas o Tolmo de Minateda en Albacete, Patrimonio de la humanidad, datadas entre el 6000 y el 1500 a.C. donde se observan diferentes escenas de rituales y caza en torno a toros y otros animales.[4][5]​ Con posterioridad en una narración de Polibio sobre las campañas bélicas de Ager Falernus, el cartaginés Aníbal incorporó a su ejército un grupo de mercenarios íberos acompañados de dos mil toros que portaban en sus astas sarmientos encendidos con el fin de abrirse camino entre las líneas enemigas. Dicha estrategia fue empleada por Amílcar Barca en Heliké, ciudad que algunos historiadores ubicaron en el levante español, concretamente en Elche de la Sierra (Albacete).[6]​ Antecedente histórico asociado con el origen y tradición del toro embolado en España.[7][8]

Arraigo popular[editar]

Las zonas que tienen el toro embolado dentro de sus tradiciones culturales se concentran sobre todo en levante, Comunidad Valenciana, siendo frecuentes también en otras zonas de la geografía española como en Aragón ( toro de ronda en Cariñena), Cataluña, Baleares, Andalucía entre otras.[9][10]​ Si bien entre unas y otras comunidades existen diferentes antecedentes sobre su orígenes, que dotan al toro embolado de peculiaridades propias.[11][12][13]​ En 2010, el Parlamento de Cataluña aprobó una moción de reconocimiento y protección a este tipo de festejos, denominados genéricamente correbous.[14]​ En 2015 las Cortes Valencianas regularon mediante decreto los festejos taurinos tradicionales de la comunidad bajo la denominación de Correbous y Bous al carrer.[15]

Desarrollo del festejo[editar]

Embolada de un toro.

Toro embolado[editar]

Este festejo se celebra principalmente al atardecer o en plena noche.

El recinto donde se realizan estos actos suelen ser las propias calles de la población donde se celebra. Se acotan las salidas mediante barreras, siendo estas de forma piramidal para evitar que el toro consiga derribarlas. Ello a su vez sirve para dar un refugio a los participantes del festejo.[cita requerida]

Defensa en la que los participantes del encierro se protegen del toro.

Se coloca un pilón,[16]​ preferente en una zona amplia como en una plaza; luego se pasa por el centro una soga la cual va ligada a las astas del toro, que se encuentra dentro del corral o encima de un camión que lo transporta. Una vez se da salida al astado un grupo de hombres tira de la cuerda para atraer el toro al pilón; esta operación es bastante delicada puesto que hay que evitar que se enrolle o lastime el animal. Una vez se consigue tener al toro junto al pilón, se coloca una pinza que agarra la soga y que impide que el toro pueda retroceder, cortándose el resto de la soga, quedando el toro sujeto. Una vez el toro está fijo en el pilón, comienza el trabajo de insertarle los herrajes con las bolas o el embolado.[17]​ Ello no siempre es así, a veces los toros ya vienen con el montaje a punto y sólo es necesario prender las bolas.

Los herrajes deben adaptarse perfectamente al pitón del toro, llevan dos abrazaderas que sujetan firmemente los mismos. Las bolas de encima del herraje se tienen que distanciar de la faz del animal para no causarle daño. Las mismas suelen estar compuestas por estopa de cáñamo impregnada de materiales inflamables. Cuando los herrajes están colocados, se prende fuego a las bolas para inmediatamente después cortar con un cuchillo la cuerda y dejar libre al toro.[cita requerida]

En este momento se queda sólo el individuo que cortará la cuerda, y un compañero de confianza que le sujetará al toro por el rabo para intentar frenar la salida del toro, ya que el cortador se encuentra en franca desventaja frente al astado.

Navarra[editar]

Algunas localidades de Navarra y Rioja, donde existe también un arraigo de los festejos taurinos populares, el toro de fuego tiene también sus variantes.En estos casos el toro bravo es sustituido por una estructura con forma de animal y que es sustentado sobre ruedas y con un manillar del que tiran varios mozos. Sobre esta estructura se coloca una amplia carga pirotécnica que se encenderá una vez empiece el festejo. [18]

El Torico de fuego discurre por las calles donde, por la mañana, transita el encierro; y, normalmente, está reservado para niños y jóvenes que por la mañana no pueden participar en espectáculos con toros bravos.

Legislación vigente[editar]

Cataluña[editar]

  • Ley 34/2010, de 1 de octubre, sobre la regulación de las fiestas tradicionales con toros.[19]

Comunidad Valenciana[editar]

  • Decreto 31/2015, de 6 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento de festejos taurinos tradicionales en la Comunidad Valenciana.[20]

Críticas[editar]

Activista antitaurino

Defensores de los derechos de los animales se muestran contrarios a este tipo de festejo al suponer una crueldad hacia el toro, por lo que han emprendido diferentes campañas abogando por la prohibición de este tipo de festejos populares distintas ciudades españolas.[21][22][23]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Ortego, Teógenes (1952). «Recientes hallazgos de arte rupestre neolítico en el monte Valonsadero de Soria.». Archivo Español de Arqueología (25): 107. 
  2. Nebot, Natividad (1985). «El toro de fuego en la región valenciana: de rito ancestral a simple diversión». Revista de dialectología y tradiciones populares (40): 126. doi:10.3989/dra. 
  3. Delgado Linacero, Cristina. (1996). El toro en el Mediterráneo : análisis de su presencia y significado en las grandes culturas del mundo antiguo. Laboratorio de Arqueozoología, Facultad de Ciencias, Universidad Autónoma de Madrid. p. 318. ISBN 8485232348. OCLC 35522031. Consultado el 2019-09-18. 
  4. Pedraza Jiménez, Felipe B. (1998). «1. Raíces y orígenes de la fiesta de los toros». Iniciación a la fiesta de los toros. Móstoles (Madrid): EDAF. p. 19-21. ISBN 8441402930. OCLC 38896446. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  5. «Pinturas Rupestres de Minateda, Patrimonio de la Humanidad». La Cerca. 9 de agosto de 2015. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  6. Cabrejas, Enric (13 de junio de 2013). «Elche y su posible pasado troyano: Ilicitanos | ArqueHistoria». Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  7. Cossío, José María de (1996). Los toros I. Madrid: Espasa-Calpe. p. 25. ISBN 8423996115. OCLC 36293808. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  8. «Descripción de la fiesta Encierros de Elche de la Sierra | TCLM». www.turismocastillalamancha.es. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  9. Levante-EMV. «El toro embolado, más que una fiesta». www.levante-emv.com. Consultado el 2019-09-14. 
  10. Redacción (20 de abril de 2019). «Gran expectación ante las fiestas del Toro Embolao de Vejer». El MIRA. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  11. Pons, Víctor (18 de junio de 2016). «El toro embolado, más que una fiesta». www.levante-emv.com. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  12. «Ley 34/2010, de 1 de octubre, de regulación de las fiestas tradicionales con toros.». BOE núm. 257, de 23 de octubre de 2010. Referencia: BOE-A-2010-16138: 3, 4. 1 de octubre de 2010. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  13. «BOA». www.boa.aragon.es. 17 de agosto de 2016. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  14. Fernández, Cristina (22 de septiembre de 2019). «El Parlament blinda los 'correbous' dos meses después de prohibir los toros». El Mundo (Barcelona). Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  15. «Decreto 31/2015, de 6 de marzo, del Consell, por el que se aprueba el Reglamento de festejos taurinos tradicionales en la Comunitat Valenciana (bous al carrer). [2015/2176]». Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (en valenciano - es). 10 de marzo de 2015. 
  16. El palo o pilón, también llamado "poyaco" en la Huerta Norte Valenciana por entendidos como el Maestro Yolet, es el sitio en el que se sujeta al animal para colocarle los herrajes.
  17. Embolar o engamellar es la acción de preparar y colocarle al toro las bolas de fuego antes del festejo
  18. Navarra, Diario de (2018-08-15). «El torico de fuego enciende la llama de las fiestas». diariodenavarra.es. Consultado el 2019-09-18. 
  19. Parlament de Catalunya (2010-10-04). «Llei 34/2010, de l’1 d’octubre, de regulació de les festes tradicionals amb bous». Butlletí Oficial del Parlament de Catalunya. Generalitat de Catalunya. 
  20. Conselleria de Governació i Justícia (2015-03-15). «http://www.justicia.gva.es/documents/19318314/19658493/Decreto+31-2015+de+Bous+al+carrer.pdf/a4ab329f-7d83-44fa-9982-ced3e1a76d0b». Diari Oficial de la Comunitat Valenciana. Govern de la Comunitat Valenciana. 
  21. «Protesta agitada contra los 'correbous' en Sant Carles de la Ràpita». La Vanguardia. 8 de septiembre de 2011. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  22. «Un lento 'correbou' de Fornalutx acaba sin incidentes y entre quejas de animalistas». www.diariodemallorca.es. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  23. Levante-EMV. «Protesta contra los bous al carrer en Alfafar». www.levante-emv.com. Consultado el 14 de septiembre de 2019.