Túnel de Pedralba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Túnel de Pedralba es un túnel de la carretera que une Sabiñánigo y Fiscal por Yebra de Basa.

Historia[editar]

Este nuevo tramo, de unos 23 km, se concibió como el cierre del eje pirenaico (Cantábrico-Mediterráneo / A-21 + N-260) y su apertura conllevó un ahorro cercano a los 23 km al evitar tener que ir hasta Broto y Biescas, evitándose además numerosas travesías y el complicado puerto del Cotefablo, con una carretra muy estrecha y sinuosa y que presenta frecuentes problemas de tránsito en invierno debido a su gran altitud (1.423 msmm) y al túnel que lo corona, que es muy antiguo y estrecho. La nueva carretera Sabiñánigo-Fiscal pasará a denominarse N-260a, mientras que el paso por el Cotefablo pasará a denominarse N-260b. Las primeras planificaciones de este tramo carretero datan de 1936.

Las obras de la Sabiñánigo-Fiscal comenzaron en 2003 y finalizaron en julio de 2012. La obra, que atraviesa entornos de especial interés ecológico, presentó numerosos retrasos por paros biológicos a los que se pronto se sumaron los graves problemas en las perforaciones de los túneles de Pedralba y Cerro de Berroy (163 m).

Características[editar]

El túnel de Pedralba es un moderno túnel carretero monotubo de doble carril que perfora la sierra de Cancias. A su apertura el 5 de julio de 2012 sus 2.598 metros lo situaban como el tercer túnel carretero de Aragón y el 26º de España por longitud. Dispone de una galería de evacuación paralela con galerías de comunicación cada 300 metros, una calzada de 7 metros con dos carriles, arcenes de 1,5 metros y todos los sistemas de ventilación y seguridad habituales.