Vodník

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Topielec»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El Vodník también llamado vodyanoy en ruso (Cirílico: водяно́й; IPA: [vədʲɪˈnoj], literalmente "acuoso"), vadzianik en bielorruso (Cirílico: вадзянік), vodianyk ucraniano (Cirílico: водяник), wodnik en polaco, vodník en checo y eslovaco, vodnik en búlgaro y macedonio (Cirílico: водник), vodanoj en croata, povodni mož en esloveno y vodenjak en serbio (Cirílico: водењак); es un espíritu acuático del folclor eslavo.

Vodyanoy[editar]

Ilustración de un vodyanoy ruso.

Se dice que Vodyanoy aparece como un anciano desnudo con una cara de rana, barba verdosa y pelo largo, con su cuerpo cubierto de algas y lodo, generalmente cubierto de escamas de pescado negro. Tiene patas palmeadas en vez de manos, cola de pez y ojos que arden como brasas ardientes. Por lo general, monta a lo largo de su río en un tronco medio hundido, haciendo fuertes salpicaduras. En consecuencia, a menudo es llamado "abuelo" o "antepasado" por la gente local. Se dice que los ahogamientos locales son obra de los vodyanoy (o rusalkas).

Cuando se enoja, el vodyanoy rompe diques, inunda los molinos, y ahoga a la gente y los animales. (Por consiguiente, los pescadores, los molineros y también los apicultores hacen sacrificios para calmarlo). Con frecuencia arrastra a la gente a su vivienda submarina para servirle como esclavos.[1]

Vodník[editar]

En el folklore checo, esloveno y eslovaco las características del vodník son marcadamente diferentes a la concepción eslavo-oriental; Tiene una constitución y hábitos completamente humanos, salvo unas pocas diferencias. Los vodníci (plural de vodník) tienen branquias, membrana membrana entre sus dedos y su piel es de color verde algas (así como su pelo, que es típicamente de verde pálido tono). Su vestido y apariencia general son extraños, a veces incluso parecido a un vagabundo; camisas llenas parches y (por los estándares modernos) sombreros raros. Pueden soportar permanecer durante horas fuera de sus estanques. Cuando lo hacen, se les puede distinguir inequívocamente por sus capas de abrigo húmedas de las que el agua está goteando en todas las circunstancias. El rostro del vodník generalmente no está afeitado y no es raro que un vodník tenga una barba grande, húmeda y enredada.

Los cuentos checos, eslovenos y eslovacos tienen vodníci malvados y buenos que en ocasiones tratan de ahogar a la gente cuando pasan a nadar en su territorio. Vodníci guardan las almas de los ahogados en tazas de porcelana tapadas. Consideran sus tazas como la herencia más valiosa y exhiben su "trabajo", y numeran estas tazas que ven como proporcionales a su riqueza o estatus entre otros vodníci. Cuando se retira la tapa de dicha copa, el alma dentro (en forma de burbuja) escapará y será liberada. Excepto por los peces (o espíritus de pescado), no tienen criados. De lo contrario, los vodníci pasan su tiempo corriendo su territorio o jugando a las cartas, fumando pipas o simplemente sentados en la superficie del agua (sobre rocas, sauces cercanos) y vagando. Los pescadores piden ayuda al vodník colocando una pizca de tabaco en el agua y diciendo: "Aquí está su tabaco, Señor Vodník, ahora dame un pez". En checo, eslovaco y esloveno cuentos vodníci viven en estanques o ríos; no tienen una vivienda en particular. Casi no hay referencias a vodníci en relación con el agua de mar, que se supone que sería peligroso, incluso mortal para ellos.[2]

Referencias[editar]

  1. Rose, Carol (2001). Giants, Monsters, and Dragons. W. W. Norton & Company. p. 384. ISBN 978-0-393-32211-8. 
  2. Terling, Fred (2013). Croaker.