Teoría de la optimidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La teoría de la optimidad (abreviado OT o TO) es un modelo lingüístico, usable en todos los niveles (fonología, morfología, sintaxis, semántica), cuya premisa básica es que las expresiones lingüísticas admiten cierta variabilidad subyacente y las formas que presenta una lengua son precisamente las formas que han pasado una serie de filtros o restricciones, siendo las formas observadas "óptimas" en el sentido de que son precisamente la formas que satisfacen mejor la restricciones de cada lengua. Así una lengua difiere de otra además de en su lexicón, inventario fonológico o input combinable de entrada en la ordenación relativa de las restricciones. El hecho de que la jerarquía de restricciones varíe de una lengua a otra explicaría las diferencias gramaticales entre ellas. Incluso el cambio histórico en las lenguas es explicable como una alteración del orden de las restricciones.

La teoría de la optimidad fue propuesta originalmente por Alan Prince y Paul Smolensky en 1993, y fue posteriormente ampliado por Prince y J. McCarthy. Si bien la mayor parte del trabajo original se concentró en problemas de fonología, posteriormente ha probado ser aplicable al ámbito de la sintaxis y la semántica lingüística.

Introducción[editar]

Los tres ingredientes básicos que la teoría de la optimidad usa para investigar un determinado fenómeno lingüístico son los siguientes:

  1. GEN (derivado de generate 'generar') es un procedimiento, mecanismo o submodelo que permite generar las variantes posibles de una determinada expresión lingüística. En la práctica se considera que la naturaleza exacta de GEN dependerá del tipo de investigación empírica, por ejemplo, si se estudia el habla infantil el conjunto generado podría ser el conjunto de posibles pronunciaciones simplificadas o no que el niño es capaz de hacer de una determinada forma léxica. En otros contextos GEN puede ser cosas diferentes.
  2. CON (derivado de constraint 'restricción') es una lista de restricciones de buena formación, de economía, de simplicidad, etc., que debe cumplir una forma candidata para convertirse en la forma preferida por el hablante. El número de constrastes, su jerarquía, así como su descripción concreta variará de un problema lingüístico a otro y es una cuestión empírica su número y su jerarquía.
  3. EVAL es un procedimiento automático que permite decidir a partir del conjunto de formas posibles generadas por GEN cual de ellas resulta óptima de acuerdo con la ordenación de las restricciones.

La teoría de la optimidad (TO) asume que estos tres ingredientes son universales. Las diferencias gramaticales entre las diferentes lenguas se deben a diferencias de orden en el conjunto CON. Así dentro de la TO, el proceso de adquisición del lenguaje puede ser descrito como un proceso por el cual el niño aprende el orden relativo de las restricciones y hace conjeturas sobre el verdadero orden de dichas restricciones en la lengua de los adultos.