Tabardo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El tabardo es un ropón blasonado que usaban antiguamente los heraldos y reyes de armas, y que usan todavía los empleados de ciertas corporaciones, como los maceros de las Cortes y los de algunos ayuntamientos.

Edad Media[editar]

El Aguador de Sevilla por Diego Velázquez hacia 1630.
Un tabardo llevado por Francis Sedley Andrus, Heraldo de Armas extraordinario.

Un tabardo (del francés tabarde) fue originalmente una humilde prenda exterior con forma de túnica abierta o poncho, generalmente desmangada, llevada por campesinos, monjes, infantería, etc.

Durante la baja Edad Media los tabardos, ahora abiertos por los costados e incluso atados por la cintura, eran llevados por los caballeros sobre la armadura y la sobrevesta, y generalmente (aunque a veces lisos) eran de la librea representante con blasonados de sus armas heráldicas.

En este sentido empezaron a ser distinguidos de las sobrevestas al estar hechas de paño más rico y al acortarse. Los tabardos comenzaron a ser un importante medio de identificación en el campo de batalla con el desarrollo de la heráldica y el declive de los escudos en el mismo.

Una prenda carísima, aunque lisa, descrita como un tabardo fue llevada por Giovanni Arnolfini en el Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa de 1434 (National Gallery de Londres). Éste debe estar hecho de seda aterciopelada y está completa y cuidadosamente forrado con piel, posiblemente marta cibelina.[1]

Heráldica británica[editar]

En el caso de los Reales Jefes de Armas, el tabardo está blasonado con el escudo de armas del soberano. Los Oficiales de armas privados, como los que todavía existen en Escocia, usan asimismo tabardos blasonados con el escudo de armas de la persona que los emplea. En el Reino Unido los diferentes grados de oficiales de armas pueden ser distinguidos por el material del que están hechos sus tabardos. El tabardo de un rey de armas está hecho de terciopelo, el de un heraldo de armas de satén y el tabardo de un persevante de armas de seda de Damasco.

Galería[editar]

Véase también[editar]

Fragmento de Romances históricos.

De Ángel Saavedra, duque de Rivas.

II.


En una anchurosa cuadra Del alcázar de Toledo, Cuyas paredes adornan Ricos tapices flamencos, Al lado de una gran mesa Que cubre de terciopelo Napolitano tapete Con borlones de oro y flecos; Ante un sillón de respaldo, Que entre bordado arabesco Los timbres de España ostenta Y el águila del imperio, De pie estaba Carlos quinto, Que en España era primero, Con gallardo y noble talle, Con noble y tranquilo aspecto. De brocado de oro y blanco Viste tabardo tudesco, De rubias motas orlando, Y desabrochado y suelto, Dejando ver un justillo De raso jalde, cubierto Con primorosos bordados Y costosos sobrepuestos; Y la excelsa y noble insignia Del Toisón de Oro, pendiendo De una preciosa cadena En la mitad de su pecho. Un birrete de velludo Con un blanco airón, sujeto Por un joyel de diamantes Y un antiguo camafeo, Descubre por ambos lados, Tanta majestad cubriendo, Rubio, cual barba y bigote, Bien atusado el cabello. Apoyada en la cadera La potente diestra ha puesto, Que aprieta dos guantes de ámbar Y un primoroso mosquero. Y con la siniestra halaga, De un mastín muy corpulento, Blanco y las orejas rubias, El ancho y carnoso cuello.

Fuente: Soldevilla, Fernando. Bellezas literarias. Madrid: Imprenta de Ricardo Rojas, 1909.

Referencias[editar]

  1. National Gallery Catalogues: The Fifteenth Century Netherlandish Paintings by Lorne Campbell, 1998, ISBN 185709171