Tarta de fresas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tarta de fresas simple.

La tarta de fresas es una de las tartas clásicas de fruta que se hace de muchas formas y cuya capa superior está hecha normalmente de fresas. No sólo se la conoce en países germánicos sino también en Inglaterra, Polonia y Rusia.

Dos de las variedades más comunes son:

  • La base es una capa de pastaflora[1] untada de confite sobre la que se presenta una capa de galletas. Sobre esto se disponen las fresas.
  • Las fresas se disponen sobre una base de pastaflora.

Se emplea siempre fresas frescas a las que se cubre mediante azúcar glasé. Todas las formas posibles de conservación sólo se pueden aplicar parcialmente a las fresas y no se consigue un producto adecuado para el consumo. La tarta de fresas se sirve a menudo con crema batida al café.

Receta[editar]

Ingredientes para la tarta de fresa:[editar]

-2 huevos

-75 gr. de azúcar

-75 gr. de mantequilla o margarina

-150 gr. de harina

-Un sobre de azúcar avainillado

-1 pizca de sal

-1 cucharadita de levadura tipo Royal

-750 gr. de fresas

-Mermelada de fresa

-2 cucharadas de leche

Cómo preparar una tarta de fresas:[editar]

Preparamos primero las fresas, limpiándolas, quitándoles el tallo y cortándolas por la mitad. Las ponemos en un recipiente junto con media taza de azúcar aproximadamente y un poco de zumo de limón o de naranja, lo removemos bien y lo dejamos unos 15 minutos mientras preparamos la masa.

A continuación, preparamos una base de bizcocho para la tarta. Para ello, en un recipiente ponemos la mantequilla o margarina derretida, con una batidora lo vamos batiendo y poco a poco añadiendo el azúcar, los huevos, el azúcar avainillado y la sal. Añadimos también la harina y la levadura y seguimos batiendo mientras vamos añadiendo poco a poco las dos cucharadas de leche hasta que la masa esté lista.

Precalentamos el horno a unos 200ºC. En un molde de tarta plano de unos 25 cm. de diametro vertemos la masa hasta que cubramos el molde y lo dejamos en el horno aproximadamente 20-25 minutos.

Si vamos con prisa, en los supermercados suelen vender unas bases de bizcocho para tartas, con lo cual nos podríamos saltar todo el paso anterior y ahorrarnos bastante tiempo. Siempre está mejor un bizcocho casero recién hecho, pero es una buena alternativa si vamos justos de tiempo, nos seguirá quedando una tarta deliciosa.

Sacamos la base de bizcocho del horno, la sacamos del molde y la dejamos enfriar a temperatura ambiente. Ahora sacamos las fresas del recipiente donde las teníamos y las secamos. Colocamos las fresas encima de la base de bizcocho a nuestro gusto, hasta que la cubramos.

Para recubrir las fresas, y que se queden fijas, tenemos varias opciones. Una de ellas es disolver unas láminas de gelatina neutra (que habremos hidratado previamente en agua fría) en un cazo de agua caliente con un poco de azúcar, removiendo bien hasta que se disuelva. Cuando se temple un poquito echamos una pequeña cantidad sobre las fresas y las metemos en el frigorífico unos minutos. Y luego sacamos y echamos el resto. Otra alternativa es utilizar Tortenguss, que es un preparado especial para tartas que les da brillo y consistencia parecida a la gelatina (de la marca Dr Oetker por ejemplo).

Pero como hablábamos de preparar una tarta de fresas fácil y rápida, una buena alternativa es calentar un poco de mermelada de fresa hasta que se quede más liquida y repartirla bien por encima de las fresas.

Finalmente dejamos reposar un rato hasta que las fresas se fijen bien a la mesa y ya podemos disfrutar de nuestra tarta de fresas, acompañándola de nata montada si nos apetece, y a disfrutarla por completo :)

Notas[editar]

  1. Definición de la palabra en el diccionario de la RAE

Enlaces externos[editar]