Teatro Pereda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Teatro Pereda fue un emblemático teatro de la ciudad de Santander (Cantabria), inaugurado en 1919 y demolido en 1966. Fue el sucesor del Teatro Principal (que desapareció tras su incendio de 1915) y el antecesor del Palacio de Festivales, de 1990.

Historia[editar]

José María de Pereda, escritor cántabro fallecido en 1906 del que tomó su nombre el teatro.

A principios del siglo XX, Santander contaba con un teatro, el Principal, así como varias salas de variedades, teatrillos y cafés donde se representaban diferentes artes escénicas, espectáculos de variedades y musicales. También hubo otro teatro de corta existencia, el Apolo.

En 1915 el Teatro Principal queda destruido por un incendio, con lo que en la ciudad queda el Salón Pradera (situado en el antiguo solar del Castillo de San Felipe y donde hoy está el Edificio del Banco de España), inadecuado para las funciones de teatro. Por esta razón, un año más tarde del incendio del Principal, surge la idea de construir un nuevo teatro en la ciudad.

El 1 de julio de 1919 se inaugura el nuevo teatro con una representación de El Alcalde de Zalamea. El Teatro Pereda estaba ubicado en la calle Santa Lucía, al final de la calle del Martillo (actual Marcelino Sáinz de Sautuola), siendo obra del arquitecto Eloy Martínez del Valle. El edificio constaba de alumbrado eléctrico, patio de butacas en forma de herradura y cinco órdenes de palcos. Los decorados fueron obra del propio arquitecto, mientras que las paredes del vestíbulo así como el techo principal, estaban decoradas por pinturas de Gerardo de Alvear. El aforo alcanzaba las 1700 localidades, 600 sentadas en el patio de butacas, 310 en el anfiteatro, 700 en lo que se denominaba el Paraíso (accesible directamente desde el exterior en la calle del Río de la Pila), más el palco regio, también con acceso independiente. Los 21 camerinos de que constaba el teatro estaban repartidos en tres pisos.

El Teatro Pereda fue el centro de la vida cultural santanderina durante casi medio siglo, los 47 años desde su inauguración en 1919 hasta su derribo, acaecido el 31 de agosto de 1966. Por su escenario, dotado de muy buena acústica, desfilaron los principales artistas de la época, como Conchita Piquer, Juanito Valderrama, Lola Flores, Marifé de Triana, Juanita Reina o Antonio Machín entre otros, y fue el escenario de las temporadas anuales de teatro y zarzuela en la capital cántabra. También fue escenario de conciertos y de actuaciones de circo, e incluso se llegó a proyectar cine. Durante su último año de vida fue escenario de algunas actuaciones del Festival Internacional de Santander, descongestionando la plaza Porticada.

Tras el inexplicable derribo del teatro, vendido a una empresa constructora por sus propietarios (la empresa Marsall-Calzada), su solar está ocupado en la actualidad por un edificio de viviendas cuya contemplación multiplica la dimensión trágica de la pérdida para el patrimonio artístico de la ciudad de Santander.

Referencias[editar]